Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pobreza

Cáritas Ibiza duplicó sus usuarios en 2020 y repartió un 75% más de alimentos

Casi la mitad de las 4.251 personas atendidas en 2020 fueron nuevos usuarios y tres de cada 10 demandantes tenían hijos a su cargo. Repartió 175,5 toneladas de comida y 25 familias se vieron beneficiadas por las tarjetas y ayudas para compras

Gustavo Gómez, coordinador de Cáritas Ibiza, junto a Vicent Ribas y Joan Marí. D.I.

La profunda crisis social y económica originada por la pandemia de covid se ha traducido en un dramático incremento en el número de personas asistidas por Cáritas Ibiza. Según las cifras de la Memoria 2020, presentada ayer en el Obispado, la entidad de caridad y acción social dependiente de la Iglesia Católica atendió el año pasado a 4.251 personas, un 55% más de las que solicitaron ayuda en 2019, que se cerró con cerca de 2.700.

Del total de personas atendidas el año pasado, casi la mitad, un 48%, acudieron por primera vez a Cáritas, lo que refleja la brecha social y la escalada de desigualdad que provocó la crisis sanitaria en una isla que ya padecía un grave problema de vivienda, tal y como recordó el coordinador general de Cáritas Ibiza, Gustavo Gómez.

Colas junto a Cáritas en marzo para un reparto de alimentos. J.A.RIERA

En su opinión, y tras analizar las cifras recabadas, lo más destacable es «el gran volumen» de usuarios que necesitan acudir a Cáritas y «la carencia o el poco músculo económico que tienen muchas familias de la isla». «En unas islas dedicadas al turismo, muchas familias viven al día y otras no han podido aguantar el tren de un año y pico casi sin recursos», explicó Gómez.

Betania atendió a unos 40 adolescentes con problemas de salud mental por el confinamiento

decoration

En cuanto al perfil tipo de los usuarios, de entre 36 y 65 años, un 31,4% de las personas atendidas tenían hijos a su cargo; la mayoría, de hecho, eran familias monoparentales. Un 58% eran personas extracomunitarias y un 25,2%, españolas. Además, un 17% eran menores de edad. Cada vez son más los residentes nacionales y las familias ibicencas que necesitan ayuda, según el coordinador de la entidad social.

«Casi la mitad vinieron por primera vez. Han venido a por alimentos, pero otras por exclusión residencial, temas de violencia de género y situaciones muy complicadas que habíamos vivido pocas veces. Nos hemos visto desbordados en mil casuísticas», alertó Gómez, quien admitió que los problemas de vivienda en Ibiza ya venían propiciando un cambio en el perfil medio del usuario de este servicio social.

«Antes teníamos más personas extracomunitarias, pero fue cambiando con familias españolas e ibicencas, algo que era residual en la isla. Familias que no tienen para mucho más si tienen que destinar el 70% de sus ingresos a la casa», argumentó el coordinador de Cáritas, que defendió una «regulación» de la vivienda en la isla, «más sensibilidad por parte de arrendadores» y que todas las personas «puedan tener un hogar en el que sentirse bien».

175 toneladas de alimentos

La Memoria 2020 de Cáritas Ibiza refleja que, a lo largo del año pasado, se repartieron 175.516,59 kilos de alimentos, un 75% más que en 2019, cuando la cifra no llegó a las 100 toneladas de comida, cuyo valor tenía en el mercado unos 100.000 euros. Muy lejos de los 333.566 euros en que se valoran los alimentos repartidos en 2020. En este programa participaron 1.732 usuarios, aunque el alcance de estos alimentos se estima en 4.500 personas, según los datos presentados por Gustavo Gómez. La entidad social también inició el proyecto de tarjetas y ayudas directas para la compra de alimentos, de las que se beneficiaron 25 familias, con una inversión de 6.184 euros en compras directas de alimentación e higiene.

Memoria Anual Cáritas Ibiza (Fuente: Cáritas Ibiza) Infografía/DI

En la Memoria de Cáritas destaca la respuesta social ofrecida por particulares y empresas, que a lo largo del año ofrecieron de 376.133,23 euros en donativos.

Por otra parte, gracias al programa A Tot Drap se recogieron 355.000 kilos de residuo textil, una cifra sensiblemente inferior a los 450.000 kilos recogidos en 2019,un desfase marcado claramente por los confinamientos, como también la asistencia laboral. Si hace dos años el programa de empleo alcanzó a 524 personas, en 2020 se beneficiaron de estos programas de formación 491 usuarios.

Brecha digital y salud mental

Otro de los talleres que más trabajo prestó en 2020 fue el del programa Betania, que tuvo que abordar la brecha digital o los problemas de salud mental entre los escolares derivados del confinamiento y las restricciones sanitarias. «Los problemas de salud mental han sido un fenómeno nuevo –reconoció Gómez–. El equipo técnico de Betania hacía visitas a chavales en los momentos más duros de la pandemia. Venían desquiciados, con sobrepeso, dependencia digital, malas contestaciones...y en un número importante de chavales, unos 40 el año pasado», precisó el coordinador general. Uno de los aspectos que profundizó en esa brecha digital entre escolares fue el confinamiento, durante el cual «había chavales que usaban el móvil de sus padres para seguir las clases porque no tenían ordenador o tableta», según expuso Gómez.

"Debemos colaborar todos y hacernos todos responsables de que hay personas que lo están pasando mal"

decoration

A pesar de la reactivación económica que se presupone durante los próximos meses por el avance de la vacunación, en Cáritas son conscientes de que «un alto porcentaje de los que se quedan atrás no vuelven». «Por otras crisis (como la de 2008) y a través de estudios tenemos muy claro que por mucho que las personas que vivían bien siguen viviendo bien, las que no, no mejoran. Debemos colaborar todos y hacernos todos responsables de que hay personas que lo están pasando mal», subrayó.

Desde el Obispado de Ibiza y Cáritas quisieron agradecer la respuesta de la sociedad ibicenca para ayudar a los más vulnerables y también de las administraciones públicas, Govern, Consell de Ibiza y ayuntamientos, por los convenios diocesanos para la compra de alimentos, las ayudas económicas y la contratación de personal de refuerzo. Además de Gustavo Gómez, participaron en la presentación de la Memoria el director de Cáritas Ibiza, Joan Marí; el administrador diocesano de la diócesis de Ibiza, Vicente Ribas; y el delegado episcopal de Cáritas, Miguel Ángel Riera.

Joan Marí no quiso desaprovechar la ocasión para reinvindicar el centro de acogida de es Gorg. La semana que viene está prevista la celebración de una reunión de la Mesa de exclusión social, en la que se abordará el estado del futuro albergue insular.

LAS CIFRAS

4.251 

Personas atendidas por Cáritas Ibiza en 2020

Cáritas atendió el año pasado a 4.251 personas, un 55% más de las que solicitaron ayuda en 2019, que se cerró con cerca de 2.700. Casi la mitad fueron nuevos usuarios.


376 MIL

Valor económico de los donativos realizados por particulares y empresas

En la Memoria de Cáritas destaca la respuesta social ofrecida por particulares y empresas, que a lo largo del año ofrecieron de 376.133,23 euros en donativos.

Compartir el artículo

stats