Santa Eulària, la meca del tatuaje por un fin de semana

La cuarta edición del Ibiza Tattoo Convention reúne a más de un centenar de tatuadores procedentes de todo el mundo

La programación incluye conciertos, exposiciones y ‘food trucks’ todo el fin de semana en el exterior del Palacio de Congresos

Pedro Zárate preparó con esmero la plantilla con el retrato hiperrealista de Nelson Mandela. Cuando consultó con su cliente si estaba conforme con el resultado antes de tatuárselo, se encontró con una sorpresa que aún le arranca unas risas al recordarlo.

«Va y me dice que no quería a Nelson Mandela, sino a Nelson Mandala. ¡Un mandala con Nelson el de Los Simpson!». Así que le tocó rematar uno de los clásicos diagramas budistas con varios rostros del compañero malote de la clase de Burt Simpson.

Zárate, procedente de Colombia, forma parte de la representacion internacional de la cuarta edición de la Ibiza Tattoo Convention, que reunirá hasta mañana a más de un centenar de tatuadores en el Palacio de Congresos de Santa Eulària. Se enteró por casualidad de este evento y se apuntó a última hora. Él tiene su estudio en Bogotá, pero estaba unos días por España, tras participar en un festival de tatuajes en la localidad francesa de Montauban.

El colombiano dedicará la primera jornada de la convención a tatuar una pierna de su amiga Tatiana Sánchez, una compatriota residente en Madrid. Ella ya tiene buena parte de su cuerpo decorada por Zárate, que también le ha tapado o rehecho los primeros tatuajes que se animó a hacerse con 18 años. Ahora sumará a su colección un dibujo tradicional de una muñeca típica de Colombia.

Estand del estudio Omerta Tattoo de Barcelona. | V.M.

Una tatuadora en plena faena. | V.M. / Josep Àngel Costa

El rito

Sánchez no busca ninguna simbología ni significado trascendental, solo contempla el valor estético. «Lo veo simplemente como una cuestión artística. Yo quiero un cuadro de Pedro en mi cuerpo e, incluso, le pido que me lo firme». En cambio, el proceso de tatuarse sí que lo vive con un componente ritual: «Para mí es una terapia para afrontar el dolor».

En cada jornada se conceden cinco distinciones al mejor trabajo en los distintos estilos a competición

Cuando concluya, Zárate presentará el resultado al concurso dedicado al tatuaje tradicional. En cada una de las tres jornadas de la convención, se conceden cinco distinciones al mejor trabajo en otras tantas categorías en función del estilo. Además, el jurado dará a conocer mañana cuál es el premio al mejor tatuaje de todo el evento.

Una de las protagonistas más jóvenes de esta edición es la italiana Lia, de tan solo 22 años de edad. Ella tatúa para el estudio Black Iron Tattoo, en la ciudad de Lignano Sabbiadoro (Údine). No solo es su primera participación en Ibiza, sino también en una convención internacional. Solo hace dos años que se introdujo en este mundo y el primer tatuaje se lo hizo en su propia mano: un interrogante en el reverso de su mano.

Estefanía (Fania Tattoo) también se estrena en la convención ibicenca, aunque cuenta con experiencia en los festivales de Granada y Barcelona. Este fin de semana, la acompañarán en su estand varios tatuadores invitados que van pasando de manera rotatoria por el estudio que ha abierto este año en es Pujols, Pink Tattoo Formentera. Ella ya tiene los tres días ocupados con otros tantos clientes. El precio depende de las sesiones que se necesitan, a cien euros cada una. «Tengo que tatuar un brazo, empezar la espalda de otro y acabar la espalda de otro», detalla.

El reto

Precisamente, tatuar una espalda era el primer gran hito para la barcelonesa Carla Mas en sus inicios. «Creo que fue mi primer desengaño como tatuadora. Pensaba que, al ser una superficie plana y grande, sería más sencillo, pero fue todo lo contrario. Resulta que varía mucho la firmeza y el tipo de piel y la espalda se mueve todo el rato mientras respiras, pero conseguí completar el tatuaje», recuerda.

Ahora, ya consolidada con su estudio privado, Unreflecting Mirrxr Tattoo, regresa por segundo vez a Ibiza. «Me fue muy bien el año pasado y me sorprendí de que mi estilo gustara a tanta gente», destaca.

Además de los artistas, la organización del festival, Ibiza Culture, en colaboración con Fun & Trucks, ha ampliado este año la oferta complementaria en el espacio exterior del recinto, con actuaciones en vivo, castillos hinchables, exposiciones de Harley Davidson, puestos de ropa y complementos o comida callejera. «Queremos crecer en la parte de los eventos que acompañan la convención, para que tenga mucho más movimiento y animación fuera», destaca Unai Berbel, de Ibiza Culture.

El acceso a los conciertos y las actividades en el recinto exterior del Palacio de Congresos es gratuito, mientras que la entrada a la zona de tatuajes cuesta diez euros.