Demoras de hasta tres semanas para vacunar a personas mayores

Varios usuarios de los centros de salud de Can Misses, Vila y Santa Eulària denuncian que al llamar para pedir la cita para usuarios de más de 80 años se encuentran con que no se la dan hasta pasadas varias semanas

Una vacuna preparada para ser inyectada en la campaña de la gripe de este año. | VICENT MARÍ

Una vacuna preparada para ser inyectada en la campaña de la gripe de este año. | VICENT MARÍ / Marta Torres Molina. eivissa

«No puede ser. Mi madre tiene más de 90 años y no puede ser que, al llamar para ponerle las vacunas, nos den cita para dentro de tres semanas», afirma Carmen, hija de la paciente, completamente incrédula. Solicitó la cita para su centro de salud, Can Misses, el pasado 20 de noviembre y no le han dado una cita hasta el 5 de diciembre. En la misma situación se encuentra otra familia en este mismo centro de salud, donde la pidió el 23 y no se la dieron hasta el 7. Es decir, entre dos y tres semanas.

Se da la circunstancia, de que en ambos casos las personas a las que se tiene que administrar las vacunas son personas que superan los 80 años, motivo por el que sus familias están especialmente preocupadas. Deben recibir la doble vacunación: contra la gripe estacional y la de refuerzo contra el covid. Todos en sus casas temen que estos ancianos contraigan alguna de las dos enfermedades, ya que debido a su avanzada edad el riesgo de que se compliquen es elevado.

Tres semanas

La situación se repite, según otras familias, entre usuarios de los centros de salud de Vila y Santa Eulària. «En el caso de las personas muy mayores, que son claramente población de riesgo, debería hacerse un hueco para administrarles las vacunas. Si en esas tres semanas se contagian, las consecuencias pueden ser fatales», indica una de las familiares. «Lo que no puede ser es que desde sanidad se quejen de que la gente que tiene que vacunarse no lo hace, pero cuando llamas para pedir una cita te la dan para dentro de tres semanas», comenta otro de los afectados, que critica, además, que a diferencia de otros años, no se les ha enviado un mensaje para informarles de que ya se habían abierto las citas.

En este sentido, consideran que debería existir más opción que la de acudir a sus propias consultas de enfermería de Primaria para recibir las vacunas, ya que entienden que éstas pueden estar saturadas. «Unos equipos de vacunación, por ejemplo, a los que poder ir. Pero no es de recibo que haya que esperar tres semanas», indica otro familiar, que asegura que le ha pedido a su padre, de 97 años, que no salga mucho de casa y que hasta que no le administren las vacunas no se relacione mucho con los bisnietos. «Van a la guardería y al colegio y llegan a casa enfermos cada dos por tres. Sólo faltaría que le acabaran contagiando y tuviéramos un disgusto antes de Navidad», continúa.