Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia destruye el 36% de los empleos fijos discontinuos de Ibiza

En mayo había de alta 10.971 fijos-discontinuos en la isla, 6.242 menos que en el mismo mes de 2020. La construcción es el único sector que ha recuperado todo el terreno perdido durante la crisis del covid

La pandemia destruye el 36% de los empleos fijos discontínuos de Ibiza

La pandemia destruye el 36% de los empleos fijos discontínuos de Ibiza

Los datos laborales del mes de mayo confirman el pesimismo del informe presentado el jueves por la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB). En efecto, las Pitiusas han empezado «con mal pie» el año, con una caída del PIB de en torno al 20%, y eso tiene, lógicamente, una traducción muy negativa en el empleo. Según los datos que acaba de publicar el Ibestat, Ibiza registró 58.671 afiliados a la Seguridad Social en el mes de mayo, un 4% menos (2.468 puestos menos) que hace justo un año. No se ha recuperado aún, pues, el empleo perdido al comienzo de la pandemia, por lo que se acrecienta la distancia respecto al último año normal, 2019: hay ahora 20.516 cotizantes menos que entonces (-26%). Hay que remontarse a 2014 para encontrar una cifra tan escasa.

En Formentera van algo mejor. Allí se contabilizaron 4.785 empleos en mayo (como en 2015), un 14,2% más que en 2020, pero aún un 19,4% por debajo del dato de 2019.

Las restricciones, la incertidumbre y, sobre todo, que no abunden las buenas noticias desde el Reino Unido hacen mella en el mercado laboral, en el que los más perjudicados están siendo los fijos discontinuos. El Ibestat elabora desde hace justo un año un nueva estadística mensual de afiliados al régimen general de la Seguridad Social según su contrato que pone en evidencia esa situación: en mayo había de alta 10.971 fijos-discontinuos en Ibiza, 6.242 menos que en el mismo mes de 2020, lo que supone un descenso del 36,2%. No hay datos de mayo de 2019, pero si se pudieran comparar, el batacazo sería aún mayor, si cabe.

Sube la temporalidad

En esa estadística se observa cómo sí se reponen un 2,2% (376 nuevos empleos) los trabajadores con contrato indefinido a tiempo completo y a tiempo parcial (de estos últimos, sólo cuatro más, pero algo es algo). Lo que aumenta es la temporalidad: los empleos no indefinidos (12.906 en mayo) crecieron un 25% en términos interanuales.

Formentera va a otro ritmo: el número de trabajadores con contratos indefinidos a tiempo completo se ha incrementado un 5,7% (775 en total, 42 más), mientras que los fijos discontinuos (1.624) sólo han caído un 2%. Eso sí, se ha registrado un subidón de los empleos temporales: 1.117 formenterenses están sujetos a contratos de ese tipo, un 71,5% más que en 2020.

Aumentan los autónomos

Caen las afiliaciones generales respecto a 2020, pero, curiosamente, crece el número de autónomos, algo parecido a lo sucedido durante la anterior crisis, quizás por ser un recurso de auto empleo. Así, en Ibiza había de alta el pasado mes 12.962 autónomos, un 5,4% más que 12 meses antes (667 más), pero aún un 6,5% por debajo del registro de 2019 (cuando había 899 más que ahora). Hay que remontarse a 2017 para hallar una cifra similar en mayo, que es cuando se activa la maquinaria turística ibicenca. En Formentera ha sucedido lo mismo: hay justo un millar de autónomos, un 13,6% más que los 880 de 2020, pero un 9,6% por debajo del tope histórico alcanzado en 2019 (1.106).

Comercio, alojamiento y restauración, a la baja J.A. Riera

La construcción recupera lo perdido

No todos los sectores están padeciendo de la misma manera los rigores de la actual atonía económica. Mientras la hostelería y la restauración sufren, la construcción vive un momento dulce con 8.596 empleos en mayo, casi los mismos que tenía en 2019 (sólo cinco menos), año en el que se tocó techo tras una década de continuo crecimiento. Ha recuperado un 4,6% de afiliados en un año, especialmente en la construcción de edificios, que no sólo ha remontado respecto a 2020 (+8,6%), sino también en comparación con los datos de 2019 (+4,6%): en ese sector hay dos centenares de albañiles más que hace dos años. Las actividades de construcción especializada sólo recuperan 10 empleos en 12 meses, pero siguen un 4,7% por debajo de los que había en 2019. En Formentera, sin embargo, el ladrillo sigue a la baja: tiene 450 cotizantes, casi 60 menos que hace un año (curiosamente, subió entonces, en pleno confinamiento, su número) y 37 menos que hace dos.

Comercio, alojamiento y restauración, a la baja

El ladrillo es la cara. La cruz es el resto de sectores. En el comercio al por mayor se han reducido los empleos un 4% respecto a 2020, y aún siguen un 22% por debajo de los que se registraron en 2019. En el comercio al por menor (las tiendas), con una caída interanual acumulada del 3,2%, tienen un 26% menos de puestos de trabajo que hace dos años: ahora trabajan en ese sector 1.879 personas menos que entonces. Pero los datos más catastróficos son los del alojamiento, donde se han borrado el 25% de los afiliados a la Seguridad Social que había hace un año y un 50% de los que había en 2019. Ahora cuenta con 7.419 empleos, que son casi 2.500 menos que en 2020 y 7.563 menos que hace 24 meses (cuando había el doble que ahora). En la restauración, el descenso es de casi el 7% si se compara con los datos de 2020, pero del 42% si se toma como referencia 2019: ahora hay 6.209 camareros y cocineros menos que cuando no cabía en la imaginación que un virus nos hiciera la pascua de esta manera. Este panorama cambia en la pitiusa del sur, donde el comercio al por menor ha recuperado un 19% de su empleo (pero aún es inferior un 25% respecto a 2019); los alojamientos han sumado un 21,5% de cotizantes (pero les queda otro 19,4% para alcanzar el techo prepandemia), y la restauración incrementa sus afiliados en un 26,7% (si bien son aún un 30% menos que los que había hace dos años).

Sant Antoni se desangra

No todos los municipios de Ibiza padecen esta crisis de la misma manera. Tanto en Vila (1.718 puestos menos, -6%) como en Sant Antoni (691 afiliados menos, -8,8%) se han destruido muchos empleos en el último año, mientras que en Sant Josep se han recuperado 29 y en Sant Joan y Santa Eulària sólo se han perdido 41 y 47, respectivamente. En cualquier caso, todos siguen muy lejos de los registros de 2019: en Vila hay un 25,6% menos; en Sant Josep, un -28,7%; en Sant Joan, un -26%, y en Santa Eulària (el que mejor comportamiento está teniendo), un -18,3%. El peor dato es el de Sant Antoni: -34,5%, con 3.734 trabajadores menos que hace dos años, una cifra que incluso es superior a la de la Villa del Río, a pesar de que en esta suele haber un 50% más de empleo.

1.689 empresas menos que en 2019

Hay 4.220 parados de larga duración en las Pitiüses, cuatro veces más que los existentes hace un año

decoration

63.456 afiliados a la Seguridad Social en las Pitiüses

En el pasado mes de mayo se registraron 63.456 puestos de trabajo en las Pitiüses, 1.871 menos (-2,8%) que los que había hace un año, pero aún hay 21.672 cotizantes menos que los contabilizados antes de que estallara la pandemia. Es decir, ahora hay un 25,4% menos de trabajadores que en mayo de 2019. 

1.689 empresas menos que en 2019

En mayo se produjo una ligera recuperación del número de cuentas de cotización en Ibiza (+1%) y en Formentera (+10,4%) que fueron borradas del mapa hace un año. Pero las 8.060 que hay actualmente de la pitiusa mayor están lejos de las 9.593 de hace dos años (-16%), y las 719 de la pitiusa del sur, aún más (-17,8%) de las 875 de 2019. En total, el coronavirus se ha cebado, de momento, con 1.689 empresas de las Pitiusas. Basta darse una vuelta por las calles de Ibiza para comprobar cuántas han echado definitivamente el cierre. Por ejemplo, hay un 14% menos de comercios al por mayor, y un 23% menos al por menor (-24% en Formentera): de estos últimos han desaparecido 267 en Ibiza. También hay un 21,6% menos de servicios de alojamiento en alta (algo más de un centenar menos), y un 28% menos de bares y restaurantes (396 menos; en Formentera, -23,7%) respecto a 2019. Sin embargo, el ladrillo se está rehaciendo, con un 3% más de cuentas de cotización en comparación con las que había en 2020, y aún un 4,2% por debajo de las que estaban en activo hace 24 meses. La mayor parte de las nuevas de Ibiza (+29) y Formentera (+8) están relacionadas con la construcción de edificios.

El paro de larga duración se reduce levemente

El desempleo de larga duración (por más de un año) experimentó un ligero recorte (-2,3%) en mayo respecto al mes de abril. Pero aún sigue en dígitos históricos: hay 4.220 pitiusos en esa situación laboral, cuatro veces más que los anotados hace un año (1.007) y casi cinco veces más que en 2019. Nunca hubo tantos en un mes de mayo en la historia de estas islas. La mayor parte (2.094) acumulan entre 12 y 18 meses en paro. Son 1.780 más que hace un año (+567%). También hay 1.363 que suman de 18 a 24 meses, 1.150 más en términos interanuales (+540%). Y ya ascienden a 763 los que llevan más de dos años sin ser contratados, un 59% más que en 2020.

8.596 empleos en la construcción de Ibiza

La construcción de la isla de Ibiza registró 8.596 empleos el pasado mes de mayo, sólo cinco menos que los que tenía en el mismo periodo del año 2019. Ha recuperado un 4,6% de afiliados en 12 meses, mientras otros sectores siguen desangrándose.

Demandantes de empleo: aún un 223% más que en 2019

Una de las peculiaridades de esta crisis es el aumento de demandantes de empleo registrado desde el inicio de la pandemia, fruto de sumar en esa estadística a los empleados en ERTE. Aún hay 22.139, que si bien son un 34,3% menos (-11.573) que los contabilizados hace un año, siguen siendo un 223% más que los 6.854 que había en 2019 (+15.285). También se redujo su número un 24,4% respecto al pasado mes de abril (-7.143).

57% menos de contratos indefinidos

Quien quiera ver el vaso medio lleno, quédese con este dato: las contrataciones subieron un 264% en mayo respecto a 2020. Para quien quiera verlo medio vacío hay otro que le encantará: los 6.638 contratos firmados son un 60% menos que los que hubo en 2019, cuando se rubricaron 10.115 más. Hay que remontarse a 2009 para encontrar una cifra tan escasa (6.929), sin contar, claro, los 1.820 de hace un año, en pleno apocalipsis laboral. La caída de indefinidos es histórica: sólo 1.606 contratos de ese tipo, un 57% en comparación con 2019. Hasta los que dan empleo por menos de un mes (573) están lejos (-59%) de los de aquel ejercicio.

Compartir el artículo

stats