Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza da marcha atrás y no prohibirá jornadas de más de 12 horas en el taxi

El concejal de Movilidad avisa de que sancionará a los taxis que rechacen o anulen servicios al aeropuerto

El concejal Aitor Morrás, al fondo, en una reunión con los taxistas de la ciudad de Eivissa. | D. I.

El Ayuntamiento de Ibiza retirará del borrador del nuevo reglamento del taxi la prohibición explícita de que un conductor trabaje más de 12 horas seguidas en una jornada. La propuesta inicial, contra la que el sector del taxi ha expresado su oposición, también contemplaba que, en cualquier caso, un taxista no pudiera conducir su vehículo más de 60 horas en el cómputo de la semana.

Los taxistas argumentan en contra de esta medida que el Ayuntamiento no puede controlar una cuestión que no es de su competencia, en este caso la normativa laboral. En este sentido, recuerdan que la legislación laboral obliga a los asalariados a trabajar un máximo de 40 horas a la semana más las horas extras, que también están limitadas.

El segundo teniente de alcalde y concejal de Movilidad de Ibiza, Aitor Morrás, afirma que, en aras de alcanzar un acuerdo con el sector y evitar que esta cuestión se pueda utilizar de excusa para presentar un recurso contra el nuevo reglamento, «se va a quitar». Ahora bien, la decisión de obligar a instalar un dispositivo de control biométrico (la huella dactilar, por ejemplo) para identificar al conductor del taxi es «indiscutible» a pesar de la oposición también del sector del taxi. A través de este control biométrico, que, en principio, los taxistas tendrán un plazo máximo de nueve meses para instalar en sus vehículos desde el momento en que se apruebe el nuevo reglamento, se pueden verificar también los tiempos de conducción de los taxistas, aunque el Ayuntamiento finalmente no lo regulará.

Otro de los cambios que Morrás está dispuesto a incorporar en el borrador a raíz de las conversaciones que está manteniendo con las asociaciones de taxistas afecta a la exclusividad. Pese a que Sant Josep y Sant Antoni no piden que se explote el taxi con exclusividad, Vila mantendrá esta condición, aunque abre la puerta a introducir ciertas excepciones. Por ejemplo, «situaciones asimiladas a servicios especiales de funcionariado», en referencia a la posibilidad de ostentar un cargo público. «¿Por qué no va a poder tener alguien una actividad o negocio por dedicarse a la política?», cuestiona Morrás. Es el caso del alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, que explota una licencia de taxi de Sant Antoni, donde, a diferencia de Vila, no se exige exclusividad.

También se eliminará la regulación de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) del reglamento del taxi y, paralelamente, se tramitará otra ordenanza exclusiva para este tipo de servicio. Con ello, también se pretende evitar que un posible recurso de las VTC pueda «paralizar y afectar» a la normativa de los taxis.

Servicios al aeropuerto

Por otra parte, Morrás advirtió ayer a las asociaciones de taxistas, en la reunión que mantuvieron para hablar del reglamento, que los servicios solicitados por hoteles para trasladar a clientes al aeropuerto que no sean atendidos recibirán «una sanción directa». De todos modos, el concejal también convocará a una reunión a los representantes de los hoteles de la ciudad para pedirles su «colaboración» y que adopten medidas para asegurarse de que los clientes se suban al taxi al cual se le ha requerido el servicio por radiotaxi. Ahora sucede que, como el cliente espera en la calle, utilizan otros taxis que pasan frente al establecimiento en vez de esperar al que está en camino.

Compartir el artículo

stats