Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafa Ruiz exige a la APB que cumpla su palabra e impida más de dos cruceros a la vez en Ibiza

El alcalde recuerda que Vila «tiene la mayor densidad de población de Balears»

Dos cruceros en los muelles de es Botafoc en mayo del año pasado. | TONI ESCOBAR

El Ayuntamiento de Ibiza se alinea con el movimiento surgido en Palma para limitar, o regular, la llegada al puerto de cruceros turísticos. El alcalde, Rafa Ruiz, considera que la coincidencia de más de dos de estos buques es una «barbaridad, estamos totalmente en contra», y critica que «nadie ha preguntado» al Consistorio qué le parece que desembarquen a la vez miles de turistas en una ciudad ya de por sí congestionada.

La actividad del turismo de cruceros se está recuperando tras dos años de crisis profunda por la pandemia y los armadores buscan destinos atractivos. Y Ibiza es uno de ellos.

En Palma, se ha consensuado limitar este sector: sólo podrá haber tres de forma simultánea en un solo día y sólo uno de ellos podrá superar los 5.000 pasajeros. Ha sido uno de los primeros puertos en poner un tope a los cruceros. Y Vila quiere ser el siguiente.

El problema, como apunta el alcalde, es que la Autoridad Portuaria tiene constancia de la postura del Ayuntamiento: «Me juraron y perjuraron que no se iba a producir» esta coincidencia de buques. «Espero que cumplan», reclama Ruiz, que recuerda que lo solicitó cuando se comenzó a barajar la idea de regular los cruceros en Palma en un consejo de administración del organismo portuario.

Pero las previsiones para este mes de julio son peores de lo que esperaba. Este miércoles día 20 están previstas ¡cuatro escalas de cruceros el mismo día! El ‘STAD Amsterdam’ tiene programada su llegada a las 8.30 horas, el ‘Europa 2’, a las 11 horas, media hora más tarde llegará el ‘MSC Seaside’ y a las 13 horas, el ‘Aida Stella’.

8.400 cruceristas el miércoles

El primero es un velero tipo clipper que transporta poco pasaje, mientras que el ‘Europa 2’ puede acoger a 516 y más de 370 tripulantes. A estos hay que sumar los 5.179 turistas para los que tiene capacidad el ‘MSC Seaside’ (de 323 metros de eslora), y los 2.700 del último, el ‘Aida Stella’. Son casi 8.400 personas que llegarán el mismo día a Ibiza y de los que muchos decidirán pasar el día en la capital.

Rafa Ruiz considera que la decisión de limitar la llegada de estos buques a la capital balear, promovida por un movimiento ciudadano y apoyada por las instituciones locales, puede estar afectando a Ibiza por el efecto rebote. «Ya les avisé de que esto podría afectarnos porque los cruceros vasculan» entre las islas. Si no pueden amarrar en una, visitan otra. Y lamentó que se tomó la decisión de Palma «sin contar con la segunda ciudad de Balears», en relación a Vila, «sin tener en cuenta cómo nos afectaría».

"Las decisiones de Sant Antoni, Palma o Formentera afectan a Ibiza"

El alcalde de Eivissa no comparte el cierre al tráfico de mercancías y pasajeros del puerto de Sant Antoni, lo que le ha provocado alguna que otra fricción con sus compañeros de partido, el PSOE. Rara Ruiz considera que la isla «está mucho mejor con dos puertos que con uno» y se pregunta «qué haremos cuando pase algo aquí», en referencia al puerto de Vila.

El alcalde recuerda que «todas las decisiones que se toman en Sant Antoni, Palma oFormentera afectan a Eivissa y le provocan más presión» y lamenta que esto no se tenga en cuenta a la ciudad. Puso como ejemplo la limitación de las excursiones de un día desde Eivissa que reclama Formentera.«Salen excursiones de Vila pero también de Platja d’en Bossa, es Viver, Santa Eulària y Sant Antoni. ¿Qué pasará cuando las limiten? Pues que vendrán todos los turistas al puerto de Eivissa a coger un barco de línea. Porque nadie va a dejar de ir a Formentera por esto».

Además, Rafa Ruiz recuerda que toda esta actividad tiene consecuencias para el medio ambiente.Desde «los cruceros a los barcos de la línea regular y los particulares». «Por poco que contamine uno, si le sumas el efecto de todos... La calidad del aire de Eivissa ya no es buena, no cumplimos los parámetros de la OMS (Organización Mundial de la Salud) debido al tráfico de vehículos, a los efectos de Endesa, aunque han bajado por el cable, y a la actividad portuaria», detalla. 

Además, añade la contaminación «diaria» de los grandes buques de transporte regular de pasajeros, vehículos y mercancías que amarran en es Botafoc. «Es una chimenea continua, como la que teníamos en GESA», apunta como ejemplo de sus efectos el alcalde de Eivissa.

«Todo apunta a que la cifras de este año serán mejores que nunca pero cada vez veo a más ibicencos e ibicencas cansados de los récords», advierte el alcalde en relación a la saturación.

«Esta ciudad aboga por un puerto tranquilo, donde haya cruceros pero menos cantidad y más calidad, más adaptados a las dimensiones de esta ciudad», reflexiona. Y añade: «Ibiza es la ciudad de Balears con mayor densidad, 4.200 habitantes por metro cuadrado en febrero, y si a eso le sumamos los turistas, los trabajadores de temporada y los cruceristas... Si encima ese día concide que llueve, la ciudad se llenará más porque la gente entonces no va a la playa y aprovecha para venir a pasear, a comprar...».

«Más desgaste para la ciudad»

Esta avalancha de gente en momentos puntuales «conlleva más desgaste para la ciudad, para la seguridad ciudadana, más tráfico, más suciedad... Y cada vez hay más comerciantes que cuestionan la idoneidad de los cruceros, porque antes se dejaban dinero en la ciudad y ahora todos van con un paquete cerrado de visitas y no gastan tanto».

En este sentido, asegura que insistirá en «cada consejo de administración» de la Autoridad Portuaria en sus quejas y en su petición de una regulación de las escalas de cruceros en Ibiza.

Compartir el artículo

stats