Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis sanitaria

El veto del Reino Unido retrasa hasta junio el inicio de la temporada en Ibiza

La Federación Hotelera confía en que el Gobierno británico aceptará a Balears como destino seguro dentro de tres semanas. Ana Gordillo lamenta que muchos hoteles aún no se atreven a abrir con esta incertidumbre

Los turistas aún llegan 
con cuentagotas al 
aeropuerto de Eivissa.  v.M

Los turistas aún llegan con cuentagotas al aeropuerto de Eivissa. v.M

Si las previsiones más optimistas auguraban un tímido arranque de la temporada turística en la segunda quincena de mayo, la decisión del Reino Unido de calificar los destinos de viajes seguros por países y no por territorios trastoca la agenda de muchos de los establecimientos de Ibiza. Buena parte de la planta hotelera, que esperaba que los británicos tuvieran luz verde para viajar a Balears a partir del 17 de mayo, deberá esperar como mínimo tres semanas más.

Una turista abandona la terminal ibicenca en septiembre de 2020. Sergio G. Cañizares

«La peor noticia para nosotros es que hayamos estado tanto tiempo esforzándonos para estar en el semáforo verde del Reino Unido y al final ni Baleares ni Canarias se han tenido en cuenta separadas del resto de España», lamenta la presidenta de la Federación Hotelera, Ana Gordillo. Así, Ibiza, pese a contar con una incidencia acumulada de tan solo 39 casos a 14 días por 100.000 habitantes, está en la misma categoría que el resto del país, donde el indicador se eleva a una media de 198. «Ahora pagamos justos por pecadores, cuando tendríamos que haber tenido un único plan para la desescalada a nivel nacional y no 17», se resigna Gordillo.

Gordillo destaca que este verano abrirá la mayoría de hoteles y confía en que tendrán dos o tres meses de buena actividad

decoration

«Las reservas que teníamos de británicos para estas fechas se van a cancelar y el resto se pospondrán», asegura. A partir del 17 de mayo, cuando se levanta la prohibición a los británicos para viajar al extranjero, solo necesitarán realizarse un test PCR al regresar de países con semáforo verde, como Portugal. En cambio, si quisieran ir de vacaciones a los de color ámbar, como España, tendrían que someterse a una cuarentena de diez días, una prueba al partir y dos a la vuelta.

Más hoteles que en 2020

Pese a que el número de reservas aún no era significativo, sí que provocará retrasos en la apertura de la planta hotelera «Con estas noticias, que nos llegan de un día para otro, es imposible poner una fecha en el calendario».

No obstante, Gordillo muestra una confianza plena en que, dentro de tres semanas, cuando el Reino Unido revise esta clasificación de los países, Baleares contará con el visto bueno como destino turístico seguro. De igual manera, tiene todas las esperanzas puestas en que los meses de temporada van a contar con buena actividad, aunque muy lejos de los datos de 2019.

Uno de los indicadores que permiten el optimismo es el crecimiento exponencial de la oferta vacacional en Ibiza a través de internet. «Esperamos que esta demanda latente pueda materializarse a un mes vista».

«Si pudiéramos trabajar tres meses bien, ya estaríamos muy contentos», apunta. Esta perspectiva favorece que este año «la mayoría de hoteles van a hacer el esfuerzo de abrir, porque es muy difícil que una empresa se mantenga cerrada durante dos años seguidos», valora Gordillo.

Compartir el artículo

stats