Reuniones mensuales

El diplomático Francisco Galindo Vélez coordinará la verificación de los pactos entre el PSOE y Junts

Los dos partidos agradecieron su compromiso en poner a disposición de las partes su experiencia y su voluntad de contribuir a alcanzar la solución política

Sánchez y el PSOE aceptan un verificador en sus reuniones con Junts y ERC, tras años de rechazo

Agencia ATLAS

Júlia Regué

Primera cita entre el PSOE y Junts fuera de España tras la investidura de Pedro Sánchez con presencia de un verificador internacional. Socialistas y posconvergentes se han reunido este sábado en Suiza para sentar las bases de un diálogo que ambas partes confían en que perdure a lo largo del mandato de Sánchez y que servirá como custodia del avance del pacto alcanzado para la reelección del presidente.

Bajo máximo secretismo, las delegaciones han abordado el calendario y los asuntos a tratar en estas reuniones mensuales que, al menos hasta que el expresident Carles Puigdemont tenga asegurado su regreso sin pisar la cárcel con la ley de amnistía, seguirán celebrándose fuera del Estado. El primer acuerdo es que Francisco Galindo Vélez, diplomático salvadoreño, sea el mediador y coordine el mecanismo de verificación, un encargo que ya ha estrenado este sábado oficiando el encuentro en Suiza.

La delegación del PSOE se ha limitado al secretario de Organización, Santos Cerdán, y a su mano derecha en Ferraz, Juan Francisco Serrano, mientras que la comitiva de Junts ha sido formada por el tridente que ya pilotó las negociaciones previas -Puigdemont, Jordi Turull y Miriam Nogueras-.

Junts, cumpliendo con lo dicho, ha exigido al PSOE un referéndum sobre la independencia de Cataluña acogiéndose al artículo 92 de la Constitución y la cesión del 100% de los impuestos que se pagan en Cataluña; mientras los socialistas siguen apostando por el desarrollo del Estatut de 2006 y “medidas que permitan la autonomía financiera y el acceso al mercado” de la Generalitat.

La cita ha comenzado a las 10.00 hora local y se ha zanjado sin que los periodistas presentes en Ginebra localizaran la ubicación exacta, ya que los interlocutores se han decretado máximo hermetismo -una receta que el verificador también habría solicitado- para no torpedear la confianza alcanzada y para que los acuerdos se vayan desencadenando.

La misión del mediador

Galindo Vélez (San Salvador, 1955) ha sido embajador de El Salvador en países como Francia y Colombia y representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en diferentes misiones y ahora deberá dirigir la verificación en la que participa la fundación Henry Dunant, la entidad que medió en el desarme de ETA y que conoce el conflicto catalán porque ya acompañó al Govern desde 2018 y en el comienzo de la mesa de diálogo en 2020 y hasta la ruptura del Consell Executiu, tal como avanzó EL PERIÓDICO.

"Los dos partidos agradecieron su compromiso en poner a disposición de las partes su experiencia y su voluntad de contribuir a alcanzar la solución política y negociada al conflicto", han apuntado los interlocutores en un comunicado posterior al encuentro, en el que subrayan la cordialidad de la cita. Cerdán, ya en el aeropuerto, ha afirmado que la reunión "ha ido bien" y ha adelantado que este foro inaugurado hoy no se volverá a reunir este 2023. En lo que queda de año sí habrá un encuentro entre presidentes, ya que Sánchez y Pere Aragonès se verán el 21 de diciembre en el Palau de la Generalitat como primer paso para reactivar la mesa de diálogo.

El PSOE debe hacer equilibrios para contentar a todas las partes, aunque la ambición sigue siendo la fusión de las tres mesas (la de diálogo, la de Junts y la ERC) en una sola, con un verificador común, algo que la posconvergencia no está abierta a aceptar teniendo en cuenta su giro estratégico y la recuperación de un peso en Madrid que les hace indispensables para la estabilidad de Sánchez. Y eso dependerá, avisan en Junts, de los frutos que recojan en la mesa con los socialistas, hasta el punto en que Puigdemont amenazó con votar junto al PP si los socialistas no cumplen. Los populares ya están expectantes y Feijóo ha movilizado a los portavoces en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo para que activen cualquier mecanismo parlamentario para obligar al Gobierno a informar del contenido de esta y de todas las reuniones que mantenga con el independentismo.