Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Stellantis Figueruelas también producirá coches híbridos del ‘Corsa’, el ‘208’ y el Ypsilon

Los sindicatos ven con buenos ojos el futuro pero dudan del nivel de producción

Trabajadores de la planta automovilística de Stellantis en Figueruelas. Jaime Galindo

El sector del automóvil está acelerando el paso hacia el coche eléctrico, un tránsito no exento de dificultades, riesgos y dudas para los fabricantes y sus trabajadores. En este horizonte, la planta de Stellantis en Figueruelas está destinada a posicionarse como un alumno aventajado de esta transformación, con la producción simultánea de tres vehículos cero emisiones en los próximos años. En el mix de productos de la factoría también tendrán un hueco los vehículos híbridos, que representan un paso intermedio hacia enchufables puros. No obstante, los volúmenes previstos para este tipo de modelos de doble motor (térmico y eléctrico) no tendrán a priori un gran peso en el volumen total de producción.

Así lo aseguraron a este diario fuentes conocedoras de los planes industriales de fábrica zaragozana, que en los próximos meses y años va experimentar una gran transformación para la electrificación de sus líneas para el montaje de al menos tres coches enchufables. Al Opel Corsa, que se ensambla desde hace ya casi tres años, se sumará a partir del próximo verano el Peugeot e-208 y más adelante, en abril de 2024 el Lancia Ypsilon, como avanzó el jueves El Periódico de Aragón, del grupo Prensa Ibérica.

La compañía materializará la metamorfosis de Figueruleas migrando sus plataformas de producción actuales (CMP y EMP2, provenientes de PSA) a las nuevas arquitecturas modulares del grupo, denominadas STLA, que serán estándar para todos los modelos de las marcas del gigante automovilístico, utilizadas según la categoría y el segmento. La planta aragonesa se especializará en el segmento de coche pequeño de este nuevo concepto de fabricación.

Para que la hoja de ruta que ha trazado la compañía se cumpla y no sufra alteraciones será crucial el apoyo público que reciba del Gobierno central. La factoría aragonesa se hizo con 52,2 millones en la primera convocatoria del Perte Vec, proyecto estratégico para la recuperación y la transformación económica del vehículo eléctrico y conectado. La fábrica optará a la segunda línea de subvenciones, que saldrán a principios del año que viene, para lograr financiación con el que culminar el salto a plataforma electrificada STLA Small.

Reacciones de los sindicatos

Los sindicatos de la planta acogen con una mezcla de sentimientos los nuevas asignaciones de coches. Por un lado, consideran positivas las noticias que van llegando pero prefieren no lanzar las campanas al vuelo a la espera de que se produzcan la confirmación oficial y se detalles los volúmenes de producción.

"Todo pinta bien y las probabilidades de que lleguen inversiones son cada vez más altas", aseguró Sara Martín, líder de UGT en Stellantis Figueruelas. No obstante, a su juicio, está por ver si los nuevos modelos eléctricos cubrirán el vacío que dejarán el Citroën C3 Aircross y Opel Crossland, que dejarán de hacerse en esta fábrica en la primavera de 2024.

"Las expectativas son buenas, pero aún haciendo el e-208 y el Ypsilon no sé si llenaremos una de las líneas", según manifestó Juan Carlos Fandos, de CCOO, quien recordó que actualmente está sin funcionar uno de los dos turnos de noche.

Stellantis duplica la producción en Marruecos

Stellantis apuesta por Marruecos. El grupo que dirige Carlos Tavares acaba de anunciar una inyección de 300 millones de euros en su factoría de Kénitra con la intención de duplicar la capacidad de producción, hasta los 400.000 vehículos al año, creando además 2.000 nuevos empleos en la región.

"La ambición global de Stellantis se beneficiará del fuerte ritmo de desarrollo de la región de Medio Oriente y África que apunta a contribuir a crear un tercer motor para Stellantis, además de América del Norte y Europa", señaló Tavares.

Además de los 400.000 vehículos al año, la planta fabricará 50.000 unidades de los microcoches eléctricos Citroën Ami y Opel Rocks-e.

Desde una perspectiva medioambiental, Stellantis avanzó también que la planta es un modelo de optimización energética con un bajo consumo de energía por vehículo producido (425 KWh/vehículo) y pronto accederá a las energías renovables apoyadas por la estrategia nacional marroquí para la transición energética y el desarrollo sostenible.

Desde una perspectiva medioambiental, Stellantis avanzó también que la planta es un modelo de optimización energética con un bajo consumo de energía por vehículo producido (425 KWh/vehículo) y pronto accederá a las energías renovables apoyadas por la estrategia nacional marroquí para la transición energética y el desarrollo sostenible.

"Nos enorgullece anunciar hoy un gran nuevo hito en el camino de nuestra planta industrial en Kénitra, en colaboración con el Ministerio de Industria y Comercio de Marruecos", explicó M. Samir Cherfan, director de operaciones de Stellantis Oriente Medio y África, en un comunicado lanzado por el fabricante. 

Compartir el artículo

stats