Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Una vez que entras en este mundo es muy difícil salir de la prostitución»

Una mujer que fue explotada sexualmente explica sus vivencias en la prostitución

21

Rocío López saluda al público al inicio de la mesa. Toni Escobar

«No puedes hacer así con los dedos y que mañana no haya prostitución», afirma Mariana, que durante años vivió en su día a día, en su cabeza y en su cuerpo la explotación sexual. Hace ya un tiempo que dejó eso atrás y que tiene un trabajo, como ella dice, «normal» y conoce a la perfección las dificultades para conseguirlo. «Estaba ahí por necesidad. Una vez que entras en el mundo de la prostitución, salir de él es muy difícil», continúa dirigiéndose a los asistentes a la mesa redonda ‘Erradicar l’explotació sexual, una assignatura pendent’, organizada por la delegación en Ibiza de Metges del Món con motivo del Día Internacional contra el tráfico de personas, que se conmemoraba ayer.

« En Colombia noté repulsión por estas mujeres incluso por parte de quienes debían velar por ellas» ROCÍO JARA PSICÓLOGA

En la mesa redonda, celebrada en el salón de actos de la Escuela de Turismo, además de Mariana, participan Cristina Martín Vega, directora de Diario de Ibiza; Irantzu Fernández, diputada socialista en el Parlament balear; Rocío Jara, psicóloga que trabajó en Colombia com mujeres en situación de prostitución, y Aída Tartera, técnica de proyectos en Metges del Món Ibiza. Precisamente la coordinadora de esta entidad en la isla, Rocío López, se encargó de moderar la mesa, que presentaron el director insular de Bienestar Social, Santi Marí, y la concejala de Igualdad de Santa Eulària, Antònia Picó. «Queda mucho por hacer y mucho camino por delante», apunta Picó antes de que su compañero de partido abogue por «concienciar a todos los hombres para erradicar la explotación sexual».

Santi Marí y Antònia Picó, frente a las ponentes en la presentación. TONI ESCOBAR

La voz de las mujeres

«Lo más importante es la voz de todas estas mujeres, que necesita que se escuche», afirma Rocío López, coordinadora de proyectos de Metges del Món en Ibiza, encargada de moderar la mesa, que comienza su intervención leyendo, precisamente, un párrafo de ‘La revuelta de las putas’, de Amelia Tiganus. «Las putas están atravesadas por todas y cada una de las violencias», lee antes de relatar estremecedoras jornadas de 24 horas viendo porno, comiendo sólo cuando sus proxenetas les dejan, vistiéndose como ellos quieren y durmiendo en la misma cama en la que han pasado horas violadas por los puteros. Mariana, muy sentada a su derecha, la escucha y asiente.Mariana sigue muy atenta el relato de la psicóloga Rocío Jara, que relata las trabas que le pusieron cuando, como parte de sus estudios, decidió hacer una investigación sobre la sexualidad y las mujeres víctimas de explotación sexual en Colombia. En la ciudad de Pamplona: «Están en un barrio separado, a las afueras y durante la investigación pude notar la repulsión que sentían, incluso, quienes debían velar por ellas y su bienestar». Durante su investigación, en la que entrevistó a 60 mujeres, desterró el concepto de «trabajo sexual», descubrió una gran «complicidad» entre ellas y fue consciente de que no sólo las maltrataban los puteros sino también las instituciones.

« Con la abolición no lograremos acabar con la prostitución, pero sí dar herramientas a las mujeres» IRANTZU FERNÁNDEZ DIPUTADA AUTONÓMICA DEL PSOE

En sus entrevistas, el 4% de ellas le dijeron que disfrutaban en esa situación de prostitución. Mariana lanza una irónica risa. Tanto ella como la psicóloga y las integrantes de Metges del Món tienen claro que es un autoengaño. Una forma de autodefensa. De no pensar en lo que están viviendo porque si lo hicieran, muchas no querrían seguir viviendo. Los resultados de la investigación de Jara en Colombia (en la que constata la rotación constante de las mujeres) no difieren mucho de los que barajan en Metges del Món: casi todas tienen cargas familiares y son migrantes. En el caso de Ibiza, la gran mayoría proceden de otros países, por lo que tienen que pagar la deuda del viaje, según explica Aída Tartera, folios en mano. Pero es que en Colombia procedían de otras ciudades lejanas. «nadie quiere estar en esta situación en el sitio en el que están sus seres queridos por la vergüenza y el estigma», explica López, que plantea una pregunta al público: «¿Por qué rotan?». Los asistentes especulan por lo bajini durante los escasos segundos que la coordinadora de proyectos de la entidad espera para dar la respuesta: «Para renovar el producto y para que no establezcan vínculos. Si no tienen ningún arraigo son mucho más vulnerables». Esto último, recuerda López, es básico en el proceso de «fabricar una puta», el camino inverso al que ellas intentan ayudar a las mujeres. «No es un proceso corto», afirma la coordinadora mientras Mariana recuerda cómo se enfadaba, al principio, con ellas cuando acudían al club en el que estaba. Y reconoce cómo las primeras veces que intentó dejar ese mundo no podía dejar de pensar que ganaba más en la prostitución. Sólo lo consiguió cuando su hijo se reunió con ella en la isla: «Él fue mi gran motivo. No tenía nada por lo que dejarlo hasta que llegó él».

« Hasta hace pocos años, los medios hemos contribuido a la normalización de la prostitución» CRISTINA MARTÍN DIRECTORA DE DIARIO DE IBIZA Marta torres molina. Ibiza

Las cadenas

«Tenemos que quitarnos de la cabeza la imagen de una mujer encadenada en un zulo. Las cadenas son más sutiles. No hay peor cadena que la que no se ve», indica López, que pone como ejemplo el de una mujer a la que asisten y que lleva desde los 17 años en situación de prostitución. «No ha vivido otra cosa», comenta como justificación a lo difícil que es que estas mujeres se vean a sí mismas como víctimas de explotación sexual. «No hay peor cadena que la pobreza», indica la diputada socialista Irantzu Fernández justo antes de que la directora de Diario de Ibiza, Cristina Martín, eche la vista atrás a los anuncios de prostitución que se publicaban hace no tantos años. «Los medios de comunicación hemos contribuido a la normalización», indica rememorando la lucha interna durante años para acabar con aquella publicidad a la que los medios no querían renunciar por lo que suponía económicamente. Eso sí, sin ningún apoyo institucional, ya que mientras en 1988 se había prohibido la publicidad del alcohol de alta graduación en la televisión y en 2005 la de tabaco, en 2018, cuando Diario de Ibiza suprimió esos anuncios, aún no se habían prohibido. La cada vez mayor presencia de mujeres en los cargos directivos de los medios y la incoherencia entre la línea editorial y la publicación de esos anuncios acabaron por decantar la balanza, explica la directora de Diario de Ibiza, que destaca, además, lo poco que se conoce la realidad de la prostitución: «Sólo por vuestro trabajo y cuando hay una actuación policial». Y cuando una sentencia se convierte en un desgarrador relato de terror sobre lo que han vivido las víctimas.

« La gran mayoría de las mujeres son migrantes con cargas familiares o económicas por la deuda del viaje» AIDA TARTERA TÉCNICA METGES DEL MÓN EIVISSA

«Son víctimas de explotación sexual», afirma la diputada, que recalca que con el debate de la ley abolicionista «por primera vez el tema de la prostitución está en la agenda del Gobierno». «Incluso en los partidos feministas tenemos que luchar para esto», continúa la política, que es muy consciente de que la ley «no acabará con la prostitución, pero les dará herramientas a las mujeres para salir de ella». La socialista recuerda la frustración que, cuando trabajaba como traductora en la policía Nacional, veía en las caras de los agentes cuando tras una actuación «el proxeneta al día siguiente estaba en la calle». Fernández destaca cómo esta semana el Parlament sacó adelante nueve de los diez puntos de una proposición no de ley para luchar contra la prostitución, aunque lamenta que para que el PP votara a favor tuvieron que renunciar a que se multe también a los puteros. Eso sí, se muestra contenta porque la ley en la que trabaja el Gobierno prevé penas no sólo para los proxenetas sino también para quienes faciliten esa violencia sexual: «Si se alquila un piso por 5.000 euros y cada dos semanas entran y salen mujeres con maletas... ¿La agencia no lo sabe? ¿El dueño del piso no lo sabe?». La irónica risa de Mariana responde por todos los asistentes.

« Hay que quitarse de la cabeza la imagen de mujeres en zulos y encadenadas. Las cadenas son más sutiles» ROCÍO LÓPEZ COORDINADORA METGES DEL MÓN EIVISSA

Compartir el artículo

stats