Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La residencia de mayores de Formentera abrirá en el mes de septiembre

El Consell presenta el espacio de atención y administración del área de Bienestar Social, que ocupa desde febrero en el Centro de Día. Formentera contará a final de año con su primera residencia pública

Los miembros del equipo de gobierno escuchan las explicaciones del director de la residencia, en la segunda imagen una de las habitaciones individuales, C.C.

La primera residencia para personas mayores dependientes de Formentera será pública y abrirá sus puertas a lo largo del mes de septiembre de este año. El conseller de Bienestar Social, Rafael Ramírez, lo anunció ayer durante la presentación de las nuevas dependencias que ocupan los servicios sociales insulares que se han trasladado a un ala del Centro de Día.

Una de las habitaciones individuales de la residencia de mayores C.C.

La presidenta del Consell, Ana Juan, destacó, que «era necesario adecuar el nuevo espacio de los servicios sociales a las necesidades actuales de los usuarios», lo que «supone un salto cualitativo tanto para los usuarios como para los trabajadores de Bienestar Social».

La vicepresidenta, Alejandra Ferrer, y la presidenta del Consell, Ana Juan, durante la visita. C.C.

Los miembros del equipo de gobierno, encabezados por la presidenta del Consell, Ana Juan, y la vicepresidenta, Alejandra Ferrer, recorrieron también las nuevas dependencias de la residencia para personas mayores.

Rafael Ramírez explicó que «con las nuevas instalaciones [de los servicios sociales], se ha reordenado el espacio, se garantiza una mejor atención, más cómoda para la ciudadanía, y también el trabajo técnico se realiza mucho mejor; por lo que la calidad y eficacia del servicio aumenta».

La residencia

Respecto a la apertura de la residencia de mayores, Ana Juan destacó que «significará un gran avance en la asistencia sociosanitaria y una gran mejora para las personas dependientes de Formentera, que hoy están en Ibiza, y para sus familias». Según los datos facilitados por el conseller de Bienestar Social, se trata de «unas diez o doce personas» que en estos momentos están en centro de la isla vecina.

Ramírez estimó que al inicio del curso escolar «ya podremos contar con esta prestación de servicio para las personas mayores de Formentera». Destacó que el modelo de atención que se va a aplicar en este nuevo centro cuando abra sus puertas «se centrará en la persona, es un modelo que persigue favorecer la independencia funcional de la gente mayor para que, dentro de sus posibilidades, sean capaces de dirigir su propia vida en función sus creencias, gustos, deseos e intereses individuales».

18 plazas

La residencia de Formentera tiene una capacidad de 18 plazas que se distribuyen en catorce habitaciones individuales y dos habitaciones dobles, cada una de ellas tiene baños habilitados, camas articuladas, armarios, mesas, sillón y amplias ventanas que dan a un espacio interior ajardinado. La comunicación con el Centro de Día se realiza a través de un pasillo, lo que permitirá compartir determinados servicios.

Pero la residencia de mayores, cuyo nombre está por decidir, también dispone de distintas dependencias comunes, tanto interiores como exteriores. Además cuenta con una sala de baño adaptado y otra de enfermería.

El presupuesto de la instalación, según explicó el conseller insular de Hacienda, Bartomeu Escandell, asciende «a unos dos millones de euros». Aunque la construcción del edificio, presupuestado en 1,2 millones de euros ha sido financiado al 70% por el Govern balear, el resto incluido los accesos, conexión al Centro de Día y mobiliario sale de las arcas insulares.

Las plazas que se ofertan en esta residencia se integrarán en la Red Pública de Atención a la Dependencia. Es decir, que previo informe de Bienestar Social se remitirán las solicitudes al Govern balear para que distribuyan las plazas, en aplicación de la Ley de Dependencia.

Compartir el artículo

stats