Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Críticas a Educación por prescindir de cinco educadores sociales en Ibiza

Docentes y padres de los alumnos lamentan la decisión de la conselleria de Educación y Formación Profesional de prescindir de los educadores sociales que se habían implantado en los institutos a partir del programa de previsión del abandono escolar en Balears

El IES Algarb, uno de los cinco institutos de les Pitiüses que se quedara sin educador social a partir del curso que viene.

El IES Algarb, uno de los cinco institutos de les Pitiüses que se quedara sin educador social a partir del curso que viene. Vicent Marí

La comunidad educativa de Ibiza ha denunciado la decisión de la conselleria de Educación y Formación Profesional de prescindir de 25 educadores sociales en los institutos de Baleares, cinco de ellos en Ibiza. «Se estima que se quedarán unas 3.000 familias desamparadas, sólo en el IES Algarb ya son 106 las que dejarán de tener la atención personal y especializada que ofrecemos los educadores sociales», explicó Maria Escrivà, la educadora social que ha trabajado durante cuatro años en el instituto de Sant Jordi. Maria es una de los 25 educadores sociales que contrató la conselleria a partir del programa de previsión del abandono escolar de los alumnos de educación Secundaria de Baleares, un programa que tenía previsión de durar como mínimo, tres años más.

«La conflictividad aumenta cada año en todos los centros y figuras como el del educador social en los institutos pueden ayudar a combatir estas cifras. Perderlos significaría un retroceso educativo», aseguró Rafael Recio, director del IES Algab: «Durante estos cuatro años la figura del educador social se ha convertido en una parte fundamental en la vida de un instituto». Anteriormente, al proyecto para la prevención del abandono que se puso en marcha el curso pasado, ya se aplicó en 2017 el programa Tisoc, que duró tres años. Por eso, los educadores sociales llevan en los institutos cuatro años. Escrivà explica: «Llevo todo este tiempo trabajando en el mismo centro, las familias ya me conocen y los chicos y chicas ya tienen confianza conmigo, acuden a mí».

Decisión repentina

Desde el Col·legi d’Educadores i Educadors Socials de les Illes Balears (Ceesib), denuncian que no entienden esta decisión tan repentina e inesperada, cuando se ha demostrado que los resultados y las valoraciones del trabajo de los educadores son muy positivos. También han remarcado en una carta de reivindicación que durante el mes de setiembre de 2020 la conselleria informó al Ceesib que la duración del proyecto sería de tres años y aseguran que comunicaron: «la desaparición de la figura del educador social repercutiría negativamente en la calidad de los servicios prestados y en el tiempo dedicado al alumnado en riesgo de abandono». «El 19 de marzo nos volvieron a notificar desde conselleria que había presupuesto para continuar con el proyecto, es más, contrataron a una compañera que se incorporó el día 7 de junio. Esta chica vino desde otra comunidad porque en principio tenía un contrato con continuidad», cuenta Escrivà.

La Conselleria, por su parte, explica que se pretende substituir la figura del educador social por otro perfil de profesional docente, un PTSC (Profesores Técnicos en Servicios a la Comunidad). Pero desde el Ceesib denuncian que estos profesionales, en su gran mayoría, no son educadores sociales. Los PTSC normalmente no tienen ni los conocimientos ni la formación suficiente para llevar a cabo las mismas funciones que efectuaban los educadores sociales en los centros educativos.

Quejas de los institutos y familias por la decisión

«Las familias nos hemos sentido escuchadas, respaldadas, acompañadas, asesoradas y ayudadas en momentos donde nos hemos sentido incapaces de comprender las necesidades cambiantes de nuestros hijos», explican en una carta a la conselleria las familias del IES Algarb para defender la figura del educador social en los centros. «Nos sentimos engañados», aseguran.

Padres de los alumnos del Algarb se quejan de la decisión que ha tomado la conselleria

decoration

Ayuda a los más vulnerables

Los padres y madres piden que se analice el impacto que ha tenido la figura de los educadores sociales, porque aseguran que las estadísticas y las cifras de los problemas en el centro han mejorado mucho: «Con esta decisión se suprime la atención, el apoyo y el asesoramiento del alumnado más vulnerable».

Además de las familias, los directores de los institutos que han participado en el programa aseguran que hicieron una reunión con la conselleria para pedir que no finalizara el proyecto, por los buenos resultados que se estaban obteniendo, y pedían que se ampliara a otros institutos.

"Las familias nos hemos sentido escuchadas y respaldadas en momentos difíciles"

decoration

Por su parte, el Ceesib ha querido dejar claro que el trabajo que ellos realizan forma parte exclusivamente de las competencias profesionales de un educador social. Por eso afirman en la carta a la conselleria: «Se ha demostrado que gracias al trabajo de los educadores en los centros se ha reducido la conflictividad del alumnado, ha mejorado la comunicación entre los centros y las familias, se ha fomentado la cooperación entre entidades y recursos, se ha acompañado de manera más efectiva en los procesos psicológicos, sociales y familiares de los alumnos y han acercado la comunidad educativa a los centros».

Compartir el artículo

stats