El Govern licitará la ampliación de la depuradora de Formentera en enero

La ampliación de la estación permitirá pasar de 3.500 a 4.000 metros cúbicos de caudal diarios y costará 4,3 millones de euros

Vista aérea de la EDAR de Formentera y de la balsa de riego asociada.

Vista aérea de la EDAR de Formentera y de la balsa de riego asociada. / DI

La junta de gobierno del Consell de Formentera otorgó el pasado 9 de noviembre la licencia de obra mayor a Abaqua para la ampliación y mejora de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de la isla.

Este proyecto contempla la adecuación de las dimensiones y elementos de tratamiento a las necesidades actuales teniendo en cuenta que es una planta con más de 25 años de antigüedad. En 2005 se realizó una actuación para adaptar la capacidad de tratamiento de 3.000 a 3.500 metros cúbicos por día. Volumen que ha quedado superado en la actualidad.

La propuesta recoge la futura incorporación para su tratamiento de las aguas residuales de la zona de es Ca Marí, en la que ahora el Consell ejecuta la primera fase de la red de saneamiento. El cálculo realizado por Abaqua, sobre la base de los datos aportados por el Consell de las evaluaciones de la población residente y turística, es que el aumento de la capacidad de tratamiento sea de un 12,5 %, para poder tratar 4.000 metros cúbicos de caudal por día.

Este invierno

Reparaciones

Abaqua licitó por 352.000 euros distintos trabajos que se están realizando y que consisten en la sustitución de colectores, de equipos electromecánicos y la instalación de un nuevo contador de caudal de entrada.

El plazo previsto de ejecución de las obras es de 18 meses, que se dividirán en seis etapas, que a su vez tienen varias subfases para la ejecución de las nuevas instalaciones y su posterior puesta en servicio. El presupuesto es de 4.050.200 euros, a lo que habrá que sumar los costes de dirección de obra y coordinación de seguridad y salud, que suman 236.000 euros.

La conselleria balear del Mar y del Ciclo del Agua, de la que depende Abaqua, avanzó que ahora someterá los precios a una revisión y todos los condicionantes contenidos en las diferentes autorizaciones y dictámenes ambientales para ser incluido en el orden del día del Consejo de Administración de Abaqua, previsto para enero de 2024. Entonces, se iniciará el trámite de licitación de las obras.

Mientras comienzan los trabajos, Abaqua realizará este invierno pequeñas obras de reparaciones menores como la sustitución de colectores en mal estado, equipos electromecánicos y elementos de cuadros eléctricos, y la instalación de un nuevo contador de caudal de entrada, entre otros. El objetivo es mejorar la fiabilidad de la planta y el tratamiento para la próxima temporada de verano, cuando los trabajos de ampliación estarían recién iniciados. Estos retoques ya fueron licitados por 352.000 euros y se ha iniciado la ejecución del contrato a fin de que estén finalizados antes del inicio de temporada.

Un nuevo edificio

Las actuaciones prevista en el proyecto de ampliación implican la construcción de una nueva arqueta de llegada, de un nuevo pretratamiento con tamizado, del desarenado y de equipos para tratamiento de arenas y grasas. Todo en un edificio de nueva construcción, según explicó Abaqua.

Asimismo, se contempla la construcción de un tanque de laminación de caudales y la construcción de un nuevo tratamiento para la recepción de las aguas procedentes de las fosas sépticas.

El proyecto mejorará el equipamiento del reactor biológico mediante la instalación de una nueva soplante, nuevos difusores, nuevo bombeo de recirculación interna y nuevos agitadores de la zona anóxica.

También habrá «un nuevo reparto a decantación secundaria y la construcción de un tercer decantador con bombeo de recirculación, excesos y flotantes. Se incluye la construcción de un nuevo digestor de fangos y bombeo de fango digerido y de un nuevo espesamiento de fangos». El proyecto implica una nueva desodorización de pretratamiento y de deshidratación.

Mejoras en edificios

La ampliación implica la construcción de «un edificio para taller-almacén así como la reforma del edificio de control de la planta, de los equipos eléctricos asociados a los nuevos procesos, la automatización y la instalación de equipos de medición en continuo de los afluentes y efluentes llegantes y salientes de la depuradora».

La ampliación se realizará utilizando la superficie actual del solar y «deberá hacerse de forma compatible con el tratamiento habitual de depuración, motivo por el que la ejecución de las obras descritas se extenderá en el tiempo respecto a una obra nueva, con el fin de no afectar la depuración de las aguas en cada momento», apuntaron desde Abaqua.