Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell de Formentera recibe 64 ofertas para explotar ocho quiosco de playa

Los servicios de playa incluyen las autorizaciones para las escuelas de vela, hamacas y sombrillas

El antiguo quiosco de Cala Saona ha recibido 10 ofertas.

La mesa de contratación del Consell de Formentera, constituida para resolver el concurso de explotación de los servicios de las playas de Formentera, ha recibido un total de 64 ofertas para las concesiones de los ocho quioscos de playa situados en la zona de uso y dominio público de la costa de la isla para los próximos seis años (más dos de prórroga).

Uno de los atractivos de este concurso para los licitadores es que, por primera vez, optan a una concesión y no a una autorización temporal, que era el régimen administrativo aplicado a estas instalaciones hasta ahora. En esta ocasión se trata de garantizar al titular no tener que desmontar la estructura durante ese tiempo.

El concurso convocado por el Consell de Formentera se divide en 50 lotes, entre los que se incluyen los citados quioscos, que contemplan una ocupación de 20 metros cuadrados más 10 de terraza y un baño, tal y como se describe en el pliego de condiciones. El resto de los lotes corresponden a servicios de hamacas, sombrillas y escuelas de vela.

Debido al elevado número de ofertas recibidas hasta el pasado 30 de diciembre a las 23.59 horas (fecha y hora en la que se agotó el plazo), la mesa de contratación tuvo que reunirse durante dos jornadas, el 11 y el 12 de enero.

Lo primero que detectaron los técnicos que la componen es que varias ofertas presentadas estaban fuera de plazo. Eso sí, por escasos minutos: una tuvo entrada a las 00:00 horas del 31 de diciembre, un minuto más tarde del cierre, y el resto entraron con uno, cinco y 22 minutos de retraso. Al final, la mesa de contratación acordó excluir a un total de siete licitadores por distintos errores en la presentación de sus ofertas.

Finalmente fueron admitidas 111 empresas y personas, algunas de las cuales optan a más de un lote de los servicios pero ninguna de ellas a más de un quiosco.

Antiguo chiringuito de s’Abeuradeta de Bartolo, en es Pujols, uno de los más demandados con 15 ofertas. | D.I.

Las empresas solo podían presentar como máximo ofertas a tres lotes de los 50 que se licitan, como máximo a un quiosco de tipología A, con terraza y baño, y a dos escuelas de vela.

Respecto a los cambios desde la última licitación, de mayo de 2013, hay que tener en cuenta que la Ley de Contratos del Sector Público ha cambiado, por lo que el marco normativo ahora es mucho más exigente que hace nueve años. Además, también cabe recordar que se añade que la Administración tiene la obligación de mantener la libre concurrencia entre todos los ciudadanos de la Unión Europea.

En el concurso de servicios de playa que se celebró en 2013 se distribuyeron las concesiones de playa en 48 lotes. En ese momento se presentaron un total de 108 ofertas, una cifra similar a la de este año.

Entonces surgió una fuerte tensión por uno de los quioscos en liza ya que dos ofertas presentadas quedaron empatadas a puntos y se tuvo que resolver la adjudicación por un sorteo ante el secretario del Consell.

Respecto a los cambios que recoge la presente convocatoria se da más valor, con puntuación, a cuestiones medioambientales y sociales que a la propuesta económica.

Se valoran las instalaciones del quiosco, el material del que está hecho, la gestión de los residuos que genera y la limpieza del entorno en el que se encuentra. También puntúan aspectos de experiencia profesional en el sector y de cualificación del personal. También puntúa la calidad del servicios y otras cuestiones de carácter social y de formación en igualdad y derechos laborales.

La mesa de contratación abrió el sobre número dos que contiene la propuesta evaluable. Asimismo, remitió toda la documentación presentada por cada uno de los licitadores a la técnica de Medio Ambiente para que emita el correspondiente informe.

Compartir el artículo

stats