Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reservas hoteleras de junio en Ibiza ya superan a las de 2019

Los hoteles reformados y que han aumentado de categoría, los que mejor funcionan

Terraza de un hotel sobre la bahía de Santa Eulària. J.A.Riera

Ocupaciones que incluso superan los niveles de 2019, especialmente en los hoteles reformados y de superiores categorías, reservas que se realizan cada vez con menos tiempo de anticipación y consolidación de Ibiza como destino de alto poder adquisitivo. Son las tres conclusiones que dejan los datos que maneja Neobookings, el motor de reservas que gestiona más del 60% de las plazas de Ibiza y Formentera, y que ponen negro sobre blanco una percepción compartida entre los hoteleros: esta temporada 2022 será muy buena, especialmente en los hoteles de superior categoría.

Así, el pasado mes de mayo se cerró con un 9,3% más de noches reservadas que en el mismo mes del año 2019. Respecto a junio, con los datos del día 23 -a falta de solo una semana para que termine el mes- las reservas ya superan a las de junio de 2019 en un 1,68%, un dato extraordinario si tenemos en cuenta que 2019 ya fue un año muy bueno. Los datos indican que cuando se cierre el mes se pueden alcanzar en Ibiza unas cifras de reservas que superen en un 4% a los del último ejercicio en año de prepandemia.

Las reservas para los meses de julio y agosto todavía están a un nivel bastante bajo pero, según explica José María Ramón, CEO de Neobookings, no hay motivos para la alarma: «Una tendencia que se ha consolidado en este escenario postcovid es que las reservas se hacen cada vez con menos anticipación. Hay miedo a que surjan imprevistos, y por eso se apura más. El 56% de las reservas hoteleras se hacen con menos de un mes de antelación, y el 15% con menos de una semana». Por este motivo, la previsión es que las reservas de agosto no se vayan cerrando hasta comienzos de julio.

Suben los cuatro estrellas

Las cifras de reservas hoteleras son muy buenas, pero si las desglosamos por categorías veremos que los datos de los hoteles de cuatro estrellas son superlativos. Así, en el mes de junio, respecto al año 2019 las reservas en los hoteles de cuatro estrellas se disparan un 26,75%, mientras que la subida en los de tres estrellas es del 5,52%. En cambio, en los establecimientos de dos estrellas se registra un descenso del 9,73%.

Los hoteles de cuatro estrellas también han sido los principales beneficiados del inicio prematuro de la temporada turística. Así, su incremento de noches reservadas en el mes de abril ha sido de un 68,15%.

Unos datos que se explican por la reconversión y la subida de categoría de muchos establecimientos. Una apuesta que está teniendo éxito, como confirma el CEO de Neobookings: «Los hoteles que han sido reformados en estos últimos años son los que mejor funcionan, y los de alta categoría, todavía más».

Esta transformación ha repercutido en el precio medio del alojamiento por una noche en Ibiza. Haciendo un promedio de todas las camas de los hoteles registrados, de todas las categorías, según los cálculos de Neobookings el precio medio de la estancia en julio es de 228 euros y en agosto de 247 euros la noche. Unas cifras que confirman el posicionamiento de Ibiza como un destino de alto poder adquisitivo.

Estos precios se sitúan unos 30-40 euros la noche/habitación por encima de lo que se pagaba en verano de 2019. Según José María Ramón, otro factor que explica este incremento es la actual escalada de la inflación: «Algunos hoteles nos han comentado que este año pagan el doble por la factura de la luz. Si los negocios quieren mantener los márgenes de beneficio, es inevitable que esto repercuta en el precio que se cobra al cliente».

Británicos y españoles

Respecto a la nacionalidad de los turistas, el mercado dominante es el británico (20,7%), que tras el parón de los dos últimos años vuelve a ser el visitante más fiel a Ibiza. El segundo mercado más relevante es el nacional (19,8%), seguido del italiano (17,1%). Después encontramos a los franceses y a los holandeses, que concentran, cada uno, el 7% del mercado. El mercado alemán sigue siendo marginal en la isla, con solo un 5,8%.

«Es destacable el incremento notable del mercado francés, holandés y suizo», señala José María Ramón, un aumento que se ha mantenido sostenido durante los últimos años y que parece sólido: «Son unos mercados que ya empiezan a tener su peso. No desbancarán al británico o al español, pero ya tienen un volumen relevante».

Respecto a la estancia media de los turistas, esta se incrementa en los meses fuertes de la temporada: 3,45 días en junio, 4,36 días en julio y 5,11 días en agosto. Significativamente, los estancias más largas se producen en los hoteles de tres estrellas, y las más cortas en los hoteles de dos estrellas.

Las cancelaciones también se mantienen altas, aunque según el portavoz de Neobookings, esta es la norma actual «a causa de las políticas de cancelación más flexibles de los hoteles y de la costumbre de reservar en el último minuto».

Compartir el artículo

stats