Entrevista | María José Guerrero Delegada de la agencia estatal de meteorología en Balears:

María José Guerrero, delegada de la agencia estatal de meteorología en Balears: «Seguiremos hasta septiembre con temperaturas más altas de lo normal»

«Si lo normal es que tuviéramos una ola de calor cada tres años, en julio ya llevamos dos y el año pasado hubo tres» | «Con el mar a 28 grados, cuatro más de lo normal, la brisa no es muy refrescante»

La delegada María José Guerrero, en una sala de la Aemet en Palma. | MANU MIELNIEZUK

La delegada María José Guerrero, en una sala de la Aemet en Palma. | MANU MIELNIEZUK / I. Olaizola

I. Olaizola

El calor ha tardado en llegar este año más que el anterior, pero lo ha hecho con fuerza. ¿Qué nos espera el resto del verano?

Es verdad que si lo comparamos con el año pasado el calor ha llegado más tarde porque el año pasado empezó a mitad del mes de mayo, de forma anormal. Sin embargo este año ha empezado a mitad de junio. Y lo que estamos viendo es que por término medio el verano se está alargando unos cinco días cada diez años. Es decir, desde hace unos cuarenta años a esta parte los veranos son ahora veinte días más largos que entonces. Si el verano astronómico comienza el 21 de junio, nosotros ya lo dimos por comenzado el 15 de ese mismo mes, unos cinco días antes. Lo que entra dentro de lo normal que venimos observando en los últimos tiempos.

«Seguiremos hasta septiembre con temperaturas más altas de lo normal» | MANU MIELNIEZUK

«Seguiremos hasta septiembre con temperaturas más altas de lo normal» | MANU MIELNIEZUK / I. Olaizola

Pero no comparado con el verano pasado…

No porque fue extremadamente cálido no solo por los valores sino también por la longitud temporal que tuvo.

¿Y qué nos espera este estío?

Las predicciones a corto plazo nos hablan de que seguiremos con calor aunque se observa una ligera suavización de las temperaturas la primera semana de agosto. Pero en términos generales seguiremos hasta septiembre con temperaturas más altas de lo normal en valor medio. Esto es, teniendo en cuenta las temperaturas diurnas y nocturnas.

¿Y precipitaciones?

Se espera que llueva algo pero hay que tener en cuenta que estamos en la estación más seca del año, por lo que con poco que llueva, con algún chaparrón, ya podremos decir que es un verano más húmedo de lo normal.

Dígame qué condiciones se deben dar para decretar las alertas amarillas, naranjas o rojas.

Si se estima que la temperatura va a oscilar entre los 36 y los 39 grados, se da el aviso amarillo. Si la previsión es que alcance entre los 39 y por debajo de los 42 grados, se decreta alerta naranja. Y por encima de los 42 grados, rojo. El martes pasado dimos la alerta roja porque en varias estaciones estaba previsto que se superara esa temperatura. No así la anterior que ese valor solo se esperaba en una.

¿El martes 18 de este mes fue el día más caluroso de este verano hasta el momento?

Fue el más caluroso de la segunda ola de calor que tenemos identificada este verano.

¿Ya hemos tenido dos olas de calor?

Sí, ya hemos sobrepasado la segunda ola de calor que entendemos que acabó ayer (por el miércoles 19), vamos a ver lo que da hoy de sí (por el jueves 20, momento en que se produjo esta entrevista). En principio pensamos que el lunes, martes y miércoles pasados se produjo la segunda ola de calor de este verano.

¿Y la primera cuándo fue?

Del domingo 9 al martes 12 de julio. En ella se llegó hasta los 41,5 grados en Muro. La segunda fue del 17 al 19 de este mismo mes cuando se alcanzó una temperatura máxima de 43,9 en sa Pobla y varias estaciones superando los 40 grados y batiendo récords históricos.

¿No se dijo que en la localidad de Llubí se alcanzaron los 44,9 grados?

Sí, pero Llubí no pertenece a las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). La Agencia instala las estaciones siguiendo las recomendaciones de la Organización Meteorológica Mundial con unas condiciones muy específicas. Y de las nuestras por el momento, porque después igual nos llegan informes de colaboradores y lo cambiamos, el valor máximo registrado son los 43,9 grados de sa Pobla. El valor de Llubí puede ser muy respetable, pero la Agencia no puede certificarlo.

¿Cuántas estaciones tiene la Aemet en Balears?

Treinta y dos en Mallorca, cinco en Menorca, cuatro en Ibiza y una en Formentera. Aparte de nuestros colaboradores con sus propias mediciones.

Recuérdeme qué ha de pasar para que hablemos de una ola de calor.

Tienen que darse temperaturas excesivamente altas, por encima de los 36 grados, durante tres días o más en una zona extensa. Si estas condiciones solo se dan en el interior de Mallorca, no podemos hablar de ola de calor.

Cada año se están batiendo récords de altas temperaturas, al parecer motivados por el cambio climático. ¿Hasta dónde se puede llegar?

Según las proyecciones climáticas, estamos a mitad de camino, todavía puede subir esto mucho más. Las proyecciones apuntan a ascenso de temperaturas.

¿Podemos llegar a tener máximas de 50 grados en Mallorca?

Es difícil aunque ya estamos bastante cerca. El año pasado nuestro registro máximo fue de 44,5. No se puede saber un valor concreto porque hoy en día las proyecciones climáticas nos ofrecen valores medios.

¿En qué ha variado la situación frente a hace algunas décadas?

Te puedes encontrar gente que te diga que antes también hacía calor y eso es cierto, alguna ola de calor ya había, pero eran ocasionales. Cada tres años había una ola de calor en la que se llegaba a los 40 grados. Pero es que desde 2019 hemos visto que cada año hemos tenido una ola de calor en la que se superaban los 40 grados.

Cada año, no cada tres...

Sí. Y lo normal sería una cada tres años.

Y creo recordar que el año pasado hubo tres olas de calor...

Sí, el año pasado hubo tres. Este año ya llevamos dos...

¿El año pasado se batió el récord de olas de calor en un solo verano?

(Revisa sus papeles)... sí.

¿Y en el caluroso verano de 2003?

Hubo dos olas.

¿Y no se considera ese año como el más caluroso?

Sí, pero en Mallorca fue más cálido el año pasado.

Si este calentamiento global lo combatimos con más aires acondicionados y ventiladores...

Son focos de calor que estamos inyectando a la atmósfera, habría que estudiarlo detenidamente.

¿No estamos defendiéndonos del cambio climático provocando más gases de efecto invernadero?

Sí, es algo serio pero que ocurre a nivel global. La Aemet se limita a proporcionar datos para que las autoridades y los ciudadanos adopten medidas. Aunque también tendemos siempre a culpar a las autoridades cuando nuestras actitudes no son las más correctas. Cada uno debe aportar un poco.

¿Qué puede hacer el ciudadano para revertir esta situación?

Optimizar el uso del aire acondicionado. Hay veces que lo tenemos a muy baja temperatura y solo habría que usarlo cuando fuera realmente necesario.

¿A qué temperatura lo tienen aquí (en la sede de la Aemet)?

Aquí lo tenemos a lo que marca la normativa, a 26 grados. Pero también trabajamos con flexibilidad. Si algún día hay que bajarlo un poco porque está muy caliente se hace durante un rato y luego se vuelve a subir. No hay que ser inflexible mientras se actúe con sentido común.

Noches tropicales, tórridas...¿cuál va a ser el siguiente calificativo que se va a aplicar a las noches en las que no puedas pegar ojo por el calor?

Noche tropical define a aquella en la que la temperatura mínima ha sido igual o superior a los 20 grados. Y tórrida cuando la mínima es igual o superior a los 25. Y hay que dejar claro que los 20 y los 25 grados son los valores más bajos que se han alcanzado en esa noche, que para llegar a ellos se han rebajado temperaturas más altas, 26, 28 grados, una noche en la que ha sido difícil conciliar el sueño.

¿Hay un récord que supere a una noche tropical o tórrida?

De momento, no. Pero están aumentando tanto las noches tropicales como las tórridas. Esta misma noche pasada (la del miércoles al jueves) ha sido tórrida en la mayoría de las estaciones, la mínima ha quedado mayor o igual a 25 grados.

¿Cómo está la temperatura del mar?

Ahora mismo la tenemos a 28 grados. Muy cálido porque lo normal sería unos 24. ¡Es una barbaridad!

¿Cómo miden la temperatura del agua del mar?

Hacemos uso de las boyas que instala Puertos del Estado, cuyos sensores están a cierta profundidad.

¿Cómo afecta la temperatura del mar al calor atmosférico?

Si el mar está tan cálido impide que las temperaturas mínimas bajen mucho más de sus 28 grados. Durante el día, si no hay vientos fuertes como es habitual en verano, entra el embat, la brisa marina, siempre que la tierra esté más caliente que el mar. Lo que ocurre es que teniendo el mar a 28 grados esa brisa marina no es muy refrescante.

¿Anticipa un otoño de tormentas de fenómenos meteorológicos extremos el hecho de tener un verano tan cálido?

Tienen que llegarnos masas de aire frío por arriba porque abajo ya estamos preparados. Si solo dependiera de la temperatura del mar, sí. Pero no es la única condición, tienen que llegar masas de aire frío en capas altas. Pero a poco que estas lleguen, se va a montar.

¿Qué fenómenos extremos pueden darse de conjugarse las dos variables?

Lluvias torrenciales que descarguen gran cantidad de agua en muy poco tiempo, caps de fibló, remolinos que se forman dentro de las nubes y llegan a tierra...

Que cuando se forman en el mar se llaman mangas marinas...

Exacto. Los caps de fibló o tornados son de escala débil, no son como los que se forman en Estados Unidos aunque su mecanismo sea el mismo.

¿Podrían llegar a darse aquí caps de fibló de la escala de los tornados de Estados Unidos?

De escala cuatro y cinco en principio no se han dado nunca. De fuerza tres y dos sí que ha habido algunos aunque la mayoría son de fuerza cero y fuerza uno. La escala de los tornados se hace tomando como referencia la velocidad del viento que los origina.

¿Recuerda ese día que de repente se hizo de noche y entró un cap de fibló en Mallorca que mató a un guardia de seguridad que vigilaba las obras del hospital de Son Espases?

Sí, claro que me acuerdo. Se produjo sobre las cinco de la tarde a la hora de la salida de los colegios. Hubo varios caps de fibló. No recuerdo la fecha... (hace una llamada comodín)... sí, fue el 4 de octubre de 2007.

¿Cree que están más preparados ahora para prevenir una torrentada de las dimensiones de la de Sant Llorenç?

Creo que sí. Ahora tenemos más estaciones y la precisión de los modelos numéricos también ha aumentado. Pero las predicciones siempre lo son y eso no significa que sean siempre acertadas.

Este 23J se presenta caliente y no precisamente por la contienda electoral... ¿en qué condiciones iremos a votar?

Acabamos de hacer la previsión y hemos contemplado la posibilidad de poner aviso amarillo en el interior y en el sur de Mallorca por temperaturas superiores a los 36 grados y de 33 y 34 en el resto. Yo recomendaría a los habitantes del interior de la isla que evitaran las horas centrales del día si tienen pensado ir a votar. Será un día caliente.

¿Por qué cree que a la gente le gusta tanto hablar del tiempo?

Porque somos seres vivos que estamos en una atmósfera controlada por el tiempo. Y todos los seres vivos estamos influenciados por él. Afecta a nuestra forma de vestir, a nuestro ocio, a nuestra forma de trabajar...

Acabemos con algún consejo para sobrevivir a este verano.

Es fundamental hidratarse bien y estar atento a las previsiones meteorológicas que, no lo olvidemos, son valores a la sombra.