Prohens considera que el caso del alto cargo no interesa a los ciudadanos

La presidenta acusa a la oposición de «desconexión total con los problemas» de la sociedad por preguntar por el fichaje del exgerente del Ibetec

La presidenta del Govern, ayer junto al vicepresidente Antoni Costa en el Parlament.

La presidenta del Govern, ayer junto al vicepresidente Antoni Costa en el Parlament. / B. RAMON

La presidenta del Govern, Marga Prohens, considera que el caso del fichaje del alto cargo acusado de agresión sexual y golpear a un policía no interesa a los ciudadanos de Balears. En la sesión de control celebrada ayer en el Parlament, la dirigente popular acusó a la oposición de «desconexión total con los problemas» de la sociedad balear después de que la izquierda formulara varias preguntas sobre esta cuestión: «Solo les interesa el fango y alargar de manera forzada un tema en el que se ha actuado con contundencia». En sus distintas intervenciones la líder del PP no aclaró si sabía que el exgerente del Ibetec Juan Antonio Serra Ferrer estaba siendo investigado por agredir sexualmente a una mujer cuando decidieron ficharle.

Prohens recriminó con cierto nerviosismo a la oposición que no le interpelarán sobre sanidad, servicios sociales, educación, transporte o turismo en una jornada que calificó como «el plenario de la desesperación, donde no hay ni oposición ni alternativa». En este sentido, defendió que actuaron «con contundencia» con el cese de Serra Ferrer: «Se ha reconocido el error y se han pedido disculpas».

La presidenta asegura que los ciudadanos son «mucho más inteligentes» de lo que cree la oposición y carga contra el portavoz de Més per Mallorca, Lluís Apesteguia, por preguntarle si «considera que en casos de agresiones sexuales se tiene que confiar ciegamente en la palabra del agresor e incluso promocionarlo socialmente». «Las mujeres estamos cansadas de que partidos como Més utilicen a las víctimas cuando pueden hacer política electoralista», replicó la dirigente popular.

Asimismo, asevera que el Govern «no dará ni un paso atrás» en la lucha por la igualdad y en la lucha contra la violencia contra las mujeres, con una crítica directa a la oposición: «Continúen haciendo ruido y utilizando a las víctimas sólo para hacer política, que este Govern seguirá trabajando contra la violencia machista en las islas».

La diputada del PSIB Mercedes Garrido tildó de «muestra de profundo machismo» el hecho de que el vicepresidente decidiera creer a su amigo y no a la víctima a la vez que reprochaba a la presidenta que no explicara si conocía el caso. En esta misma línea se pronunció Amanda Fernández, quien confrontó con Costa por «minimizar» el hecho de que el ex alto cargo decidiera besar sin consentimiento a la mujer en un restaurante de Palma: «La decisión de ficharle no fue un error, sino un menosprecio a la víctima y a la lucha contra esta lacra».

Para defenderse, el vicepresidente echó en cara a la diputada socialista la condena a la conselleria de Educación liderada por Martí March por no actuar en un caso de acoso sexual grave a una profesora del IES Madina Mayurqa, adelantada en exclusiva por Diario de Mallorca en octubre: «Usted fue directora general. ¿Cree que su conselleria sí trató bien a la víctima? Lecciones de ustedes, ni una».

Más adelante, Apesteguia arremetió contra el número dos de Prohens porque, según expresó, sacar del Govern al acusado de agresión sexual era «lo mínimo» que debía hacer el ejecutivo autonómico: «Presidenta, cese al señor Costa, porque el único error que cometió fue no dimitir, y la responsabilidad de mantenerle en el Consell de Govern es únicamente suya». El líder de los ecosoberanistas reitera que Costa decidió tomar «una serie de decisiones machistas de forma consciente».

Por su parte la consellera de Familias, Catalina Cirer, afirma que la actuación tanto de Costa como de la presidenta han sido correctas y reivindica que los hombres tienen «un papel muy importante a la hora de cambiar la masculinidad tóxica». Además, aseguró que sin la colaboración de los hombres «es del todo imposible» alcanzar la igualdad real: «Tenemos un Govern con una presidenta que siempre ha sido un ejemplo de esta causa».

Vidal justifica las muñecas hinchables para ridiculizar a la izquierda

La consellera de Vivienda, Territorio y Movilidad, Marta Vidal, justificó ayer el mensaje que el gerente de los Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), José Ramón Orta, compartió a través de sus redes sociales con unas muñecas hinchables ridiculizando a la izquierda en la sesión de investidura de Pedro Sánchez. «Este tuit se enmarcó en un fin de semana de crispación generalizada, con miles de personas en la calle por una situación creada por un partido, el PSOE, que por gobernar es capaz de amnistiar por delitos comunes». En respuesta a la pregunta lanzada por el diputado socialista Marco Antonio Guerrero durante el pleno, la consellera también tildó de «desafortunadas» las formas en las que se expresó el gerente. «No comparto las formas en las que se lanzó esta opinión, lo considero una grosería. Este Govern está al lado de las mujeres y absolutamente en contra de cualquier actitud machista», defendió Vidal.

Por su parte, el socialista Guerrero exigió a la consellera el cese inmediato de Orta por el mensaje machista. «Los cargos públicos tienen que tener un comportamiento ejemplar, hasta que no cese a su gerente usted se está posicionando al lado de un misógino y un machista. El Govern es impulsor del pacto contra la violencia machista, esto implica tolerancia cero ante esta actitud, no debería incumplir el pacto».

No obstante, Vidal replicó al diputado y aseguró que el PSOE tampoco puede dar lecciones sobre feminismo. «No están en disposición de pedir ceses cuando durante su legislatura se produjeron hechos más graves que se taparon y no generaron la dimisión de nadie».