Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

20 ANIVERSARIO DEL PARQUE NATURAL

Desenterrando el empedrado de la plaza salinera de la Xanga en Ibiza

Un grupo de voluntarios se suma a la labor de los arqueólogos para recuperar la antigua explanada donde se amontonaba la sal junto al primer muelle salinero de la isla dentro de los actos para conmemorar el 20 aniversario del Parque Natural de ses Salines

16

20 aniversario del parque natural de ses Salines de Ibiza

Lina Suñer, que aprendió a nadar en la Xanga entre el islote y la casa varadero de su familia, recuerda que siendo niña, tras salvar un pequeño trozo deshecho, caminaba por encima del antiguo muelle que se usaba para la carga de la sal, del que ya no queda nada a la vista. Junto a otros voluntarios, Suñer se sumó ayer a las tareas de recuperación del viejo empedrado de la gran plaza de la Xanga, que originariamente ocupaba una superficie de 6.000 metros cuadrados, donde se amontonaba la sal antes de cargarla en los barcos.

Los arqueólogos Ricard Marlasca, Josep Maria Garí y María José Escandell, de la empresa Posidonia, se encargan del laborioso trabajo, financiado por el Ayuntamiento de Sant Josep , de desenterrar «un tesoro del patrimonio de la isla», documentarlo piedra a piedra y, en una segunda fase, restaurarlo. Con motivo del 20 aniversario del Parque Natural de ses Salines, Marlasca y Garí contaron ayer con la colaboración de técnicos de Medio Ambiente y otros voluntarios como Lina Suñer, que pese a que se ha criado en este rincón de la costa de Sant Josep, desconocía la existencia de este valor patrimonial hasta que Garí y Marlasca empezaron a hacerlo aflorar. «No tenía ni idea, pero luego me interesé y me informé», explica.

Los dos arqueólogos aseguran que hay un desconocimiento generalizado sobre esta antigua plaza y la mayoría de la gente piensa que la vía pedregosa que desemboca en la Xanga es «un camino de época romana». «Mucha gente que pasa por aquí nos dice: ‘qué bien que estéis arreglando el camino romano’», apunta Marlasca, que asegura que, en principio, la plaza empedrada no tiene nada que ver con los romanos.

El conseller de Gestión Ambiental, Vicent Roig, la concejala de Medio Ambiente, Mónica Fernández, y el director general de Espacios Naturales, Llorenç Mas, observan cómo trabajan los voluntarios.. VICENT MARÍ

En realidad, es una parte del gigantesco ‘mosaico’ de piedras enterrado bajo una capa de tierra y grava que está interrumpido por los muros que encierran varias viviendas. Tampoco se puede determinar con exactitud la época en que se construyó la gran plaza. Las piedras se cimentaron sobre el terreno con arcilla roja y no hay restos de carbono que permitan datar su origen. Tampoco hay documentos, salvo un plano de la isla del siglo XVI, en el que la Xanga aparece grafiada con un cuadrado con puntos y un muelle. «Como mínimo es de este siglo», sostiene Marlasca.

Los arqueólogos prevén iniciar el próximo año los trabajos para restaurar las calvas de la plaza empedrada

decoration

El trabajo de restauración se prevé iniciar el año que viene, una vez que se haya desenterrado la ‘L’ que forma el camino de acceso a la Xanga y la zona que se encuentra frente a la costa. En la parte que ya es visible la estructura de la plaza, que se divide en cuadrículas delimitadas con piedras más grandes, se aprecian calvas. También se los parches que se pusieron antiguamente en las primeras tareas de reparación del empedrado con el uso de piedras planas. Garí recuerda que la plaza se construyó con material de la zona de es Codolar que se transportó en barcos hasta la Xanga, lo que evidencia el enorme trabajo que supuso.

Para restaurar las calvas se usarán, inicialmente, piedras que se encuentran sumergidas en la orilla y se cimentarán con cal, con la idea, además, de que el color sea algo más claro para que se pueda distinguir la parte antigua de la nueva. El tráfico de vehículos, ahora prohibido, y la erosión de la costa son los principales problemas que han afectado al empedrado.

Acompañado por el conseller de Gestión Ambiental, Vicent Roig, el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad del Govern, Llorenç Mas, visitó ayer la tarea de los arqueólogos y los voluntarios, además del punto de información montado junto a la torre de la Xanga sobre los valores ambientales del Parque Natural y su relación «con la actividad salinera». También estuvo la concejala de Medio Ambiente, Mónica Fernández.

Compartir el artículo

stats