Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda

La UD Ibiza no reacciona en Can Misses

0-1. El equipo ibicenco encaja su segunda derrota consecutiva en casa ante la Ponferradina, que aprovechó un error celeste en la primera parte para marcar de penalti

48

La UD Ibiza no reacciona en Can Misses Vicent Marí / J.A. Riera

La historia vuelve a repetirse. La UD Ibiza ha encajado esta tarde su segunda derrota consecutiva en casa, también de penalti, frente a la Ponferradina, en un encuentro gris marcado por el viento y el intenso frío. El equipo ibicenco se ha topado con la muralla berciana del cuarto clasificado y encadena tres jornadas sin conocer la victoria. Los de Carcedo han vuelto a conceder una pena máxima, como ante el Almería, y Naranjo ha establecido el 0-1 pasada la media hora de juego.

Con tres novedades en el once respecto al empate cosechado en El Alcoraz y una renovada pareja de centrales, el equipo escogido ayer por Carcedo arrancó el duelo con el viento a favor pero con dos saques de esquina en contra. El segundo de ellos fue una acción de pizarra que a punto estuvo de sorprender a los isleños, que tardaron un buen rato en entrar en calor.

El fútbol se estaba resintiendo debido a la presión alta de ambos equipos y a las fuertes rachas de aire, pero la Ponfe se había adaptado mejor al gélido ambiente y generó las primeras aproximaciones de peligro. La movilidad de Dani Ojeda y de Naranjo entre líneas tuvo mucho que ver en el buen arranque de los bercianos.

Naranjo fue el encargado de establecer el 0-1 desde los once metros en el minuto 32

decoration

Tras una buena arrancada de Bogusz por banda izquierda llegó una falta lateral que botó Manu Molina al segundo palo, donde desvió con apuros a córner la zaga leonesa. Fue la primera tentativa en ataque de los ibicencos, pasado el cuarto de hora inicial. Pasaron varios minutos de transición hacia un dominio celeste, cuando Bogusz vio otro aclarado por el perfil zurdo y sirvió a la espalda para la carrera de Herrera, cuyo balón al área no logró atajar Amir poniéndole suspense a un rechace que acabó despejando su defensa.

Cuando parecía que el Ibiza había alejado el peligro de sus dominios, un desajuste en las marcas brindó a la Ponfe un pase filtrado a la espalda de Fran Grima y de Gálvez, ante el que dudó Germán en su salida. El balón se frenó por el viento y llegó antes Naranjo, que fue derribado por el guardameta ibicenco sobre la línea del área. Tras consultas con el VAR, el propio Naranjo fue el encargado de establecer el 0-1 desde los once metros (min. 32). La historia se repetía con distintos protagonistas y una misma e ingenua víctima.

Acariciando el descanso pudo asestar un nuevo golpe la escuadra de Jon Pérez Bolo tras otro error no forzado de los celestes, ahora cometido por Morillas, pero el tanto de Sergi Enrich a centro de Espiau fue invalidado por fuera de juego. Así acabó un primer tiempo frío y adverso para el recién ascendido.

Descanso

Tras el paso por vestuarios el primero en probarlo fue de nuevo el cuadro berciano, en un disparo ajustado de Agus Medina desde fuera del área que no encontró portería. En respuesta, Herrera intentó un remate muy forzado que fue a las manos de Amir, y poco después un cabezazo de Amo a la salida de un córner a punto estuvo de sorprender a Germán. A continuación fue Ekain quien intentó un testarazo a centro de Bogusz. El Ibiza se estiró y eso provocó alternativas para ambos equipos en un inicio mucho más abierto y vivo que en la primera mitad.

Carcedo movió el banquillo dando entrada al extremo Miki Villar y al punta Sergio Castel. Sin embargo, fue la Ponfe quien perdonó la sentencia en un rápido contragolpe, tras un córner favorable a los celestes. Agus Ojeda hizo la transición y cedió al hueco para Edu Espiau, que resolvió con un fuerte punterazo que salió rozando el travesaño (min. 61).

Pero insistía el Ibiza, más vertical y directo, obligado por otro resultado adverso en Can Misses. Dispuso de un puñado de saques de esquina, pero fue tras una cabalgada de Herrera por la izquierda cuando más cerca tuvo el empate, pero el disparo de Villar en el segundo palo se marchó fuera. A la desesperada, Carcedo introdujo más pólvora en ataque con Nono y Davo, pero cada llegada, cada centro al área, chocaba contra la pétrea muralla berciana, o la ibicenca, como en un disparo de Castel con marchamo de gol que repelió su compañero Fran Grima. Con más voluntad y desorden que criterio apretó el bloque ibicenco hasta el final, pero la falta de profundidad y de acierto fueron suficientes para que volaran de nuevo los tres puntos de Can Misses. 

Compartir el artículo

stats