Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elecciones en Andalucía

Juanma Moreno se aferra a la blanca y verde: "Trabajaremos sin descanso para que gane Feijóo, pero este es un proyecto andalucista"

El presidente andaluz aboga por gobernar como si no se tuviera una mayoría absoluta y seguir "pegados a la tierra". "Haciendo más grande a Andalucía, hacemos más grande a España", proclamó tras la reunión de la Junta Directiva del PP andaluz

Juanma Moreno, en la reunión de la Junta Directiva Autonómica. EFE

Juanma Moreno sigue empeñado en disfrutar de su histórico triunfo en las elecciones andaluzas sin estridencias. Con una moderación que, prácticamente, sigue la conversación por dónde se la dejó en la campaña electoral. Por ejemplo, en aquel mitin malagueño de inicio de campaña en el que dos niños se subieron al escenario para regalarle una bandera de Andalucía. La enseña la guardó y, como demostró en la propia noche del 19J, le sigue acompañando. Moreno continúa aferrado a la blanca y verde hasta el punto de consagrar al andalucismo el balance que ha hecho este viernes ante la Junta Directiva del PP andaluz. En un discurso que abusó de la palabra 'humildad' y reiteró la consigna de gobernar como si no tuviera una mayoría absoluta, Moreno insistió en la necesidad de que el suyo siga siendo "un proyecto pegado a la tierra". "Desde el PP andaluz se trabajará sin descanso para que Feijóo sea el presidente de España, pero este es un proyecto andalucista; haciendo más grande a Andalucía, hacemos más grande a España", apuntó al final de su intervención. 

Precisamente, en ese tramo en el que apuraba su reguero de palabras, afloró un Juanma Moreno más agresivo que no perdía del todo su trabajada serenidad y seguía evitando la expresión 'mayoría absoluta' para cambiarla por la de 'mayoría simple'. Es más, Moreno llegó a reivindicar el trabajo realizado en el PP andaluz desde que él tomó las riendas en 2014 hasta esta última campaña que lo ha situado como el 'barón de los barones' de la formación de centro-derecha a nivel nacional: "Dijeron que yo escondía las siglas y otros han escondido cosas peores, nunca he escondido las siglas porque me siento muy orgulloso de mi partido y de mis compañeros, me siento orgulloso de la transformación del PP andaluz; hemos perdido demasiadas veces, disfrutemos de esta victoria con responsabilidad", le pidió a sus compañeros de partido sin desviarse en ningún momento de su patentada senda de la moderación.  

En esta línea, el presidente de la Junta de Andalucía aseveró que "es importante interpretar bien los resultados de las elecciones porque el halago, si es repetitivo y exagerado, debilita". "Puede debilitarme a mí, al Gobierno y al PP andaluz; pido humildad ahora más que nunca, hay que interpretar los resultados sin autocomplacencia porque los 58 escaños no son del PP de Andalucía, representan a los andaluces y están al servicio de los andaluces, no nos han dado un cheque en blanco, nos han confiado el inmenso honor de construir el porvenir de Andalucía junto a ellos y nosotros le daremos las gracias todos los días por la confianza", recalcó.

Moreno resaltó que, en los comicios, "los andaluces han dicho que quieren una Andalucía sin trincheras ni crispación, que quieren tranquilidad pero también seguridad para afrontar los problemas económicos que ya tenemos". "Han confiado en nosotros porque cumplimos lo que decimos, han visto que nuestro estilo de gobernar es el mejor para Andalucía; vamos a hacer el nuevo Gobierno en el menor plazo posible, el 22 de julio ya tendremos la investidura hecha porque estamos en funciones y lo que queremos es trabajar", indicó.

No obstante, Moreno proclamó que el PP ha escrito "una página histórica que muchos vaticinaban que nunca se produciría en Andalucía". "Nos han confiado de manera libre y democrática 58 escaños y 1.582.000 votos, nos han dado un enorme caudal de confianza que vamos a convertir en prosperidad, bienestar y futuro para Andalucía", señaló tras abundar en que había sido fruto de "una campaña en positivo". "Es la marca de la casa, una campaña con alegría , ilusión y una sonrisa, este no es un partido que se meta con la gente, que coja un micrófono y pegue voces", dijo.

Cinco días después del 'subidón' del pasado domingo, Moreno subrayó que, en ningún momento, ha tenido sensación de euforia: "He tenido sensación de una enorme responsabilidad y eso me lleva a que sea más sereno que nunca y a que medite las decisiones más que nunca; no será fácil esta legislatura, otros partidos políticos intentarán poner palos en las ruedas para que no sigamos avanzando pero sé que cuento con los ocho millones y medio de andaluces", apuntó. 

Ahora empieza el verdadero examen

A su juicio, "ahora empieza el verdadero examen" porque "esperan de nosotros lo que les prometimos". "Los andaluces nos van a evaluar y el PP no les va a defraudar, aunque no tenemos varitas mágicas, que nadie piense que problemas económicos enconados en toda Europa los podemos solucionar en 15 minutos, pero tenemos honestidad, entrega, ilusión, pasión y ambición, y eso es muy importante para un Gobierno; seremos generosos en el diálogo y le tenderemos la mano a quien tenga una idea buena para Andalucía y quien maltrate a esta tierra nos tendrá enfrente", reiteró. 

Además, apostó por "seguir fortaleciendo los servicios públicos porque queda mucho por hacer en la sanidad, la educación y contra los problemas sociales". "Pero partimos en una posición mejor que la de 2018 y Andalucía va a seguir bajando impuestos, que nadie se sorprenda", avisó. 

En opinión de Moreno, "lo mejor que le podía pasar a Andalucía era tener una mayoría suficiente porque, en los tiempos difíciles, lo mejor que le puede venir a una tierra es estabilidad". "Esta mayoría suficiente le sienta bien a Andalucía, estos últimos días he tenido llamadas de inversores que dudaban entre invertir aquí, en el sur de Portugal o en otras comunidades y van a invertir aquí", celebró.

El presidente se mostró convencido de que Andalucía avanzará "de manera clara y correcta" estos próximos cuatro años. "Que nadie piense que esos 58 escaños van a pesar como una losa en nuestra forma de ver la política, sabemos gobernar de manera distinta y tenemos que ser fiel a ese estilo; las cosas se consiguen mejor con miel que con hiel y las cosas se consiguen dialogando, gobernaremos para todos independientemente de lo que hayan votado", expresó. 

En este punto, Moreno llevó a la máxima expresión la escenificación del compromiso adquirido en las urnas: "Los intereses de las familias andaluzas están por encima de mí mismo y de cualquiera de los intereses partidarios, vamos a gobernar como si no tuviéramos esa mayoría suficiente, vamos a gobernar como lo hemos hecho hasta ahora, vamos a seguir llegando a acuerdos y hablando, hasta nuestras horas de descanso tenemos que ponerlas a disposición de Andalucía, tenemos que dejarnos la piel para seguir transformando esta tierra", sostuvo.

Además, usó la coyuntura actual como punto de partida con el que ir sustentando sus ataques a Pedro Sánchez: "Vienen tiempos difíciles pero estamos acostumbrados a trabajar con las dificultades, lo hicimos con el covid y lo volveremos a hacer con los problemas económicos, aprobaremos cuanto antes el presupuesto y con la prioridad de ayudar a las familias andaluzas y las pequeñas y medianas empresas, que lo están pasando mal en una situación económica que cada día va a peor".

Moreno se comprometió a "intentar dar alguna solución a esa realidad en la que la cesta de la compra o el desplazamiento al trabajo están cada vez más caros". "El Gobierno central no soluciona los problemas, pone parches mientras medio gobierno se pelea con el otro medio gobierno", agregó antes de pedirle a Pedro Sánchez que "tome decisiones con determinación y escuchando a quienes tienen más conocimientos que ellos en el ámbito económico". "Espero que se dejen asesorar por los expertos y por la alternativa, por la oposición", recalcó.

Su comparecencia no esquivó el lenguaje 'casi de izquierda' que tanto rédito electoral le ha dado. Así, reiteró su concepto del PP andaluz como "un partido amplio dónde cabe todo el mundo". "Por eso nos llamamos Partido Popular, somos el partido del pueblo, de los trabajadores y las trabajadoras, de las clases media, en el PP de Andalucía caben los sueños de todos los andaluces, sueñen como sueñen, más hacia un lado y más hacia otro", enfatizó.

Moreno llegó a dirigirse a "los andaluces que no han votado al PP". "Los respeto y sé que nos siguen observando y están un pasito más cerca de nuestro proyecto político", concluyó para aquilatar su enésima apología de la transversalidad. 

Compartir el artículo

stats