Medio Ambiente

23 hoteles de Santa Eulària consumen el 15% del agua

Cada ciudadano del municipio gasta una media de 244 litros al día

Interior de la desaladora de Santa Eulària.

Interior de la desaladora de Santa Eulària. / Vicent Marí

José Miguel L. Romero

José Miguel L. Romero

De los 2,7 millones de metros cúbicos de agua consumida en 2019 (se toma este año como referencia porque en 2020 comenzó la pandemia) en Santa Eulària, el 17,7% (488.841m3) corresponde a la suministrada a los hoteles del municipio y el 15% (413.851 m3) a comercios e industrias, mientras que el consumo municipal fue del 4,3% (120.174 m3). El grueso del consumo es doméstico: suponen 1,7 millones de metros cúbicos, que son casi el 63% del total.

De los 33 principales grandes consumidores de Santa Eulària, 23 son establecimientos hoteleros (uno de una estrella, cinco de dos, 13 de tres, dos de cuatro y dos de cinco estrellas). Por las cañerías de esos 33 clientes pasa casi el 19% de toda el agua de la Villa del Río, de la que el 15,2% es para los alojamientos y un 1% es para el puerto deportivo.

En el Plan de Gestión Sostenible del Agua se detalla que el consumo medio por habitante fue de 244 litros por persona y día en 2019, por debajo de los 250 litros que establece el Plan Hidrológico de Balears

En el Plan de Gestión Sostenible del Agua se detalla que el consumo medio por habitante fue de 244 litros por persona y día en 2019, por debajo de los 250 litros que establece el Plan Hidrológico de Balears, si bien hubo meses en los que llegó a los 293 litros.

Aunque la desaladora de Santa Eulària tiene capacidad para generar 5,4 millones de metros cúbicos al año, el municipio recibe menos de una tercera parte de esa producción. La razón, explica Gómez, es que ni las tres potabilizadoras de la isla juntas son capaces de abastecer a todos los municipios (gracias a la interconexión) en los momentos punta del año, en plena canícula. De ahí que el objetivo sea suministrar agua desalada en invierno y «tirar» más de los pozos en verano para equilibrar el sistema

Suscríbete para seguir leyendo