Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno extraordinario

Sant Josep aprueba sus cuentas con el apoyo por sorpresa e innecesario de Ciudadanos

El PP critica que este presupuesto es "un engaño" porque, en realidad, el equipo de gobierno no ejecuta ni cobra todo lo previsto en sus presupuestos

Momento en que los dos ediles de Ciudadanos, a la izquierda, apoyan la aprobación del presupuesto de PSOE y Unidas Podemos. D. I.

El equipo de gobierno de Sant Josep, de PSOE y Unidas Podermos, ha aprobado esta mañana, en un pleno extraordinario, el presupuesto de 2023 con el voto a favor por sorpresa, aunque no fuera necesario, de Ciudadanos. Ambos representantes de Ciudadanos, que en la comisión informativa se abstuvieron, ya votaron a favor de las cuentas del Consistorio en 2020. El año pasado se abstuvieron y en 2019 votaron en contra. Sin embargo, PP, Proposta per Eivissa (PxE) y Vox han votado en contra, mientras que el concejal de Ara Eivissa, Josep Antoni Prats, antiguo socio de gobierno de los socialistas, ha optado un año más por la abstención.

El apoyo de Ciudadanos se basa en el hecho de que el presupuesto incluye algunas de las propuestas de su grupo, sobre todo ayudas a comerciantes y estudiantes. Aunque no se refleje ninguna partida específica, el portavoz de Ciudadanos, Dani Becerra, considera «suficiente» para dar «un voto de confianza» al equipo de gobierno, que este tenga previsto la mejora de las marquesinas de las paradas de autobús que son competencia municipal y potenciar el portal de Transparencia.

El principal grupo de la oposición, el PP, se ha mostrado muy crítico con la última previsión presupuestaria de la izquierda de este mandato porque es «irreal» y obedece a «un juego de trileros» para «engañar a los ciudadanos». El portavoz de los populares, Javier Marí, ha argumentado su oposición a las cuentas municipales en el hecho de que pese a que crecen cada año (en 2023 hasta casi 48 millones de euros, un 16% más que en este ejercicio) en realidad «no se cumplen». En este sentido, Marí ha destacado que, con la liquidación del presupuesto de 2021, un total de 9,5 millones sin gastar acabaron en el remanente y, en la liquidación adelanta de este ejercicio, a fecha 17 de noviembre, la cifra se sitúa en casi 20 millones. Además, tanto en 2020 como en 2021 el Consistorio ha dejado de cobrar 5,7 millones en cada ejercicio, advirtió Marí. Todo esto supone que cada año haya un desfase superior al 10% de lo presupuestado y que, según el portavoz del PP, el equipo de gobierno lo hace para poder subir el gasto aunque sea de forma «ficiticia» porque luego no lo ejecuta.

Marí ha puesto varios ejemplos de partidas que se repiten cada año y que no se ejecutan, como una de 320.000 euros para la instalación de placas solares para autoconsumo. También ha dicho que pese a que se afirme que el gasto en Servicios Sociales aumenta, la mitad del presupuesto de 2021 destinado a asociaciones «no se gastó». «El presupuesto no cumple la regla de gasto, pero como tienen 50 millones en el banco [de remanente] se les permite este desajuste», ha agregado.

Los concejales de PP, PxE y Vox, en la bancada de la izquierda, votan en contra del presupuesto de 2023. D. I.

En su réplica el segundo teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Vicent Roselló, ha corregido al portavoz del PP y ha afirmado que el remanente se sitúa en 35 millones, lo que evidencia, ha dicho, que «ha bajado y se va invirtiendo». Para contrarrestar los argumentos del PP, Roselló ha criticado que el Consell obligue a pagar a Sant Josep el servicio de los bomberos, la subida del coste de basura (por la amortización de la planta de triaje de Ca na Putxa) y el servicio del centro de baja exigencia de sa Joveria, aunque luego ha reconocido que la institución insular «equilibra» este gasto «de forma temporal» con otras aportaciones a los ayuntamientos. Pero ha agregado que el Consistorio lo tendrá que pagar todo esto cada año y la compensación actual no está garantizada en el futuro. CLas palabras se las lleva el viento», ha dicho Roselló.

El portavoz del PP ha recordado a Roselló que en los municipios de más de 25.000 habitantes el servicio de bomberos es una competencia municipal, por lo que «hace años que se debería estar pagando».

Sin inversiones en Sant Jordi

Por su parte, el concejal de Ara Eivissa, Josep Antoni Prats, ha lamentado que una vez más el equipo de gobierno no haya mostrado ningún interés en negociar algunas partidas para obtener su apoyo, ni siquiera con Ciudadanos pese a que tiene «unas ganas terribles de pactar con ustedes y no le dan una oportunidad». También ha dicho, que, aunque desde el primer año de este mandato, ha habido una evolución positiva, no se ha progresado lo suficientemente para obtener su respaldo, entre otras cosas por la falta de equilibro entre territorios. Se ha referido a la falta de inversiones en Sant Jordi, salvo el asfaltado de calles, lo cual, ha subrayado, recuerda a lo que se hacia «antes de las elecciones en otra época». Roselló ha puntualizado después que además de asfaltar, también se sustituyen las canalizaciones subterráneas. Prats ha echado en falta en las cuentas de 2023 alguna partida para el centro cultural proyectado en Sant Jordi o la reforma de la plaza prometida o el museo de la sal anunciado muchas veces. También ha criticado que para «el gran cambio» del campo de fútbol Kiko Serra se hayan previsto 105.000 euros, que es «la mitad» de lo que se destina a «las obras rutinarias del campo de fútbol de Sant Josep» (201.000 euros).

El concejal de Proposta per Eivissa, Vicent Torres, ha denunciado una vez más que el presupuesto es «un fraude de ley» por incluir un mayor número de concejales con dedicación exclusiva de lo que permite la normativa. Así, Torres ha dicho que las sentencias equiparan el 80% de dedicación al 100%, al tiempo que ha señalado que el concejal de Obras, Pere Ribas, de Unidas Podemos, es el único que cobra sólo dietas por la asistencia a los plenos y las comisiones, pero, en realidad, acude con frecuencia al Ayuntamiento y supervisa las obras. «¿Trabaja en negro?», ha cuestionado Torres, al tiempo que ha denunciado el incumplimiento de los acuerdos de pleno, como el de julio de 2020 para un estudio de las necesidad de puntos de recarga de vehículos eléctricos y su adaptación para personas con movilidad reducida.

La edil de Vox, Pino Vidal, ha calificado de «electoralistas» las cuentas de 2023 y ha criticado que sólo se destinen 9.000 euros para la gente que cultiva el campo y ni un euro para ayudas a emprendedores y autónomos.

Por su parte, ninguno de los tres concejales de Unidas Podemos ha intervenido en el pleno para defender el proyecto de presupuestos aprobado.

Compartir el artículo

stats