Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer cinturón de Ibiza tendrá 120 plazas de aparcamiento

Se prevén unas 120 plazas de aparcamiento en ambos lados de la calle con puntos de recarga eléctrica entre las rotondas de ses Figueretes y Can Misses

La configuración del tramo entre la rotonda de ses Figueretes y la sede de Diario de Ibiza, en la que se elimina el paso elevado para peatones. | D. I.

Algo más de diez años después, el Consell de Ibiza está en disposición de aprobar de forma inicial el proyecto de reforma de un tramo del primer cinturón de ronda, los 750 metros que separan las rotondas de ses Figueretes y Can Misses. El proyecto es un calco del anterior, con la principal diferencia de que se incorpora un segundo acceso, subterráneo, a la estación de autobuses (Cetis).

Recreación virtual de la futura avenida de la Paz, en el tramo entre la rotonda de ses Figueretes y la de Can Misses. Consell de Ibiza

Este es un requisito al que el Consell obligó al Ayuntamiento de Ibiza y a la concesionaria de la terminal para autorizar su reapertura a finales del pasado mandato. Cuando la reforma esté acabada, los autobuses accederán a la estación por una rampa descendente que se ubicará sobre la mediana peatonal que separará los dos carriles por cada sentido y entrarán a la zona de los andenes, en sentido de las agujas del reloj, por un paso subterráneo por debajo del primer cinturón de ronda. La salida de los vehículos se hará por la vía de entrada y salida actual. La incorporación al primer cinturón de ronda se regulará a través de un semáforo, ya que por falta de espacio se eliminará el carril actual de incorporación a la vía.

El tramo de la futura vía urbana donde se halla la Comisaría de Policía y la sede de Diario de Ibiza.

La inclusión de esta nueva entrada a la terminal encarece el proyecto un 30%, con un presupuesto total de algo más de nueve millones. También se incluye una mejora en el drenaje de la calle, con capacidad de asumir el agua de escorrentía desde la rotonda de Can Sifre, según destacó el vicepresidente primero del Consell, Mariano Juan.

El tramo del instituto de sa Colomina. | D. I.

El objetivo principal de la reforma del primer cinturón es reconvertir esta carretera de la red insular en una vía municipal que sirva de conexión con todas las calles de los alrededores. Así, desde este tramo de la avenida de la Paz se podrá acceder a todas las calles que desembocan en esta y que actualmente están cortadas, como la calle Aragó o Josep Riquer i Llobet, entre otras a ambos lados.

La rampa descendente y el paso subterráneo para que los autobuses entren en el Cetis.

Eliminación de los puentes

Al convertir el primer cinturón de ronda en una calle urbana, con pasos de peatones y semáforos para facilitar el tránsito de los peatones, se eliminarán los dos puentes que atraviesan ahora este tramo del primer cinturón de ronda. La calle mantendrá dos carriles por sentido como ahora, pero se amplía notablemente la mediana para que sea un espacio de paseo para los ciudadanos.

La glorieta de Can Misses y el acceso directo a la calle Canàries.

En esta parte se incluye un carril para bicicletas (el Ayuntamiento proyecta que tenga continuidad con otro proyecto al margen de que de momento no se prevea la reforma del resto de tramos del primer cinturón), arbolado y zonas de sombra con pérgolas y la preinstalación de un sistema de paneles solares para la captación de energía solar. El proyecto no contempla la instalación de las placas fotovoltaicas, lo cual quedará pendiente.

La zona peatonal, el carril bici y al fondo se ve una de las pérgolas proyectadas.

En todo este tramo del primer cinturón se prevén, en los laterales, unas 120 plazas de aparcamiento, según indica Juan. También se instalarán puntos de recarga eléctrica para vehículos. El proyecto anterior, el de hace 10 años preveía la expropiación de un triángulo de terreno privado, con un coste de 87.000 euros, que ahora ya no será necesaria.

Compartir el artículo

stats