Debate de investidura. Primeros efectos de la victoria del PP

La promesa de eliminar el Impuesto de Sucesiones paraliza las herencias en vida

F. Guijarro

Las promesas realizadas por Marga Prohens en su acceso a la presidencia del Govern han provocado un frenazo en seco de las herencias en vida de Balears. El anuncio, incorporado en el pacto entre PP y Vox, de que se eliminará «en los primeros 100 días de legislatura, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones» está haciendo que los asesores legales estén recomendando a sus clientes que aplacen dar este paso hasta 2024, ejercicio para el que se pronostica un potente repunte, según pone de relieve Alejandro del Campo, del despacho DMS Legal.

Lo primero que hay que destacar es la importancia que las herencias en vida en el archipiélago, como en el caso del pacto de «definición» (donación con renuncia a la legítima) contemplado en el Derecho Civil de las islas. Basta señalar que en el año 2020 se formalizaron 4.000 de estos pactos sucesorios.

Esta donación de un adelanto de la herencia antes del fallecimiento del titular de los bienes, que habitualmente se hace de padres a hijos, supone el pago de un 1% de su valor a través del Impuesto de Sucesiones cuando no supera los 700.000 euros, y a partir de esa cantidad se va elevando esa cuota progresivamente a un 8%, un 11%, un 15% o incluso un 20%.

Lo que PP y Vox se han comprometido a hacer es a suprimir el pago de este impuesto al margen del valor de esa herencia en vida, aunque Del Campo se muestra convencido de que lo que finalmente hará el nuevo Govern balear es seguir el ejemplo de Madrid o de Andalucía, que no lo elimina pero bonifica ese impuesto en un 99% en herencias entre familiares directos, lo que hace que el desembolso final sea mínimo, incluso muy inferior al 1%.

El ahorro fiscal es tan importante que los asesores están advirtiendo a sus clientes de la conveniencia de esperar esos 100 días y aplazar la herencia en vida hasta el próximo año.