Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sant Josep y Sant Antoni rehúsan aclarar si los taxistas tienen que explotar sus licencias en exclusiva

El PP pide al conseller de Movilidad que sea «tajante» y aclare si el alcalde de Sant Josep incurre en «fraude de ley»: «No puede ser que diga que una práctica está prohibida y se la permita a un alcalde de su partido»

Grupo de taxis estacionados en la parada del aeropuerto de Eivissa. | VICENT MARÍ

Los gobiernos de Sant Josep y Sant Antoni rehúsan aclarar si el titular de una licencia de taxi tiene la obligación de explotarlo en exclusividad, sin otro trabajo. Como dijo el conseller balear de Movilidad y Vivienda, Josep Marí Ribas, el martes en el Parlament la ley balear 4/21014 de transportes terrestres de Balears «deja un pequeño espacio de interpretación» sobre esta cuestión, pero, en este caso, ni Sant Josep ni Sant Antoni quieren manifestar cuál es la suya. Ambos se limitan a decir que las ordenanzas que regulan el taxi están adaptadas a la ley balear de 2014. ¿Pero tienen la obligación de explotar la licencia con exclusividad? No hay respuesta.

Mientras los ayuntamientos se niegan a aclarar esta cuestión, los taxistas sí interpretan que la ley balear permite explotar una licencia sólo con conductores asalariados y trabajar por cuenta ajena. Es el caso, por ejemplo, del alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, que cuando sustituyó hace unos meses al ahora conseller de Movilidad dejó de conducir el taxi que posee (su licencia es de Sant Antoni) y pasó a tener dedicación exclusiva en el Ayuntamiento. Guerrero rehusó ayer atender a este diario. El responsable de prensa deSant Josep justificó que el alcalde sólo iba a decir que la ordenanza municipal está adaptada a la ley balear.

El primer teniente de alcalde de Sant Antoni y responsable de movilidad, Joan Torres, sí atendió la llamada de este diario, aunque también se limitó a decir que «la ordenanza municipal está adaptada a la ley balear como ha hecho otro ayuntamiento [Sant Josep]».

La interpretación de Marí Ribas

Sin embargo, Marí Ribas aseguró en el Parlament que, según los juristas de su conselleria, la exclusividad de la explotación de un taxi está regulado por el decreto nacional de 1979, que lo prohíbe explícitamente, aunque agregó que los taxistas «también pueden tener trabajadores», tal como determina también el citado reglamento estatal. De hecho, todos los titulares de la licencia de un taxi tienen trabajadores contratados para explotar sus vehículos, al menos en verano (para cubrir las 24 horas). A diferencia de Sant Antoni y Sant Josep aunque rehúsen reconocerlo públicamente, el Ayuntamiento de Ibiza sí les obliga (a los titulares) a conducir el taxi y a no tener otro trabajo por cuenta ajena.

El grupo del PP de Sant Josep exigió ayer al alcalde, Ángel Luis Guerrero, y a la Federación Socialista de Ibiza, cuyo secretario general es el conseller de Movilidad, que expliquen si el primer edil del municipio «puede mantener una licencia de taxi que no explota».

«No puede ser que si el Govern cree que una práctica está prohibida la permita, ni más ni menos, que a un alcalde de su partido», advirtió el portavoz del PP en Sant Josep, Javier Marí, que agregó que el conseller ha de ser «tajante»: «O se puede mantener una licencia de taxi en propiedad y, a la vez, un cargo político con dedicación exclusiva, o no; pero no puede insinuar que el alcalde posee una licencia de taxi en fraude de ley y luego pensar que no habrá mayores consecuencias». Asimismo, pide a Marí Ribas que «haga los deberes» y «acabe con la ambigüedad» normativa, al tiempo que dice que Guerrero debe dar «las explicaciones que merecen los ciudadanos».

Compartir el artículo

stats