El exalto cargo ibicenco del Govern negará en el juicio la agresión sexual y el ataque a los policías

Serra Ferrer rechaza negociar un acuerdo con las acusaciones. La mujer se ha personado finalmente en la causa como perjudicada

Juan Antonio Serra Ferrer, a la izquierda, junto al vicepresidente del Govern, Antoni Costa, en noviembre pasado. | CAIB

Juan Antonio Serra Ferrer, a la izquierda, junto al vicepresidente del Govern, Antoni Costa, en noviembre pasado. | CAIB

Juan Antonio Serra Ferrer, el exalto cargo ibicenco del Govern acusado de agredir sexualmente a una mujer y agredir a un policía, ha decidido defender su inocencia hasta el final del proceso. Su abogado ha remitido recientemente un escrito al juzgado de lo penal que enjuiciará el caso, con peticiones de hasta cinco años de prisión, para anunciar que no habrá ningún acuerdo de conformidad con las acusaciones para declararse culpable a cambio de atenuar su condena, según han informado fuentes jurídicas. El asunto queda así abocado a la celebración de juicio, en el que finalmente la mujer a la que supuestamente besó y lamió sin su consentimiento se ha personado como acusación particular.

El caso ha recaído en el juzgado de lo penal número 7 de Palma, que fijó una vista previa para el próximo 5 de marzo. Esa sesión debía servir para que las partes anuncien si han llegado a un acuerdo que evite la celebración del juicio. No será el caso, ya que Serra Ferrer no está por la labor de reconocer ninguno de los delitos que le atribuyen la Fiscalía y las acusaciones particulares. El juzgado deberá así señalar una nueva fecha para que se celebre la vista oral.

El exgerente de la Entidad Pública Empresarial de Telecomunicaciones e Innovación de las Illes Balears (Ibetec) será enjuiciado por delitos de agresión sexual y atentado a agente de la autoridad. La Fiscalía pide para él tres años de cárcel y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) reclama cinco años de prisión.

Los hechos ocurrieron en hacia la medianoche del 28 de mayo de 2022 en un restaurante del Passeig Mallorca, en el centro de Palma. Serra Ferrer, «con una evidente intención libidinosa», según la Fiscalía, se acercó a una mujer, que estaba en el local, y «la agarró fuertemente de la cabeza, atrayéndola hacia él para intentar besarla». La mujer opuso resistencia, pero el hombre insistió y le lamió con la lengua toda la cara. Una patrulla de la Policía se presentó en el restaurante y Serra Ferrer propinó «un fuerte puñetazo en la parte derecha de la mandíbula» a uno de los agentes y forcejeó después con él, causándole lesiones.

En su escrito de defensa, el acusado sostiene que su actuación con la mujer no tenía ánimo sexual. Además, rechaza haber atacado a los agentes de la Policía Nacional que lo detuvieron. Serra Ferrer, destituido en noviembre pasado después de que Diario de Mallorca revelara los cargos que pesan contra él, reclama su absolución, asegurando que no existe delito, pero plantea dos atenuantes ante una posible condena. Por un lado, la de reparación del daño porque ha consignado 2.000 euros para indemnizar a la denunciante. Por otro, la de intoxicación etílica, pues, según su versión, la cantidad de alcohol que había bebido aquella noche mermaba sus facultades mentales y volitivas.

La jueza se abstiene

Cerrada la instrucción del caso, el juicio ha recaído en el juzgado de lo penal número 7 de Palma, que ha señalado ya una vista previa para el próximo día 5 de marzo. La magistrada Ana Cameselle ha remitido un escrito a la Audiencia Provincial anunciado su abstención en este procedimiento, al entender que concurren las circunstancias previstas para apartarse porque tiene amigos en común con alguna de las personas implicadas en el proceso. La Audiencia deberá decidir ahora si acepta esta petición y designa a otro magistrado para asumir el juicio y dictar la sentencia.