Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El miedo al “pinchazo” a las mujeres se propaga en las redes sociales

El pánico y la falta de información llevan a muchos jóvenes a "compartir cosas antes de valorar si es cierto o no" y algunos contenidos falsos se viralizan "por el hecho de ser alarmantes", sostienen los expertos

El miedo al “pinchazo” a las mujeres se propaga en las redes sociales

La cantante Belén Aguilera llegó a Candás el pasado domingo para actuar en el concierto de "Los40 Summer Live". Al bajarse del escenario compartió varios Stories (contenido que desaparecen en un día) en su Instagram –donde suma más de 200.000 seguidores– para mostrar su repulsa ante los casos de "pinchazos" en las fiestas de San Félix. El mensaje de la joven artista que formó parte del equipo de Melendi en el programa "La Voz" en 2016 fue el siguiente: "Me he ido llorando tristísima por la impotencia. Odio decir esto, pero tías hay que hacer piña y cuidarnos entre nosotras porque si no nadie va a hacerlo". Al cabo de unas horas le tocó rectificar porque "todo era un bulo".

Su caso ejemplifica la psicosis que se ha desatado en redes sociales en torno a la sumisión química. El miedo está dando lugar a informaciones virales sobre un tema muy llamativo y desconocido del que circulan muchos contenidos falsos. Los expertos aconsejan poner siempre en tela de juicio la veracidad de todo lo que circula en internet y verificar la fuente.

Lo que ocurrió en Candás terminó con la intervención de la policía. Los agentes tuvieron que auxiliar a un hombre al que se le acusaba de ser el responsable de los pinchazos y estaba "acorralado". No tenían pruebas contra él. No hubo denuncias por casos de sumisión química esa noche. La popular cantante tuvo que rectificar. Reconoció haber publicado de "manera compulsiva" en redes, pero reiteró su preocupación: "Sigo manteniendo que debemos cuidarnos lo máximo posible".

Viernes a las cinco de la mañana. Eva estaba con sus amigas en una discoteca de Mataró cuando notó un pinchazo en la pierna izquierda. Al principio pensó que era "paranoia", pero se empezó a encontrar mal y fue al baño. Se vio el pinchazo y acudió a los responsables de seguridad del local (a los que terminó denunciando por omisión de socorro). Después, se fue al hospital. "Me hicieron analíticas, pruebas de orina y me tuvieron en observación hasta que estuve mejor y me dieron el alta. El mismo día por la noche estuve con vómitos y me ingresaron de nuevo". Lo cuenta todo en TikTok, la red social más popular entre los jóvenes, y lanza una advertencia: "Avisad a vuestras amigas y familiares de que tengan cuidado si van a salir de fiesta. Yo no saldría". Con su vídeo logró el apoyo de toda la comunidad, que aplaudían que hubiese compartido su caso.

"El pinchazo que más me ha tocado las narices es el de la cría de Gijón. Una cría de 13 años en su puñetero pueblo y con sus padres en la misma verbena… No hay vergüenza. ¡Qué asco de sociedad!". De forma muy enérgica, Esther también utiliza TikTok para mostrar su enfado y temor ante lo ocurrido en fiestas y discotecas. En Asturias, una joven comenzó a sentirse mal tras notar un pinchazo el fin de semana pasado, durante las fiestas del barrio gijonés de Montevil. Fue trasladada por la Policía Nacional al Hospital de Cabueñes, donde los análisis revelaron que en su organismo había restos de MDMA líquido, una droga conocida como éxtasis. Finalmente los segundos análisis dieron resultado negativo.

Fiestas de Viladamat (Gerona), hace una semana, una joven con la voz ronca tras pasar toda la noche de fiesta cuelga un vídeo en TikTok para contar que han pinchado a una joven donde ella estaba. "Chicas, muchísimo cuidado; dentro de nada nos van a pinchar hasta por la calle", alertaba. El suceso ocurrió y la noticia saltó al día siguiente cuando la agredida denunció. La sumisión química no tuvo consecuencias, según los informes clínicos. Hasta el momento ninguna de las denuncias presentadas va asociada a otros delitos como agresiones sexuales o robos.

Miedo viral

"¿Qué está pasando?" es la pregunta que más se repite en redes sociales. Nadie entiende nada y se ha generado un pánico generalizado similar al que produjo el covid durante el confinamiento. ¿Por qué las informaciones sobre el "pinchazo" se hacen virales? Alexandre López-Borrull, profesor de Ciencias de la Información y la Comunicación en la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) lo atribuye a tres factores: el miedo, la sobreinformación en medios y los interrogantes que genera el tema. El problema es que no todo lo que se comparte es verdad. "Cuando existe una gran cantidad de información, mayor es el riesgo de que fluya desinformación, por proporción y porque es un tema de tendencia donde colar bulos con intención política o económica nos puede llevar a ver contenidos que falseen los casos", argumenta.

El miedo que generan los temas sanitarios hace que el contenido sobre el tema vuele por la red. "El miedo, racional o no, nos hará tomar decisiones como compartir cosas antes de valorar si es cierto o no, y puede ayudar a viralizar contenidos falsos por el hecho de que sean alarmantes", aclara López-Borrull. Además, existen muchas incógnitas en torno a esta nueva forma de suministrar sustancias con una jeringuilla. Y si hay preguntas, hay contenidos que tratan de resolverlas, con más o menos rigor.

A Noelia Bermejo, una farmacéutica murciana, le encanta TikTok y ha hecho de esta red social su consultorio particular. Noelia Farma, como se hace llamar, divulga todo tipo de contenido con "información real". "El tema de la sumisión química es reciente y hay muchas líneas de investigación por lo que hay que hablar desde la realidad que conocemos hasta ahora, sin hacer conjeturas”, defiende. Hace unos días explicó a sus más de 107.000 seguidores cómo actuar en caso de recibir un pinchazo en una discoteca. El tema generó controversia. "Una parte del público presentó dudas acerca de si este ‘boom’ con el tema de la sumisión química responde o no a otros intereses ya que no desembocaron en denuncias por robo o agresión sexual; otros, quieren saber qué tipo de drogas son las más usadas", explica. En su relato ha omitido el dato sobre qué sustancias se usan para no propiciar su compra con fines malintencionados.

Los datos del Instituto Nacional de Toxicología de los últimos cinco años indican que aproximadamente en el 33% de las agresiones sexuales, es decir, en una de cada tres, los agresores han cometido la violación gracias a que la víctima estaba bajo la sumisión química, es decir, bajo los efectos del alcohol, las drogas o fármacos sedantes o ansiolíticos que provocan un estado de inconsciencia que genera confusión.

¿Qué hacer ante un "pinchazo"? "Si lo sientes tienes que comunicarlo cuanto antes a quien sea, avisar al personal de seguridad, llamar al 112 y acudir al hospital", explica en su vídeo Noelia Farma. Y añade: "No te cambies la ropa que lleves ese día ya que en el hospital pueden someterla a algún análisis". Lo más importante ante la sospecha de haber recibido una inyección en una fiesta es actuar rápido. Por el contrario, a la hora de compartir en redes informaciones sobre el tema lo más prudente es pensárselo dos veces.

Compartir el artículo

stats