Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ESTRENO EN NETFLIX

Familia contra familia y la transición de Vanya: 'The Umbrella Academy 3', explicada por su creador

Hablamos con Steve Blackman, creador de la exitosa serie de Netflix, sobre una tercera temporada que mostrará al personaje de Vanya convertirse en Viktor, en un reflejo de la transición de Elliot Page

Familia contra familia y la transición de Vanya: 'The Umbrella Academy 3', explicada por su creador.

¿Cómo explicar el enorme éxito de 'The Umbrella Academy', una serie que, como el cómic de Gerard Way (guion) y Gabriel Bá (dibujo) en que se inspira, echa por la borda las tradiciones del género superheroico? Su creador, Steve Blackman, fue mano derecha de Noah Hawley en 'Legión'; es decir, sabe que los relatos insólitos sobre superhéroes pueden ser recibidos con relativo entusiasmo.

"El asunto es que yo no lo veo como una serie de superhéroes", nos cuenta por videollamada. "Me subí al proyecto porque veía la historia de una familia disfuncional. Y eso es sobre lo que me gusta escribir. Sobre familias y la clase de defectos y manías con los que cualquier persona se puede identificar. Por eso quizá atraiga a un público de lo más diverso". 

En la libre adaptación de Blackman ("el cómic es demasiado loco"), un inventor multimillonario, Sir Reginald Hargreeves (Colm Feore), adopta a siete de los cuarenta y tres niños nacidos un mismo día de madres solteras que no dieron señales previas de estar embarazadas. Esas inesperadas criaturas cuentan, en su mayoría, con poderes sobrenaturales que Hargreeves espera ayudarles a controlar para que los utilicen para impartir justicia.

Llegan los Sparrow

En la primera temporada de la serie, el forzudo Luther (Tom Hopper), el hábil con los cuchillos Diego (David Castañeda), la especialista en sugestión Allison (Emmy Raver-Lampman), el espiritista a su pesar Klaus (Robert Sheehan), el viajero espaciotemporal Cinco (Aidan Gallagher) y la violinista (entre otras cosas) Vanya (Elliot Page) veían una triste reunión familiar convertida en lucha contra el apocalipsis. También trataban de detener el fin del mundo en la segunda, esta vez en los sesenta y entrelazando su destino con el magnicidio de JFK. Otro tanto de lo mismo pasa en la tercera, después de que, regresando a 2019, hayan dado pie a un agujero negro que disuelve toda forma de vida que se cruza en su camino. 

Blackman y equipo siguen bromeando sobre la facilidad de los Hargreeves para flirtear con el apocalipsis, pero esta nueva temporada, que Netflix estrena el miércoles, día 22, introduce novedades importantes en la fórmula. Seis novedades principales: los hermanos Hargreeves alternativos a los que se enfrentan nuestros héroes en un 2019, en realidad, distinto al que conocían. La Umbrella Academy es aquí la Sparrow Academy, mucho más hábil en su faceta superheroica. "Queríamos jugar con una dinámica diferente –explica Blackman–: en lugar de ver a la familia luchando consigo misma, queríamos ver a la familia enfrentada a otra familia. Suelo diferenciarlas diciendo que los Umbrella son hermanos que no saben ejercer como superhéroes, mientras que los Sparrow son superhéroes que no saben ser hermanos". Justin H. Min repite como Ben (un fantasma en la familia original, pero aquí bien visible); el resto de los Hargreeves son nuevos fichajes, entre ellos Génesis Rodríguez como la antigravitatoria Sloane, por la que Luther mostrará un interés no fraternal. 

De Vanya a Viktor 

Según Blackman, 'The Umbrella Academy' es, en esencia, "una llamada a la aceptación de las diferencias", idea especialmente aplicable a la tercera temporada, en la que vemos cómo lidian los Hargreeves con cierto anuncio de Vanya: ahora será Viktor. Es un reflejo ficcional del momento en que, en diciembre de 2020, Ellen Page anunció en redes sociales que era transgénero y respondía al nombre de Elliot. 

"Al principio, Elliot se me acercó en privado y me dijo que iba a hacer la transición", recuerda Blackman. "Los guiones ya se habían escrito por entonces. Yo no sabía mucho sobre la comunidad trans, así que me acerqué a GLAAD [la organización que vela por la correcta representación y la aceptación de la comunidad LGBTQ], quienes me pusieron en contacto con el guionista trans Thomas Page McBee. Junto con Elliot, buscamos el modo de introducir este elemento sin que resultara impostado ni distrajera en exceso de las tramas. No debía ser una trama en sí misma, solo un cambio a introducir de la forma más elegante posible".

Según los datos de la propia GLAADel número de personajes transmasculinos creció ligeramente en la temporada televisiva estadounidense 2021-2022 (cuando fueron 14) respecto a 2020-2021 (cuando fueron 12). Es decir, queda por hacer, pero vamos por el buen camino. Blackman se siente orgulloso de aportar a Viktor al siguiente cómputo. "Además, es una historia positiva", señala. "Ahora mismo hay mucha transfobia, y si podemos ayudar a algún chaval trans a sentirse mejor, más acompañado, hemos hecho nuestro trabajo".

La importancia de una canción

Cuando habla de los directores que han marcado la serie, Blackman suele hablar de Wes Anderson, algo que se advierte en el uso de las canciones: no son simple ornamentación compulsiva sino parte integral de la historias y su visualización. "De hecho, trato de animar a mis colaboradores a que anoten las canciones en los guiones. Yo, al menos, me dejo inspirar mucho por ellas cuando escribo. A veces la elección es muy obvia y ya me gusta. Pero también buscamos mucho el absurdo, que la canción no tenga sentido en ese contexto y que a la vez sea perfecta".

Hace poco hemos visto a Kate Bush correr listas arriba gracias a 'Stranger things'. ¿Augura Blackman algún caso similar al de 'Running up that hill' con las canciones de esta temporada? “Hay una versión del 'Teenage dream' de Katy Perry, de un grupo llamado The Rescues, que podría sorprender a la gente. No es conocida y es como una balada. Todavía me acuerdo de cuando usamos 'I think we're alone now' de Tiffany y ella misma me envío un mensaje de agradecimiento por haber disparado sus números con una canción de hace… treinta años. ¡Estaba tan contenta!". 

Compartir el artículo

stats