Pleno

Cinco millones para eliminar los malos olores del vertedero de Ibiza

El Consell admite que es imposible encontrar terreno para construir una ITV fija

Pleno del Consell.

Pleno del Consell. / J.M.L.R.

El Consell acordó ayer destinar cinco millones de euros para «minimizar las molestias por el impacto odorífero de las instalaciones de tratamiento de residuos del Área Ambiental de Ca na Putxa», el vertedero. La solución técnica consiste en «la instalación de torres de filtración mediante carbono activado y la sustitución del biomedio orgánico de los biofiltros existentes por uno inorgánico que logra rendimientos mas elevados de biofiltración». Asimismo, prevén el cierre, más adelante, de la nave de maduración y la instalación de un tercer biofiltro que desodorice el aire que se recoja de esa nave», explicó Andrés Roselló, conseller de Gestión Ambiental.

Óscar Rodríguez (UP) recordó que, previamente, se habían presupuestado siete millones para cubrir la nave: «Y ahora esto», lo cual calificó de «bandazo» y de mala planificación. «Si no hay un camino marcado para el problema de los olores, qué pasará cuando haya otro de calado mayor», como el fin de la vida útil de la planta. Coincidió con él en esa apreciación Víctor Torres, del PSOE: «Llegamos tarde, sea cual sea la solución» para encontrar una alternativa al vertedero.

La donación 'envenenada' de 'Coques'

Por otra parte, el PSOE propuso en el pleno construir una residencia para mayores en la finca donada por el exalcalde de Sant Josep Josep Tur, Coques. «Una moción preciosa, pero debemos esperar a que Sant Josep determine si allí se puede hacer una residencia y si es un lugar adecuado», señaló el conseller de Vox.

Precisamente, la popular Carolina Escandell advirtió de que es prácticamente imposible habilitar allí una residencia porque está en suelo rústico: «Jurídicamente no se podría lograr el interés general aunque fuera equipamiento social». Habría que modificar la legislación, lo cual necesitaría mucho tiempo, demasiado teniendo en cuenta que una vez se aceptara la herencia empezaría a correr el reloj y sólo tendrían cinco años antes de que otro heredero, la fundación Iglesia de los Necesitados, pudiera reclamar ese inmueble. El socialista Josep Marí dijo sentirse «chafado» por la negativa del Consell.

Sin terreno para la ITV

Tampoco pudo sacar adelante el PSOE su propuesta de acelerar la creación de otra ITV fija, cuyos trámites comenzaron en 2019. «El problema es la falta de suelo industrial. No hay», explicó el conseller de Territorio, Mariano Juan. «La Pimeef y la CAEB ya lo pusieron de manifiesto e incluso forzaron a los ayuntamientos para que aumenten ese tipo de suelo un 50%». Juan detalló que del suelo industrial que está tramitando Sant Josep en sus Normas Subsidiarias, el Consell «recibiría un solar para poder instalar allí la ITV». Será suelo gratuito, pero tardará en llegar: «Si hicéramos ahora unos pliegos para adquirir terreno industrial, el concurso quedaría desierto. No podemos decir que compraremos un solar que no existe». La ITV tendrá tres líneas, 5.000 metros cuadrados y se «ha trabajado en solarizarla para que sea autosuficiente».