Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas

Negocio redondo de Parter: compró Alcoa por 1 dólar y la vendió por 13 millones

"La rentabilidad de la operación fue estratosférica", resume el administrador concursal de Alu Ibérica en la provincia de La Coruña

Control de la Policía Nacional a la salida de Alu Ibérica, en marzo de 2021. Ricardo Solís

Parter Capital Group, un fondo de capital suizo dirigido por el ciudadano alemán Rüdiger Terhost sin experiencia en la producción de aluminio ni en nada, se hizo "por descarte" con las fábricas de aluminio primario que había puesto a la venta la multinacional norteamericana Alcoa a finales de 2019. Esto es lo que dijo a la jueza el antiguo presidente de Alcoa España, Álvaro Dorado, cuando le tocó declarar a cuenta del caso de despatrimonialización fraudulenta de las plantas de Avilés y La Coruña.

El actual administrador concursal de las instalaciones gallegas, Diego Comendador, señala en el informe de calificación del concurso de quiebra que la venta de las instalaciones –fuera o no por descarte– resultó un negocio redondo para Terhost y para sus socios dado que compraron las fábricas por un dólar en julio de 2019 y en abril de 2020 las vendieron por 13 millones.

Cotización

"Llamamos la atención que en 10 meses, el precio aproximadamente (habrá que estar a la cotización dólar/euro) se ha multiplicado por 13 millones de veces". Y clarifica: "La rentabilidad de la operación para el ‘Grupo Parter’ fue estratosférica".

Rüdiger Terhost fue recibido por la delegada de Gobierno, Delia Losa, y por el consejero de Industria, Enrique Fernández, en agosto de 2019. Terhost no quiso hablar con los periodistas al término del encuentro y desapareció junto a Christopher Terrahe mientras el consejero explicaba al término del encuentro en la delegación de Gobierno: "La dirección de Parter nos ha hablado de un plazo que entendemos que es razonable de dos o tres meses para tomar conocimiento detallado de la realidad de las plantas y presentar una estrategia de mantenimiento de la actividad y del empleo", aseguró Fernández quien añadió que la pretensión de Parter era ir más allá de los dos años recogidos en el convenio de compra-venta

"El objetivo que les hemos trasladado a los propietarios de Alu Iberia [el nombre con el que Parter rebautizó las plantas de Alcoa en La Coruña y Avilés] que esos dos años sean sólo el principio, o los dos primeros años, que a partir de ahí haya muchos años más de colaboración generando actividad económica y empleo", añadió el responsable de la política industrial asturiana.

La compradora

Nada más lejos de la realidad. El administrador concursal de la fábrica de La Coruña recoge en su informe que una vez Parter "es seleccionada como compradora, presenta a los trabajadores un plan industrial y de recursos humanos en el que se dice que espera obtener una línea de circulante por importe de 15 millones de dólares y nuevas inversiones en maquinaria de 10 millones de dólares por planta para producir aluminio secundario. También se plantea el rearranque de las cubas de electrolisis, condicionado a una evolución de los precios energéticos, y dar formación a los trabajadores para que estos adquirieran las competencias necesarias para participar en la estrategia de conversión en aluminio necesario".

Y añade: "Nada de lo planteado se ejecutó por Parter y así se admite expresamente en la sentencia de fecha 15 de junio de 2021 de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional". Y es que es normal: no les dio tiempo. Llegaron a finales de julio, se presentaron en agosto ante las autoridades regionales en agosto y en septiembre comenzaron a vender, según le dijo Víctor Rubén Domenech –el principal investigado en el caso de despatrimonialización fraudulenta de las antiguas fábricas de aluminio de Alcoa– a la magistrada titular del Juzgado Central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional.

"Charla informal"

Según la transcripción recogida en el informe de calificación del concurso de acreedores. el investigado Domenech (que también responde como David Domenech) dice: "Esa charla fue una charla informal, esto fue dos meses después que ellos hicieron en la toma de las plantas. Y luego un mes posterior a esa visita nos piden una reunión con nosotros en Madrid porque ya consideran que llevan perdidos casi 15 millones y quieren sentarse a ver qué podemos ir haciendo".

O sea, que Parter está haciendo las maletas antes siquiera de haber aterrizado. ¿Lo podía hacer? El administrador concursal gallego señala que cuando desembolsó ese dólar que le costaron las fábricas tenía una serie de compromisos: "Mantener las instalaciones de la compañía"; "entregar al vendedor pruebas satisfactorias de cumplimiento de sus obligaciones de apoyo financiero"; no pueden "recibir dividendos o distribución, ya sea en efectivo o no".

Además "se prohíbe la emisión o venta de cualquier valor, reducción de capital o participaciones en el capital social del comprador o de las empresas". Y también "se prohíbe cualquier venta de cualquier operación de las empresas a un tercero o a una filial del comprador". Y, asimismo, "se prohíbe al comprador el cese de los negocios que se estaban realizando a la fecha de cierre del acuerdo" y "se prohíbe la reorganización, disolución o liquidación involucrando a cualquier compañía en donde como resultado alguna filial del comprador pueda tomar interés en cualquiera de las propiedades reales o personales, buscando o forzando incurrir en alguna de las acciones prohibidas establecidas".

"Por descarte"

El grupo que llegó "por descarte" en julio de 2019 a la fábrica empezó a irse en septiembre y terminó haciéndolo del todo en abril de 2020. Se da la circunstancia de Terhorst está en busca y captura y también Joachim Magin, que fue el que firmó el contrato de compraventa de Alcoa. Los dos ejecutivos principales de Parter estuvieron en la operación de adquisición de Guardian Automotive de Llodio, en Álava, la fábrica de parabrisas de Guardian (competencia de Saint-Gobain), que se hizo pública en febrero de 2020, o sea, dos meses antes de que se desprendiese de buena parte de las fábricas de aluminio de Avilés y La Coruña.

Guardian Automotive se llama ahora Glavista Autoglas. Magin estuvo a la cabeza de la empresa y, según ha podido saber este periódico, ponderó su ausencia de Alu Ibérica como un punto favorable al desarrollo de la nueva fábrica. Magin, de hecho, al frente de la compañía Autoglass Opco BM.

"Yo, cuando conocí inicialmente a Parter, me presentaron un tal Rüdiger Terhost que es un poco el cerebro operativo del conglomerado, y posteriormente, cuando se acerca el final de la negociación aparece Joachim [Magin] y me presentan a Joachim, tengo bastante más simpatía con él, empatía porque no es tan alemán en ese aspecto, y empiezo a negociar la parte final con él. Y aparte el que firmaba al final era él", reconoce Domenech a la Jueza Instructora. Lo que pagó por lo que había costado 1 dólar fueron 13 millones.

Compartir el artículo

stats