Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

Cáritas Ibiza: «Acabamos casi llorando porque una mujer pudo comprar comida a sus hijos»

Familias ibicencas, madres solteras o personas con trabajo, el nuevo perfil de usuarios de las tarjetas de supermercado y el banco de alimentos de Cáritas

Llegada de alimentos frescos a la sede de Cáritas Ibiza hace unos meses. | J.A.RIERA

El perfil de los usuarios de Cáritas Ibiza ha variado en los últimos años, en gran medida por el precio de la vivienda y el elevado coste de la vida en contraposición con los salarios. En el último lustro ha aumentado la asistencia a nacionales y a familias ibicencas, con un claro repunte el año pasado coincidiendo con la pandemia y el cierre de negocios. El coordinador de Cáritas, Gustavo Gómez, relató el caso de una mujer joven que solicitó una tarjeta de compra por valor de 200 euros para poder comprar en el supermercado. «En el despacho terminamos todos casi llorando porque la mujer nos agradecía poder ir a comprar comida para sus niños. Se te encoge el corazón», confesó.

Otro ejemplo de los nuevos usuarios de los diferentes servicios de Cáritas es otra joven que acudió para buscar una tarjeta de alimento a pesar de que acaba de encontrar trabajo. «Nos dijo que en un mes ya no necesitaría recargar la tarjeta porque tendría su sueldo», añadió Gómez.

Reparto de alimentos en la sede de Cáritas de Ibiza. J. A. Riera

Buena parte de la ayuda que presta Cáritas procede de las donaciones de empresas y de particulares, como recordó durante la presentación de la Memoria el administrador diocesano de la diócesis de Ibiza, Vicent Ribas: «Recuerdo una persona mayor de Santa Eulària que venía un día cada semana, a la misma hora. Llamaba al timbre y daba 20 euros para los pobres, y así tantas y tantas personas. Gracias a todos ellos».

"Debemos ser respetuosos con los usuarios y con quien da dinero para ayudar. Queremos que las ayudas lleguen a quienes las necesitan"

decoration

En esta línea, Miguel Ángel Riera quiso destacar «el trabajo en red de toda la sociedad dando una respuesta global a un problema global». «Ha sido una respuesta social muy bonita», aseguró.

Por último, desde Cáritas Ibiza destacaron la labor de otras entidades sociales como Cruz Roja y Banco de Alimentos, aunque se mostraron partidarios de «trabajar juntas» y «evitar duplicar las ayudas». «Debemos ser respetuosos con los usuarios y con quien da dinero para ayudar. Queremos que las ayudas lleguen a quienes las necesitan. Lo importante es trabajar todas las entidades a una», concluyó Gómez.

Compartir el artículo

stats