Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad

La hemodiálisis sigue sin llegar al Hospital de Formentera

En noviembre de 2020, la comisión de Salud del Parlament aprobó la restitución del servicio, pero seis meses después los pacientes que precisan del tratamiento han aumentado, son cuatro, y continúan viajando a Ibiza

Uno de los vecinos de Formentera desembarca en silla de ruedas en Eivissa para acudir a diálisis al Hospital Can Misses. | J.I.MONGE

Uno de los vecinos de Formentera desembarca en silla de ruedas en Eivissa para acudir a diálisis al Hospital Can Misses. | J.I.MONGE

Los enfermos de riñón de Formentera que deben seguir el tratamiento de hemodiálisis, trasladándose tres veces por semana al Hospital Can Misses, siguen sin una solución de la conselleria de Salud a su reivindicación de poder recibir el tratamiento en el Hospital de Formentera.

En noviembre hubo un compromiso por parte de Govern para montar el equipo necesario y destinar un nefrólogo a este servicio en la isla, a lo largo del primer trimestre de este año. «Aún no sabemos nada», asegura sin embargo uno de los afectados, José Ignacio Monge.

Si hasta ahora eran tres enfermos los que debían desplazarse periódicamente a Ibiza, ahora son ya cuatro. Pero el estado de salud de dos de ellos ha empeorado por causa de otras afecciones. El mayor de los pacientes, de 83 años, tiene que ir ahora en silla de ruedas y otro enfermo sufrió, recientemente, un infarto de miocardio, del que se ha recuperado. Estas circunstancias provocan que el viaje en barco sea más complicado para ellos, especialmente con todas las precauciones y medidas de seguridad derivadas de la pandemia.

El servicio requiere de un nuevo espacio con maquinaria y personal especializado y está presupuestado en 180.000 euros

decoration

Todos ellos se muestran satisfechos con la atención que reciben por parte de los profesionales de Can Misses que les atienden, pero lamenta que Salud haya incumplido su compromiso de dotar al Hospital de Formentera del servicio de Hemodiálisis. Concretamente fue en el seno de la Comisión de Salud del Parlament balear donde fue aprobado, a mediados de noviembre de 2020, por unanimidad, «que el servicio de diálisis se vuelva a ofrecer en el Hospital de Formentera a partir de 2021».

Meses después, en febrero de este año, la propia consellera, Patricia Gómez, atendió a uno de los enfermos que esperó estoicamente a que terminara una rueda de prensa para interesarse sobre el futuro del proyecto. El propio Monge señaló entonces que la consellera admitió que el asunto «era complejo, que requería de la adecuación de las instalaciones [del Hospital de Formentera] y que había que contratar a un nefrólogo».

Proyecto terminado, pero «sin fecha»

Silvia Tur pide en el Parlament la comparecencia de la Defensora del paciente

La diputada de Formentera (GxF-PSOE-IU), Silvia Tur, exigió ayer al Govern balear «que cumpla con su compromiso y ponga en marcha con la máxima celeridad el servicio de hemodiálisis en Formentera», según expresó en un comunicado.

El martes de esta semana el Govern informó a Tur de que «el proyecto para instalar el equipo de hemodiálisis estaba terminado», pero no aportó fecha para su puesta en marcha efectiva.

La diputada recordó que el Parlament aprobó el pasado mes de noviembre, el restablecimiento de este servicio en la isla tras su desmantelamiento en 2009 por la falta de pacientes. Un compromiso que supone una inversión de 180.000 euros, recogida en presupuestos. «Actualmente hay cuatro personas que necesitan, de forma urgente, poder hacer la hemodiálisis sin tener que desplazarse a Ibiza», subrayó Tur.

Añadió que «nos preocupa el empeoramiento de una de ellas, que ya no camina y va en silla de ruedas, y que se ve obligada a hacer el trayecto semanalmente varias veces ».

En las conversaciones que sigue manteniendo con ellos, de forma regular, ha podido constatar que «la calidad de vida de estos enfermos es muy precaria por culpa de los desplazamientos constantes».

Por esa razón avanzó que pedirá la comparecencia de la Defensora del Paciente, Micaela Llull, para que explique en sede parlamentaria «cómo piensa actuar en relación a este tema y a otros que están pendientes en la isla», indicó la diputada.

La clave: Tres días a la semana. Seis meses de espera

Los cuatro vecinos de Formentera enfermos de riñón dependen de una máquina de hemodiálisis que se encuentra en el Hospital Can Misses, al que deben acudir tres días a la semana para seguir viviendo.

Compartir el artículo

stats