Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palomo,-Rubén-J

Un diploma olímpico para enmarcar

El deporte pitiuso continúa dando alegrías.

Si las disciplinas de equipos atraviesan por su mejor momento, con representantes de Ibiza y Formentera en las máximas categorías nacionales de multitud de deportes, a nivel individual también estamos de dulce. Mateo Sanz consiguió ayer el primer diploma olímpico para un deportista nacido en las Pitiusas. El windsurfista hispano-suizo concluyó su participación en los Juegos de Tokio dentro de las ocho primeras posiciones, las cuales dan derecho a tan ilustre galardón. Es el segundo diploma que pone rumbo a Formentera ya que su maestro en esto del windsurf, Asier Fernández, ya obtuvo el título honorífico en Barcelona ‘92. Ahora, su pupilo de 27 años nos ha hecho soñar incluso con las medallas, pero un cambio en las condiciones meteorológicas le desbancó de los puestos de podio en la clase RS:X. El diploma olímpico, sin embargo, es un tremendo éxito para el deporte formenterense, cuna de enormes windsurfistas, y una muestra más del excelente trabajo que llevan a cabo los clubes y escuelas deportivas de las islas con nuestros jóvenes. Somos ejemplo en tecnificación deportiva, esfuerzo y tesón. Sólo así llegan los resultados. Que los aplausos resuenen hasta en Japón.

Compartir el artículo

stats