Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xavier Sardà

Tribuna

Xavier Sardà

Ayuso soberanista

«El folleto que reparte Ayuso debe estar hecho por los mismos que hacían los que la ANC repartía en los barrios menos indepes»

Ayuso es astuta y soberanista. Calca los mensajes a los que estamos tan habituados por aquí. El Gobierno de España es su enemigo y su lema la libertad. Su mensaje es que los madrileños puedan ser fieles a una nueva identidad colectiva.

Ayuso es soberanista porque, muy por encima de la razón, desata en los votantes una indiscutible pasión por no doblegarse ante el virus, ni ante la izquierda. La izquierda y el socialismo son para Ayuso gente externa y foránea a la filiación de su idea de Madrid.

Plantear la campaña como un nosotros contra ellos, echar la culpa al Gobierno de España de todo lo que va mal y apuntarse como propio todo lo que va bien. Descalificar al principal rival tachándole de títere del Gobierno central y presentar a los que hasta ahora han sido socios de gobierno como unos impresentables. Decir que la Comunidad autónoma es el paraíso hecho realidad. Argumentar que sin el lastre del Estado sería aún mejor y felicitar a los conciudadanos diciéndoles que son lo más.

El folleto que reparte Ayuso por la calle debe estar hecho por los mismos que hacían los que la ANC repartía en los barrios menos indepes. Son un listado (muy currado) de todas las cuestiones que podrían preocupar a los ciudadanos para asegurar acto seguido que todas tienen solución fácil: un voto por la causa.

El desparpajo en los medios de comunicación es igualmente admirable. En todas y cada una de las respuestas se incluye una vendida de moto y una descalificación total del adversario, sin que importe que esté pillada por los pelos. Los suyos siempre han sido los responsables de los avances de la historia y los otros siempre han hecho lo posible para hundirnos en la miseria.

Pero aún quedan cosas que Ayuso podría aprender de los indepes. La ANC llegó a incluir en sus actos actuaciones flamencas con versiones del ‘Cant dels ocells’. Ayuso debería considerar incluir en sus mítins un chotis versionando ‘La internacional’.

La suerte o la desgracia, están echadas. Luego esta que Madrid es España, pero no lo es del todo. Un lío.

Compartir el artículo

stats