Los sindicatos avisan: van directos a una «colisión» con el Govern balear

Critican que el Ejecutivo no les cita para fijar las prioridades de la ecotasa antes de los presupuestos

Cabecera de la manifestación de UGT y CCOO durante el pasado Primero de Mayo.

Cabecera de la manifestación de UGT y CCOO durante el pasado Primero de Mayo. / TONI ESCOBAR

F. Guijarro

«No llegaremos a la Semana Santa sin haber organizado un follón ante el Consolat de Mar», afirma el secretario general de UGT-Servicios en las islas, José García Relucio. «Con esta línea, vamos en rumbo de colisión con el Govern de Marga Prohens», añade el máximo responsable de CCOO en Balears, José Luis García.

La gota que parece haber colmado el vaso de la paciencia de estas organizaciones es el proyecto de presupuestos para el próximo año elaborado por el Ejecutivo autonómico, debido a que no se ha abordado en la comisión del Impuesto de Turismo Sostenible (popularmente conocida como ecotasa) las prioridades a la hora de destinar estos fondos. Hasta ahora, los sindicatos participaban para fijar las partidas que debían de destinarse a los capítulos más sociales, como vivienda y empleo.

García Relucio insiste en que el término que mejor define el estado de ánimo en el seno de la UGT es «encabronados». La explicación, según este dirigente sindical, es que el Ejecutivo de Prohens está demostrando que no tiene la menor voluntad de consensuar las medidas que adopta con las organizaciones sindicales. José Luis García califica la actual relación con el Govern de «hechos consumados», es decir, «deciden sin realizar ninguna consulta y luego informan de lo que quieren hacer sin buscar la menor participación».

De este modo, añade el dirigente de CCOO, se da una imagen de diálogo social que realmente no existe.

Una constante

El problema, añaden, es que esta situación se ha convertido en una constante, y la han sufrido en temas como las medidas destinadas a impulsar la vivienda asequible o las reformas fiscales. Además, el representante de UGT subraya que incluso se están registrando incumplimientos de acuerdos alcanzados durante la pasada legislatura entre el Ejecutivo de Francina Armengol, los sindicatos y los empresarios, como los relacionados con la medición de las cargas de trabajo.

Esta política, según advierte el secretario general de CCOO en las islas, «tiene las patas muy cortas», y de mantenerse va a desembocar inevitablemente en una confrontación. «Llevamos cinco meses de paciencia, pero se está agotando», añade.

A su vez, el representante del sindicato UGT recuerda que «por menos de eso hemos tenido enfrentamientos con un Govern balear de izquierdas, y ahora en el PP nos están abocando a reproducirlos».