Balears saldría ganando con el nuevo modelo de financiación autonómica

El Ministerio de Hacienda envió hace una semana la propuesta para que las CCAA pudieran analizarla. Un informe de Fedea afirma que las islas se beneficiarían de la partida de costes fijos

La propuesta del modelo de financiación marca las diferencias

La propuesta del modelo de financiación marca las diferencias

Guillem Porcel

La propuesta del Ministerio de Hacienda para el nuevo modelo de financiación autonómica no está cerrada, pero empieza a tener una forma consistente como para empezar a analizarla. Hace una semana el Ministerio de María Jesús Montero envió a las comunidades un nuevo borrador de cálculo de población ajustada. Esto cambiaría la forma de entender el modelo porque el reparto de recursos seguiría criterios basaos en circunstancias demográficas y sociales. Además, la propuesta tiene como contraposición el informe elaborado por la comisión de expertos para la revisión de la financiación autonómica (Cerfa), que aporta una visión distinta.

Como han asegurado algunos dirigentes, la decisión de enviar una propuesta inicial para la reforma con intención de establecer una negociación multilateral cambia la forma de proceder del Gobierno. Las comunidades pueden a partir de ahora aportar sus comentarios y mejoras para tratar de ir cerrando el acuerdo.

El director ejecutivo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Ángel de la Fuente, ha realizado un análisis de las propuestas y aparecen algunas conclusiones sobre la realidad de Balears.

Una de ellas es que el componente de insularidad de las necesidades de gasto supone una prima muy apreciable tanto para Balears como para Canarias. Mientras a los primeros se les concede un aumento de cuatro puntos porcentuales, a los segundos les asignan 9,2 puntos más.

Las diferencias entre las propuestas preferidas por la Cerfa y por el Ministerio son importantes porque en el caso de Balears no reconoce las mayores necesidades de gasto en Educación para las islas porque no tienen un fuerte influjo neto de estudiantes de otras comunidades.

También habría cambios significativos relacionados con la introducción de la partida de costes fijos, que eleva significativamente las necesidades de gasto por habitante de las regiones más pequeñas. En este caso, Balears se sitúa en la cola con una bajada del 2,3% porque las necesidades relativas de gasto se reducen apreciablemente con la introducción del alumnado universitario entre los indicadores de demanda y el mayor peso otorgado a las competencias educativas. Aún así, las islas pasarían de los 99,28 puntos del sistema actual a los 101,28. Esto es, la Cerfa propone una bajada de 2,29 y el Ministerio propone una subida de 2 puntos.

De la Fuente concluye que esta propuesta tiene cierta tenencia a elaborar «trajes a medida en lugar de buscar reglas generales de reparto sensatas». Además, explica que el reparto por bloques de la partida de costes fijos «prima a determinadas regiones», sobre todo las más despobladas y las más pequeñas.

Asimismo, Hacienda utiliza como referencia la población ajustada y propone repartir los recursos del sistema en proporción a esta formula porque permitiría que las comunidades tuvieran los recursos necesarios para las necesidades de sus ciudadanos pese a que los costes sean mayores o menores en cada lugar.

Suscríbete para seguir leyendo