Vestalia

La exposición al amianto es una de las causas de cáncer

Cuando se detecta un elemento que contenga amianto es imprescindible no tocarlo ni manipularlo y avisar a una empresa especialista, como Vestalia, para que realice la retirada y el posterior tratamiento de este material peligroso

Uno de los momentos más delicados es el trabajo de retirada y demolición del amianto.

Uno de los momentos más delicados es el trabajo de retirada y demolición del amianto. / VESTALIA

Asbesto. Este material se encuentra en tejados, canalones, depósitos de agua e, incluso, en macetas

A finales del siglo pasado se descubrió que el amianto es un material muy peligroso para la salud, por lo que se prohibió su utilización. Concretamente, el 15 de junio de 2002 entró en vigor la prohibición de fabricar productos que contengan amianto y unos meses después, el 15 de diciembre de 2002, quedó prohibido producir, comercializar e instalar productos que contuvieran asbesto, otro nombre de este material.

Sin embargo, la retirada de amianto está siendo muy lenta, quizá porque todavía gran parte de la sociedad no está concienciada de los graves problemas de salud que causa.

El amianto, que también se conoce popularmente como uralita, marca con la que se comercializaba, está presente en placas onduladas en tejados, paredes, techos y suelos, así como en tuberías, canalones, depósitos de agua e incluso se llegaron a fabricar macetas para plantas con este material. El amianto tiene una vida útil de entre 30 y 35 años. Se estima que el 65% de este material que se sigue instalado en numerosos lugares ha finalizado su vida útil, lo que implica que las fibras que se desprenden son más dañinas y letales.

El amianto es un patógeno que puede entrar en nuestro organismo por las vías respiratorias, la piel y el sistema digestivo. Lo más frecuente y habitual es que sea a través de las vías respiratorias. Una vez dentro del organismo causa diversas enfermedades porque produce inflamación, fibrosis o, en casos más severos, desarrollo de cáncer. Esto depende de varios factores: uno es el grado y tiempo de exposición (a mayor exposición, más probabilidad de desarrollar la enfermedad) y el otro, el tipo de fibra al que se exponga.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente unos 125 millones de personas del mundo están expuestas al amianto en su lugar de trabajo y esto provoca que anualmente mueran en el mundo 107.000 personas por cáncer de pulmón, cáncer de pleura o mesotelioma y asbestosis. Además, miles de muertes pueden atribuirse a otras enfermedades relacionadas con el amianto, así como a exposiciones a este material que no están relacionadas con el lugar de trabajo, entre las que la OMS estima unas 400 fallecimientos.

Los profesionales de Vestalia cuentan con la formación adecuada para la retirada de asbestos.

Los profesionales de Vestalia cuentan con la formación adecuada para la retirada de asbestos. / VESTALIA

Por otro lado, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) calculó en 2020 que el amianto provoca cada año 88.000 muertes en Europa, lo que representa entre el 55 y el 85% de los cánceres de pulmón en el trabajo, según un Dictamen de 2019 del Comité Económico y Social Europeo (2019/C 240/04). En España, se estima que podría haber 130.000 fallecimientos a causa de la exposición al amianto antes de 2050, el 40% aún por acontecer, si no se toman medidas para revertir el incremento de víctimas.

Con un periodo de latencia de hasta 40 años, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) considera que la exposición al amianto es un problema sanitario prevalente de gran impacto en España y que se mantendrá las próximas décadas. Además, ha avisado de que no es una enfermedad asociada que afecta únicamente a los antiguos trabajadores del amianto, sino que afecta a la población general expuesta, sin saberlo, a este material.

Así que cuando se detecte un elemento que contenga amianto es imprescindible no tocarlo ni manipularlo y avisar a una empresa especialista en desamiantado como Vestalia, líder en Ibiza y en el resto de Baleares. Uno de los momentos más delicados en la manipulación de amianto se produce en los trabajos de retirada y demolición, por lo que es imprescindible contar con empresas acreditadas e inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA). Vestalia realiza este servicio en Ibiza y dispone de los medios técnicos y humanos para realizar la retirada y gestión de amianto con garantías de seguridad.

La compañía cuenta con un centro de formación para los trabajadores en el que se especializan en las técnicas para la retirada correcta del amianto, una tarea compleja.

Tras concluir el trabajo de retirada, se acondiciona la zona y se procede a la limpieza del lugar y a la gestión medioambiental de los residuos a través de un gestor autorizado. Este residuo peligroso se envía a un centro final de gestión de amianto.

Vestalia es una de las empresas especializadas que trabaja en Baleares desde hace más de 10 años y que asesora y realiza la gestión global de los trabajos tanto para particulares y empresas de Ibiza como de todas las islas Baleares.