Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Urbanismo en Ibiza: iniciado el expediente de derribo de las casetas de madera ilegales de ses Salines

Sant Josep tiene otro proceso de derribo en la misma finca por ampliación ilegal de una villa que está pendiente de juicio

Imagen de las dos casetas de madera del Puig des Corb Marí. J.A.C.

El Consell de Ibiza tramita un expediente urbanístico para derribar las dos casetas de madera levantadas sin permiso en el Parque Natural de ses Salines, y que se alquilan ilegalmente a través de plataformas turísticas, ya que se encuentra en zona inedificable. Por otra parte, el Ayuntamiento de Sant Josep abrió otro expediente de demolición de las obras de ampliación ilegales del chalé de esta misma finca, que aún está pendiente de juicio después de que el propietario presentara un recurso a esta orden municipal.

Imagen de la entrada la finca y de la villa que se alquila sin licencia turística.

Imagen de la entrada la finca y de la villa que se alquila sin licencia turística. J.A.C.

Esta propiedad está registrada a nombre de la sociedad Damaskina SCI, que pertenece a un promotor llamado A.Z., de pasaporte marroquí, pero que también se presenta con otro nombre e identidad italiana. El Consell tenía «graves problemas para identificar a esta persona», según informó ayer un portavoz de la institución, de manera que abrió el expediente de infracción urbanística sin tener localizado al responsable.

Finalmente, la semana pasada, a raíz de la intervención de la Guardia Civil por una denuncia por coacciones, el Consell pudo constatar la identidad del promotor de estas casetas ilegales. Esta persona también explota el chalé de esta misma finca, en el que alquilaba dos habitaciones a dos inquilinos a los que cortó la luz porque se negaban a abonar más dinero del acordado inicialmente (habían adelantado 24.000, seis de ellos de fianza).

Tras tramitar la denuncia, la Guardia Civil facilitó el nombre de A.Z. como responsable de esta finca, por lo que el Consell le derivará el expediente de infracción urbanística. No obstante, como esta persona cuenta con causas penales abiertas, el procedimiento sancionador queda suspendido hasta que se pronuncie la jurisdicción penal, según detalló el Consell.

En cambio, aunque la multa quedará pendiente hasta esa resolución, sigue adelante el procedimiento para restablecer los terrenos a la legalidad vigente, es decir, hasta derribar las dos casetas de madera, de unos 45 metros cuadrados cada una y levantadas sobre tarimas de madera con terraza.

Dos tipos de suelo en la misma finca

Las características de esta finca, en el Puig des Corb Marí, en pleno Parque Natural de ses Salines, complican aún más este enrevesado caso. Las cabañas se encuentran en suelo rústico protegido, por lo que la disciplina urbanística depende del Consell, mientras que el chalé principal se encuentra en un tramo de suelo urbano, donde las competencias son municipales. Es decir, las infracciones urbanísticas de una misma propiedad competen dos administraciones diferentes.

El propietario esquiva la orden de demolición de Sant Josep gracias a un recurso que presentó en 2018, y que aún no se ha resuelto en los juzgados.

decoration

De hecho, el Ayuntamiento de Sant Josep ha tenido que actuar desde 2015 ante otras ilegalidades, tipificadas como graves y muy graves, ya que el chalé principal se amplió sin licencia. El expediente municipal culminó con una orden de derribo, aprobada en julio de 2017. Sin embargo, al igual que pasó con Casa Lola, el propietario aún esquiva la demolición gracias a un recurso que presentó en 2018, y que aún no se ha resuelto en los juzgados.

Por otra parte, el Consell, como responsable de la ordenación en turismo, ahora abrirá nuevos expedientes contra A.Z. al confirmarse que sigue comercializando la villa en internet sin estar dada de alta como estancia turística. El Consell ya había obligado a retirar los anuncios de las plataformas de alojamientos, pero este promotor volvió a publicitarlas con otra denominación.

La villa se alquila a un precio de hasta 1.500 euros la noche por siete habitaciones, aunque, a finales de julio, una familia británica, de doce personas, se encontró con que solo tenían disponibles cuatro habitaciones, a pesar de adelantar el dinero por la mansión completa durante ocho noches.

Este promotor ya tuvo problemas en Italia como gerente de una empresa de muebles de jardinería, con numerosos clientes que afirman haber sido engañados

decoration

Afectados en Italia

Antes de recalar en Ibiza, A.Z. ya tuvo problemas en Italia como gerente de la extinta empresa de mobiliario de jardín Gardena House, que años atrás compartía domicilio social como Damaskina SCI. Las 44 reseñas que constan en el portal de consumidores Trustpilot coinciden en otorgar la peor puntuación posible a Gardena House y en advertir de que o bien no se habían recibido lo pedidos o eran defectuosos, según denuncian los usuarios.

Compartir el artículo

stats