Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern destina 4.640 millones de euros en diez años a inversiones

Se estima que se crearán a 71.000 empleos en las islas

Imagen de la presentación del plan de inversiones estratégicas. | CAIB

Invertir 4.640 millones de euros, buena parte de ellos procedentes de los fondos de la Unión Europea, a lo largo de una década, lo que supone la mayor dotación de la historia de las islas, según palabras de la presidenta Francina Armengol. Ese es el objetivo del Plan de Inversiones Estratégicas presentado ayer por el Govern frente a representantes de una gran parte de la sociedad balear, y que incluye proyectos como el tranvía de Palma, la ampliación de los puntos de carga para vehículos eléctricos, la reconversión de zonas turísticas maduras, la transformación de Es Murterar y de la fábrica de cemento de Lloseta, la mejora de los acuíferos y de los ecosistemas marinos y un largo etcétera de actuaciones. Para dar mas relevancia al acto, al mismo acudieron representantes de las patronales, sindicatos, Administraciones, Universitat, grupos políticos y diferentes organizaciones sociales. Con la ausencia destacada de Partido Popular y Vox.

Según los datos facilitados por la presidenta balear, este paquete de inversiones va a conllevar la creación de 71.000 puestos de trabajo y va a provocar un aumento del 0,7% anual en el Producto Interior Bruto de las islas. Aunque las inversiones previstas se van a financiar principalmente con los fondos europeos, también habrá aportaciones estatales, de las Administraciones del archipiélago y del sector privado.

Para presentar las actuaciones previstas desfilaron por el estrado, además de Armengol, el vicepresidente Juan Pedro Yllanes, y los consellers de Medio Ambiente y de Fondos Europeos, Miquel Mir y Miquel Company respectivamente.

Con esos 4.640 millones de euros se van a financiar 91 proyectos calificados como «estratégicos» para las islas y que giran en torno a cuatro ejes: diversificación de la economía del archipiélago para reducir la dependencia turística, sostenibilidad, mejora de la competitividad y aumento de la cohesión social.

Más fondos para movilidad

El paquete de fondos más importante se va a dirigir a la «movilidad sostenible y descarbonizada», para la que se van a dirigir uno de cada cuatro euros del plan, es decir, 1.220 millones, según se ocupó de destacar Yllanes.

Bajo esa denominación aparecen actuaciones como el proyecto de tranvía de Palma, la prolongación de la actual línea de metro hasta el Parc Bit, la compra de nuevos trenes eléctricos para mejorar los servicios ferroviarios, la ampliación de los puntos de carga para los coches eléctricos, la creación de vías exclusivas para el transporte público en la red de carreteras, o el desarrollo de nuevos carriles bici, por citar algunos ejemplos.

El segundo paquete de inversiones más elevado, también dentro del eje de la sostenibilidad, es el enmarcado dentro del «ciclo del agua», al que se destinan 685 millones de euros.

En este grupo aparecen actuaciones como las destinadas a frenar las pérdidas en las redes municipales de distribución, la renovación de la desaladora de Palma para permitir que también genere energía eléctrica, la creación de infraestructuras de abastecimiento y para la gestión del riesgo de inundaciones, la mejora de las instalaciones de depuración incluyendo la construcción de una nueva planta en Palma, o la modernización de los sistemas de regadío con agua depurada.

Enmarcado en el eje de diversificación económica, se dedicarán 492 millones de euros al «crecimiento inteligente y ecosistemas de innovación», capítulo que incluye el impulso al distrito de innovación previsto en el barrio de Llevant de Palma, la consolidación del Parc Bit para acoger a más empresas, la construcción de un parque industrial en Inca, o la creación del hub audiovisual de Balears para desarrollar la industria de este tipo de contenidos.

Modelo turístico

En el eje de la competitividad destacan los 460 millones de euros que se dedican al «modelo turístico y circularidad». En este apartado se han incluido el avance en la reconversión de las zonas turísticas maduras, la mejora en la gestión de residuos, la promoción de la economía circular (favoreciendo la reutilización), o la puesta en marcha del hub internacional de innovación turística.

Se fija una partida de 440 millones de euros para la «resiliencia del sistema sociosanitario y el nuevo modelo de atención a la cronicidad y la dependencia», en la que se enmarcan actuaciones como la reconversión del antiguo hospital de Son Dureta para dedicarlo a la atención de pacientes crónicos.

Se dedican 158 millones de euros para impulsar la vivienda y la regeneración urbana, con actuaciones integrales en barrios; otros 182 millones para «economía azul», como la mejora de la competitividad de las empresas del sector marítimo; 285 millones para educación y nuevas políticas de empleo; o 253 millones para energías renovables y lucha contra el cambio climático, por citar otros ejemplos.

Un aspecto destacado desde el Govern es que este plan ha sido posible gracias a la participación en su elaboración de diferentes representantes de la sociedad balear.

Compartir el artículo

stats