Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UGT y CCOO pedirán alzas salariales superiores a la inflación en hostelería

La fórmula que se pondrá sobre la mesa para 2023 es esperar a conocer el aumento final de los precios de 2022 y reclamar subidas superiores

Clientes y trabajadores en una terraza de Eivissa, este verano. | TONI ESCOBAR

Las reivindicaciones con las que los sindicatos van a acudir a la negociación durante el próximo año de un nuevo convenio colectivo para la hostelería balear no se van a limitar en materia salarial a compensar el aumento de los precios que se está registrando, sino que contemplan que las retribuciones se eleven por encima de lo que lo ha hecho la inflación, según se anuncia ya a la vista como se ha cerrado la temporada turística y las previsiones para la próxima.

Según señalan los secretarios generales de las federaciones de Servicios de UGT y de CCOO en el archipiélago, José García Relucio y Silvia Montejano, respectivamente, la fórmula de compensación salarial que se va a poner sobre la mesa ante los empresarios hoteleros, de restauración y de ocio nocturno contempla una subida equivalente al cierre de la inflación durante este año, y a la que se deberá añadir un aumento adicional, que todavía está por acordar por ambas organizaciones, destinado a compensar el esfuerzo que los trabajadores del sector han hecho durante este año.

El alza de los precios

Por poner un ejemplo, si el alza de precios a 31 de diciembre de 2022 se situará en torno al 6,5%, lo que ambos sindicatos quieren es que los sueldos que se abonan en este sector queden en 2023 algunos puntos por encima de ese porcentaje, garantizando así que se mejora el poder adquisitivo de los empleados del sector.

José García Relucio reconoce que la situación actual ya no permite pactar porcentajes estables en las subidas salariales sin tener en cuenta cómo están evolucionando los precios, al haber quedado atrás un periodo en el que la inflación se ha mantenido en niveles mínimos. De este modo, se recupera el sistema de conocer primero el alza de los precios del ejercicio anterior y luego sumar a éste un aumento adicional para asegurar que los trabajadores mejoran su situación económica.

Si se trata de un convenio para varios ejercicios, la reivindicación será siempre un alza que sea superior al aumento de los precios del año anterior.

Montejano apunta que el incremento de las retribuciones no va a ser la única reivindicación en la negociación, pero no oculta que previsiblemente va a ser la más importante a la vista de lo que ha sucedido este año con los precios.

Se admite que será difícil llegar a un acuerdo sin la amenaza de movilizaciones antes del próximo verano

decoration

Otras fuentes sindicales hacen un vaticinio adicional: a la vista de la oposición que las patronales están manteniendo al vincular mejoras en las retribuciones al aumento de los precios, se señala como muy probable que no se vaya a firmar un nuevo convenio para la hostelería sin pasar previamente por una amenaza de movilizaciones en las inmediaciones de la próxima Semana Santa.

Hay que tener en cuenta que el convenio de hostelería es, con diferencia, el más importante del archipiélago, al afectar a unos 140.000 asalariados. Pero además, los sindicatos son conscientes de la importancia que este acuerdo balear tiene, al servir de referencia no solo para negociar los convenios de otros sectores de las islas, sino también de ese mismo sector en otras autonomías.

Petición de restauración

En cualquier caso, UGT y CCOO no son las únicas organizaciones que van a acudir a la negociación de un nuevo convenio con reivindicaciones.

La asociación Restauración-CAEB, presidida por Alfonso Robledo, está haciendo gestiones para que se incorpore un nuevo grupo salarial, con retribuciones algo más bajas, para aquellos bares y restaurantes que se encuentran en zonas a las que no acceden los turísticas y que, consecuentemente, no se han visto beneficiados por la excelente temporada turística de este año. La idea es rechazada de forma rotunda por los sindicatos.

El convenio de hostelería contempla actualmente tres tipos de tablas salariales. El primero corresponde a los sueldos que se abonan en los hoteles de cuatro y cinco estrellas (en el que se encuentran las grandes cadenas), el segundo es la de los establecimientos de dos y tres estrellas, y el tercero para los de una estrella, la restauración y el ocio nocturno. La diferencia entre el primero y el último puede llegar a ser de 200 euros mensuales para algunas categorías de asalariados, según destacan los sindicatos.

La pretensión de la asociación de restauración es introducir un cuarto grupo, destinado a los bares y restaurantes que están ubicados en los polígonos industriales y en municipios de interior que no registran una afluencia significativa de turistas. Para ello, se ha pedido la mediación de la conselleria de Trabajo, que a su vez ha solicitado ya un encuentro con los responsables de UGT como sindicato mayoritario en el sector.

Sin embargo, tanto García Relucio como Montejano ya han advertido de que bajo ningún concepto están dispuestos a aceptar que aparezca ese cuarto nivel salarial. El primero de ellos señala que no se puede aceptar que gane más un camarero de la Plaza España que otro de Son Castelló por servir un mismo refresco.

En cualquier caso, se recuerda que en ocasiones anteriores la reivindicación de los representantes de la restauración balear antes de negociar cada nuevo convenio era contar con uno propio sin vinculación con las empresas hoteleras, algo que no sucede en esta ocasión.

Patronal y sindicatos revén menos contratos de refuerzo navideños

El pequeño comercio renuncia a elevar sus plantillas durante el mes de diciembre

La campaña navideña se va a saldar con menos contrataciones para reforzar las plantillas, vaticinan tanto patronales como sindicatos. La principal causa es el descenso en el consumo que se está detectando debido al aumento de los precios, aunque los representantes empresariales responsabilizan también a la reciente reforma laboral y a los obstáculos que ha implantado a la hora de realizar contratos temporales. Esta reducción se espera con mayor intensidad en el comercio tradicional, dado que la restauración mantiene unas previsiones similares a la de ejercicios anteriores.

Desde la patronal de comercio Afedeco y desde los sindicatos UGT y CCOO se estima que van a ser las tiendas tradicionales las que van a protagonizar el mayor recorte en las contrataciones de refuerzo, que tradicionalmente han sido aprovechadas por los jóvenes, y especialmente por los estudiantes, para obtener unos ingresos extraordinarios.

Según el presidente de esta organización empresarial, Toni Gayá, dos son las causas que explican esa rebaja en las contrataciones navideñas, y la primera es el debilitamiento del consumo, especialmente evidente en los establecimientos de textil y calzado, debido a las limitaciones en la capacidad de compra que la inflación está generando en las economías familiares. Pero a ello añade un segundo factor, y es la reciente reforma laboral que en su opinión ha hecho que los empresarios sean más reticentes a contratar para este tipo de campañas.

Compartir el artículo

stats