Opinión | Tribuna

La descomposición del gobierno de Sant Antoni

Nada define mejor la situación del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sant Antoni como la palabra ‘fragmentación’. Durante este año pasado, hemos visto muchas discrepancias sobre qué era lo mejor para el municipio, que si era mejor mantener el turismo de excesos, que si prolongar el horario de las terrazas, centrarse en un turismo familiar, en la gastronomía, o en nuestro patrimonio natural... de hecho, incluso hasta dentro de las diferencias obvias, todos hemos coincidido en que Sant Antoni es un tesoro, y aunque muchos queramos protegerlo, como buen tesoro que es, otros solo conciben la idea de explotarlo y aprovecharse de él.

El tripartito de derecha ha hecho notar su presencia por sus continuas dicotomías, y nos ha demostrado una vez más que ni gobernando un Ayuntamiento se han logrado poner de acuerdo. No lo hicieron con los proyectos urbanísticos que quiso licitar el alcalde con un informe de una empresa externa, ni con la defensa a la ley mordaza, ni cuando se adjudicó a dedo el proyecto del tirachinas en sa Punta des Molí por 80.000 euros ni tampoco ahora que sus socios han descubierto que se ha dado a dedo el contrato para publicidad institucional.

Así que sumamos otra fractura más en su equipo de gobierno, esta vez por una adjudicación a dedo del PP a un medio ibicenco pisoteando la ley de publicidad institucional, que aunque establece que la cuantía se debe repartir con criterios objetivos, como es la audiencia, lo han decidido ellos solitos basándose en sus criterios personales.

Y mira que es grave, pero me gustaría saber también qué detuvo al equipo de gobierno de presentar a tiempo la solicitud para las ayudas del Consell de Ibiza en promoción turística, unas subvenciones que garantizan al municipio financiar actuaciones de información y promoción turística, las mismas acciones que sus compañeros del PP en el Consell luego tratan de llevar a cabo adjudicando cantidades indecentes de dinero a empresas privadas sin pensarlo dos veces.

Los ciudadanos y ciudadanas de Sant Antoni están pagando muy caro cada uno de los errores del PP, y ahora, tenemos que sumar otra fractura más en su equipo de gobierno -conflictivo e ineficaz- la adjudicación de un contrato a dedo a un medio ibicenco pisoteando la ley de publicidad institucional.

Lo que ha estado haciendo el PP ibicenco es sin duda un buen ejemplo de cómo tomar el pelo a la ciudadanía. El PP no reparte, despilfarra. Y nada nos haría más felices que negarlo porque significa que no se están riendo de los ibicencos e ibicencas pero, ¿Cómo priorizan la licitación de una estatua en forma de tirachinas a entregar el papeleo necesario para las ayudas de Promoción Turística? ¿Dónde están sus prioridades? ¿Qué esconden a la ciudadanía? O peor aún, ¿son estas sus formas de velar por el municipio?

Suscríbete para seguir leyendo