Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Segunda

Resucitar a la UD Ibiza 2022-23, un reto que ya linda con el milagro para Gómez y Salvo

El acierto de la dirección deportiva en el próximo mercado invernal de fichajes se antoja clave para que los celestes salgan del descenso, teniendo en cuenta que la llegada del tercer entrenador conllevará seguramente la petición de refuerzos con un estrecho margen salarial

Amadeo Salvo y Miguel Ángel Gómez, con Anquela, en la presentación del ya destituido técnico. Juan A. Riera

La fulminante destitución de Juan Antonio Anquela este miércoles como técnico de la UD Ibiza vuelve a colocar al club celeste en el disparadero y ante una complicada tesitura de eterna incertidumbre, de acierto o de nuevo error, en lo que respecta a la elección del nuevo entrenador que acepte venir ahora para hacerse cargo de un proyecto que parece marchar torcido desde su mismo inicio. Una situación que también vuelve a sumergir al equipo, que marcha penúltimo con 12 puntos en la clasificación de Segunda División, a cinco de los puestos de la permanencia, en una incómoda posición de ruptura y vuelta a empezar, en la que los conceptos trabajados anteriormente con Javier Baraja y Juan Antonio Anquela se vuelven a difuminar en pos de los nuevos planteamientos que quiera aplicar el futuro míster.

Así las cosas, la resurrección de la UD Ibiza 2022-23 se presenta ya como un laborioso reto que linda con el milagro para Miguel Ángel Gómez, director deportivo del club, y para Amadeo Salvo, presidente de la entidad. Y es que a poco más de un mes para la apertura del mercado de fichajes de invierno, que se atisba completamente decisivo, los quebraderos de cabeza para Miguel Ángel Gómez y Amadeo Salvo no hacen sino aumentar, dado que la llegada del nuevo entrenador conllevará, casi con toda seguridad, la petición de nuevos refuerzos que ilusionen, que rindan de inmediato para intentar corregir la marcha del equipo ibicenco y que aumenten de verdad el nivel competitivo de la actual plantilla de Can Misses.

La apuesta de Miguel Ángel Gómez y Amadeo Salvo por una plantilla con jugadores jóvenes y sin experiencia en la categoría en su mayoría no ha funcionado bien hasta el momento, y ahora el director deportivo celeste se enfrenta a una más que azarosa papeleta, la de reconstruir por tercera vez esta temporada un equipo que cotiza a la baja en la ventana de fichajes invernal y con poco margen de maniobra en lo tocante al límite salarial.

El conjunto de Can Misses, visto lo visto hasta ahora en la competición liguera, no necesita uno o dos retoques que eleven el nivel de la plantilla, sino que parece necesita urgentemente una remodelación casi completa para apuntalar todo aquello en lo que no se está dando el nivel mínimo exigible para competir en una categoría tan exigente como la Segunda División . Los problemas derivados de la tardía y definitiva configuración de la plantilla están quedando patentes desde el arranque mismo de la presente campaña, algunos incluso antes, y ahora es el momento de arreglarlo, de hacer, por tercera vez, borrón y cuenta nueva en todos los sentidos, con idea de competir y de pelear de aquí al final de la temporada por aferrarse al único objetivo viable en estos momentos, el de lograr la permanencia, antes de que sea ya demasiado tarde.

A la búsqueda de algún revulsivo

La entidad que preside Amadeo Salvo está llamada a ser una de las grandes animadoras del mercado invernal de fichajes, pese a las limitaciones económicas, ya que necesita un buen revulsivo a todos los efectos, pero por desgracia esas nuevas incorporaciones, en caso de que se lleguen a producir, no podrán ser inscritas hasta que se abra la ventana invernal, el próximo 2 de enero.

Pero para que se puedan dar todas esas incorporaciones, es imprescindible que salgan algunos jugadores cuya aportación no está siendo para nada la que se esperaba. En primer lugar, por espacio de fichas, ya que actualmente la plantilla de la UD Ibiza cuenta con 27 futbolistas en nómina. Y también por el escaso margen de maniobra que tiene la entidad en su Salario Liga. Se hizo una apuesta fuerte en verano, se ha cambiado de entrenador dos veces ya, y ahora queda por saber quién vendrá para hacerse cargo del banquillo y cuáles son las necesidades que considera prioritarias para reinventarse un equipo que le responda con garantías y con el que pueda salvar también su prestigio en la división de Plata.

Compartir el artículo

stats