Informe PISA: Los alumnos de Balears empeoran en Matemáticas, Lectura y Ciencias

El informe PISA revela que tras la mejora registrada en el estudio de 2018, y tal y como ha sucedido tanto a nivel nacional como mundial, en 2022 las competencias de los estudiantes de 4º de ESO de las islas retroceden y quedan rozando la media estatal

Jóvenes estudiando en una biblioteca de Palma.

Jóvenes estudiando en una biblioteca de Palma. / B. RAMON

Mar Ferragut / Redacción

El Informe PISA 2022 refleja en general una caída a nivel nacional, europeo y mundial de las competencias de los chavales de 15 años a los que les tocó lidiar al poco de iniciar la Secundaria con los efectos de la pandemia: con el confinamiento primero y la semipresencialidad después. En el caso de Balears, los resultados en competencia lectora, matemática y científica han retrocedido en general en la misma proporción que el promedio estatal y han quedado rozando la media nacional, aunque el archipiélago ha resistido mejor que otras comunidades donde el descalabro ha sido notable, como Cataluña y País Vasco, autonomías que hasta hace poco lideraban todas las estadísticas educativas.

En la edición PISA 2022 participaron 1.999 alumnos de 15 años (4º de ESO) matriculados en 53 centros de las islas. Balears registró una mejora en la anterior edición de PISA, la de 2018, especialmente en competencia matemática, pero la realidad pospandemia se refleja en el último informe, cortando esa tendencia de mejora y haciendo retroceder al archipiélago. En Matemáticas se constata una bajada de 12 puntos: las islas obtuvieron una puntuación media de 483 en competencia matemática en 2018 frente a los 471 de 2022. En este tiempo, la caída española ha sido de 8 puntos, dejando una puntuación de 473. En Cataluña el desplome en competencia matemática ha sido de 21 puntos; en el País Vasco, de 16.

Los estudiantes que han obtenido una mayor puntuación que la media de España en Matemáticas (473) han sido los de Aragón (487), Asturias (495), País Vasco (482), Cantabria (495), Castilla y León (499), Galicia (486), La Rioja (493), la Comunidad de Madrid (494) y Navarra (492). Balears, con sus 471, queda arañando la media estatal. Por debajo de este promedio también han quedado Andalucía (457), Islas Canarias (447), Castilla-La Mancha (464), Cataluña (469), Ceuta (395), Extremadura (469), Melilla (404) y la Región de Murcia (463).

Los resultados del informe PISA

Los resultados del informe PISA / DM

En competencia lectora, Balears ha perdido 7 puntos, quedándose en 472, prácticamente en la media nacional, que ha sido de 474 puntos (la caída a nivel estatal en lectura ha sido de 4 puntos). En Cataluña la caída ha sido de 21 puntos, y con 469 puntos ha quedado por debajo del archipiélago en esta área. País Vasco ha descendido 16 puntos, hasta los 482.

Así, en Lectura han obtenido una puntuación superior a la media de España (474) los estudiantes de Aragón (488), Asturias (497), Cantabria (494), Castilla y León (498), Comunidad Valenciana (482), Galicia (485), La Rioja (487), la Comunidad de Madrid (496) y Navarra (478). De nuevo los estudiantes de Balears quedan rozando por poco la media estatal, compartiendo la parte inferior de la tabla con Andalucía (461), País Vasco (466), Islas Canarias (463), Castilla-La Mancha (468), Cataluña (462), Ceuta (404), Extremadura (468), Melilla (405) y la Región de Murcia (468).

En Ciencias, los alumnos de las islas han retrocedido poco (en la misma proporción que el resto del país) y es el área en el que arrojan mejores resultados: la caída ha sido de apenas dos puntos, alcanzando una puntuación de 480, también en línea con la media estatal, que ha sido de 483 puntos frente a los 485 de 2018. Cataluña ha obtenido 477, 12 menos; y en el País Vasco ha descendido 7, hasta los 480 puntos.

En el caso de la competencia científica, han conseguido superar a la media española (485) los alumnos de 4º de ESO de Aragón (499), Asturias (503), Cantabria (504), Castilla y León (506), Galicia (506), La Rioja (500), la Comunidad de Madrid (502) y Navarra (489). Por el contrario, por debajo de la media en Ciencia se encuentran además de los escolares baleares (480), los de Andalucía (473), País Vasco (480), Islas Canarias (473), Castilla-La Mancha (475), Cataluña (477), Ceuta (410), Comunidad Valenciana (483), Extremadura (479), Melilla (414) y la Región de Murcia (482).

«No nos gustan estos datos», indicó el conseller de Educación, Antoni Vera, preguntado por estos resultados dados a conocer ayer. Vera valoró que el archipiélago sigue más o menos en la línea de la media española, aunque ni los datos de Balears ni los estatales son positivos, reconoció. Aseguró que llevarán estos resultados a los organismos de diálogo con la comunidad educativa para plantear y estudiar posibles medidas de mejora.

El STEI insta a poner en valor a los docentes y reducir el uso de la tecnología en las aulas

El informe PISA 2023 ha puesto de manifiesto que el rol del docente es clave en el proceso de aprendizaje, en opinión del sindicato STEI, que considera que es necesaria una reflexión sobre el uso de la tecnología en las aulas.

La caída sin precedentes del promedio de la OCDE, y más aún de la Unión Europea debido a la pandemia, pone de manifiesto que las pantallas no educan y que la figura de los docentes es clave en el proceso de enseñanza y aprendizaje, estima el STEI. En el caso de los alumnos de Balears, el STEI Intersindical considera que los datos evidencian que sustituir docentes por software no funciona y que la brecha digital ha aumentado la desigualdad entre los alumnos. También critica que las evaluaciones externas y estandarizadas no tienen presentes las causas que provocan los malos resultados, como es el contexto económico y social de los alumnos.

Desde el sindicato ANPE se atribuyó la bajada en matemáticas, lectura y ciencias a los efectos derivados de la pandemia y vinculados al escenario semipresencial que dejó carencias formativas en los estudiantes. En el mismo sentido, la Federación de Enseñanza del sindicato USO (Feuso) reclamó más medidas para mejorar y prestigiar el trabajo de los docentes, la clave, en su opinión, para que las cosas cambien de rumbo.