El ministro de Agricultura, Luis Planas, envió la semana pasada a las principales organizaciones agrarias españolas (UPA, COAG y Asaja) una propuesta de plan de choque en el que se recogen 43 medidas que, según ha explicado Planas este lunes, tratan de responder a las reivindicaciones que desencadenaron las movilizaciones de los últimos dos meses. Se trata, ha dicho el titular de Agricultura, de un conjunto de propuestas, algunas de momento sin calendario de aplicación, que servirán para aliviar la situación del campo y, de paso, incentivar la incorporación de nuevos profesionales, el tan demandado relevo generacional.

Simplificación de la carga burocrática y flexibilización de plazos

Además de la aplicación de los ajustes de la política agraria común (PAC), que el martes pasado fueron aprobados por los ministros de Agricultura de la UE, y que incluyen, entre otras cosas, una exención de controles y penalizaciones de condicionalidad reforzada a las explotaciones de hasta 10 hectáreas, y una mayor flexibilidad para aplicar los ecorregímenes de la PAC en la solicitud única de 2024, en cuestiones como la reducción de carga ganadera mínima, el incremento del porcentaje de barbecho y la realización de labores superficiales en cubiertas de leñosos, el Gobierno español promete ayudas e incentivos para facilitar la aplicación del cuaderno digital de explotación, que tendrá carácter voluntario y una flexibilización de requisitos de la aplicación del decreto de ordenación bovina.

Importante también es que ya no se deberán aportar fotos georrefenciadas para demostrar el estado de los cultivos y otros requisitos establecidos en las ayudas y el retraso de un año en la obligación de adoptar el plan de abonado, dentro de las medidas de simplificación relativas al decreto de nutrición de suelos.

Finalmente, ha sido muy celebrada también la propuesta de una inspección única integrada a los agricultores y ganaderos, con el compromiso a las comunidades autónomas, para que coordinen a los servicios que realizan controles a agricultores y ganaderos, para que, con independencia del tipo de control, los reduzcan al mínimo indispensable.

Comercio internacional de productos agrarios

Un grupo de trabajo permanente se encargará, según ha anunciado Planas este lunes, de hacer un seguimiento de las exportaciones e importaciones agrarias. Es un paso adelante en una de las reclamaciones más airadas del sector primario: la competencia desleal que ejercen productos que llegan de fuera de la Unión Europea, pero sin cumplir con los estándares de producción sostenible que hay aquí. Por eso, además, el ministerio se compromete a reforzar la coordinación de los servicios de inspección en frontera a las importaciones de terceros países.

Mientras tanto, pero no podrá ser hasta después de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mes de junio, el gobierno asegura que defenderá en todos aquellos foros comunitarios y multilaterales en los que participa la aplicación de las cláusulas espejo en las relaciones comerciales. De momento, ha subrayado el titular español de Agricultura, lo que se irá haciendo es que no se autorice a nivel europeo ninguna tolerancia a la importación a través del establecimiento de límites máximos de residuos (LMR). "No será lo mismo, desde luego, pero ya supondrá un primer filtro", ha dicho.

Aplicación de la ley de la cadena alimentaria

Esta misma semana tiene previsto reunirse el ministro Planas con los miembros de la Agencia de Control e Información Agroalimentarios (AICA), que pasará a ser agencia estatal y que así verá reforzada su capacidad inspectora. Todo apunta a que su creación se podría tramitar a modo de enmienda en alguna ley que Agricultura tenga ahora en trámite, para acelerar el proceso de constitución del nuevo organismo.

El Gobierno se compromete asimismo a un incremento del número de operaciones comerciales inspeccionadas y publicación de las multas acumuladas y a mantener reuniones trimestrales, en lugar de cada seis meses, del observatorio de la cadena sobre costes y márgenes, y mayor publicación de estudios de márgenes para las distintas cadenas de alimentos.

Sistema de seguros agrarios

El de las coberturas de seguros agrarios es un tema que va a más con la aceleración del cambio climático, la sequía y los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos. El ministerio, que lleva semanas pidiendo más implicación a las comunidades autónomas en este asunto, se compromete a apoyar el apoyo del plan de seguros agrarios combinados de 2024, con un incremento de ocho puntos porcentuales a la subvención de las pólizas suscritas por los agricultores y las explotaciones prioritarias.

También se analizarán posibles instrumentos para cubrir la siniestralidad extraordinaria con fondos complementarios y se darán subvenciones máximas para agricultores profesionales, explotaciones prioritarias y jóvenes en 2025, con una exención de modulación para dichos grupos.

Medidas fiscales, de financiación y laborales

Este es posiblemente uno de los capítulos más potentes del plan de choque y también uno de los que mejor han acogido los agricultores, que solo lamentan que el anuncio se haga con la campaña de declaración de la renta ya empezada (lo ha hecho este mismo lunes). El caso es que los productores acogidos al régimen de módulos (unos 800.000 en toda España) podrán deducir un 15% del ejercicio fiscal de 2023, es decir cinco puntos más de lo que inicialmente se había previsto. Se revisará, asimismo, la consideración de los ingresos por compensación por IVA, para que de este modo más agricultores se puedan acoger a la tributación en el régimen de estimación objetiva por módulos. 

El Gobierno se compromete también a mantener, hasta el final de legislatura, la fiscalidad del gasóleo agrícola, la deducción de un 35% de la factura de carburantes y combustibles de uso agrario, y la de un 15% en los fertilizantes, unas medidas estas que fueron aprobadas ya tras el estallido de la guerra de Ucrania, pero que no se sabía cuánto más iban a durar.

En lo relativo a financiación, se establece una línea de crédito con una dotación extraordinaria de 20 millones de euros y siete para avales, con subvención del 15% del principal y de la totalidad del aval, que implica la movilización de 200 millones de euros en exclusiva para jóvenes, y una aportación de 50 millones de euros para garantizar operaciones de crédito entre 100.000 euros y 2 millones de euros por un importe total de 500 millones de euros. Es decir, se abre la puerta a una línea de créditos ICO de hasta 700 millones de euros en total.

Sanidad animal y Foro de la Ganadería Extensiva

El ministerio, en colaboración con las organizaciones agrarias y las comunidades autónomas, convocará un foro temático sobre ganadería extensiva, en la primera quincena de abril, para analizar los principales problemas y desafíos que afectan al sector, tanto desde el punto de vista sanitario como el de rentabilidad económica. Aportará la financiación de los gastos destinados a las campañas de Plan de Actuación sobre Tuberculosis, que no puedan ser cubiertos por los fondos comunitarios destinados a la sanidad animal.

Incorporación de jóvenes a las actividad agraria

El ministerio convocará una conferencia sectorial monográfica extraordinaria para abordar con las comunidades autónomas los problemas relacionados con el relevo generacional y la incorporación de jóvenes agricultores, con el objeto de elaborar una propuesta conjunta de acciones que permitan mejorar la incorporación y la visibilidad de los jóvenes agricultores, reducir las barreras de acceso a la actividad y emplear de forma más eficiente los recursos económicos de la PAC y de las administraciones nacionales.