25N

Tributo a lo grande «a la mujer y la diversidad» de Aída Miró

La artista Aída Miró crea un gran mural en el centro de salud de Sant Jordi con motivo del 25N

‘Sororidad’ es el título del gran mural que luce desde la pasada semana en el centro de salud de Sant Jordi y que lleva el sello inconfundible de una de las creadoras de arte urbano más conocidas de Ibiza, Aída Miró. La obra es un encargo del Ayuntamiento de Sant Josep con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el próximo 25 de noviembre.

Fue el departamento de Igualdad de la administración municipal josepina el que contactó con Miró para proponerle el proyecto. Como la propia artista explica, desde el Consistorio le dieron vía libre para escoger el diseño que considerara más oportuno para el 25N. Ella decidió reproducir en gigante una obra que ya había pintado antes en lienzo y que «es un tributo a la mujer y a la diversidad». Lo único que ha cambiado, detalla, «es el fondo, que ha pasado del rojo al azul cielo».

Tributo a lo grande «a	la mujer y		 la diversidad»

El mural de Aída Miró luce en una fachada lateral del centro de salud de Sant Jordi, / Toni Escobar

La imagen plasmada a golpe de espray en una de las fachadas laterales de la infraestructura sanitaria reproduce los rostros de tres mujeres muy sonrientes, una oriental, otra de color y una blanca. Dos de ellas, detalla Miró, tienen nombre propio: «Son Edith y Elena, componentes de la Colla de l’Horta de Jesús». Las jóvenes se están haciendo un selfie ataviadas con el traje tradicional ibicenco antes de participar en una ballada. Este mural, dice la autora, quiere transmitir «diversión, amistad y compañerismo», en definitiva, sororidad. Además, a través de las vestimentas de sus protagonistas, Miró hace alusión al folclore y a las nuevas generaciones implicadas en la conservación de las tradiciones ibicencas.

Un mural complejo

La artista ha invertido siete días y aproximadamente «200 espráis» en realizar este trabajo, que tiene unos diez metros de altura por otros diez metros de ancho. Para crearlo ha tenido que subirse a una grúa de brazo de 16 metros.

Probablemente, ‘Sororidad’ es uno de los murales más grandes y complejos que ha realizado hasta ahora Miró, según ella misma reconoce. Comenzó a trabajar en él el lunes de la semana pasada, trazando con aerosol sobre la fachada del centro de salud una serie de marcas que confundieron a más de un viandante. Hubo quien, llevado por la curiosidad, no dudó en interrogar a la creadora para que le explicara el significado de aquello que a simple vista parecía una sopa de letras. Ella les aclaró que aquellos símbolos eran sus guías para orientarse a la hora de pintar.