Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerrada también la vía europea para financiar el soterramiento de los tendidos de ses Salines de Ibiza

Llorenç Mas confía en que «a medio plazo» las compañías eléctricas se impliquen y financien parte de esta actuación

Un grupo de flamencos en un estanque de sa Sal Rossa rodeado de postes eléctricos. Vicent Marí

La Unión Europea también cierra la puerta a la financiación del proyecto de soterramiento de los tendidos eléctricos del Parque Natural de ses Salines. Anteriormente, el Consell de Ibiza perdió la inversión del Estado, pactada con el nuevo Estatut d’Autonomia de Balears, al incumplir los plazos, también de la prórroga concedida, para ejecutar el proyecto de senderos turísticos que incluía, con un coste de 1,8 millones, la retirada de 3,6 kilómetros de tendidos aéreos en ses Salines.

Perdida esta vía de financiación, el conseller insular de Gestión Ambiental, Vicent Roig, explica que se estaba «rastreando» conjuntamente con el Govern balear la posibilidad de obtener fondos europeos para acometer este proyecto. Sin embargo, el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad del Govern, Llorenç Mas, indica que en diciembre un representante del Estado le confirmó que la línea para la protección de la avifauna de los fondos Next Generation no contempla actuaciones de soterramiento de líneas eléctricas. «Fue una decepción porque considerábamos que era una vía muy oportuna», apunta Mas.

A corto plazo, el Govern pretende «compensar» esta negativa con actuaciones de «protección» de las infraestructuras eléctricas y telefónicas para evitar colisiones y electrificaciones de las aves del Parque Natural con líneas de ayuda que el Ministerio concede desde hace unos años. «Son actuaciones de entre 30.000 y 40.000 euros anuales», señala Mas.

De todos modos, el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad confía en hallar «una solución a medio plazo» con un acuerdo con las compañías eléctricas. En este sentido, Mas apunta que «no es viable» que el soterramiento de los tendidos de ses Salines se acometa con fondos de la Comunitat Autònoma. «Las líneas son de una empresa privada que obtiene beneficios. No sé hasta qué punto se deberían llevar a cabo este tipo de actuaciones con fondos propios», argumenta.

Por su parte, el conseller insular de Gestión Ambiental recuerda que tampoco se puede hacer «con fondos propios del Consell de Ibiza» porque «no es una competencia propia». «Este es un gran hándicap», subraya.

Dos flamencos muertos, en una imagen de archivo. | D.I.

Así, Mas insiste en que las compañías se impliquen económicamente en este proyecto. «Nosotros estamos dispuestos a hacerlo, pero las compañías, que son las que obtienen beneficio, tienen la obligación de hacerlo. Espero que entiendan la importancia de esta actuación y contribuyan económicamente», afirma.

En este sentido, Mas apunta que en el caso de Red Eléctrica España el tendido que conecta con Formentera no se puede tocar, «por una cuestión de interés general», hasta que se ponga en marcha la nueva conexión eléctrica entre las Pitiusas, pero, en cambio, se podría intervenir en las líneas de Endesa y Telefónica de forma «más inmediata».

El incumplimiento del PRUG

El Plan Rector de Usos y Gestión (PRUG) del Parque Natural de ses Salines, que entró en vigor a finales de 2005, preveía la retirada de todas las líneas telefónicas y electrónicas aéreas en «un plazo máximo» de 10 años al objeto de «minimizar el impacto paisajístico y ecológico». Este documento de gestión del espacio natural protegido de Sant Josep reducía a tres años el margen para retirar los tendidos de media tensión que atraviesan las láminas de agua de los estanques de es Cavallet y sa Sal Rossa, y a cinco años los que se encuentran en su periferia.

Llorenç Mas apunta que esta previsión se incluye en la parte de «planificación» del PRUG, que «no es tan clara como la normativa». Al ser preguntado sobre a quién obliga el PRUG a llevar a cabo esta actuación, el director general de Espacios Naturales considera que hay «una responsabilidad compartida» entre la Administración y las compañías eléctricas y telefónicas, aunque «mayor» de la parte privada. Dicho esto, Mas considera que «no sería correcto» tratar de forzar a las compañías a retirar las líneas aéreas con el PRUG. «No sé cómo le iría a la Administración si fuera por esta vía. Lo correcto es llegar a un acuerdo, pero se está demorando mucho», admite.

El proyecto cuenta con la autorización de las administraciones

El conseller insular de Gestión Ambiental, Vicent Roig, destaca que ya se han obtenido todas las autorizaciones para el proyecto de los senderos turísticos y el soterramiento de las líneas aéreas. El único impedimento, en cuanto a cuestiones administrativas, es la negativa de Endesa a pagar a Costas una concesión por el soterramiento de un tramo de unos 200 metros. El director general de Espacios Naturales afirma que «no se trata de un gran dispendio», de entre 5.000 y 6.000 euros al año, pero que incluso ha tenido contactos con el Ministerio para que, por razones ambientales, no se pague este canon.

Compartir el artículo

stats