Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta sanitaria

La UE recomienda cuarentenas para las mascotas expuestas a la viruela del mono

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) advierte de que, si la enfermedad se transmite a los animales, podría convertirse en "endémica" en Europa

Retrato de un gato. Jordi Otix

La viruela del mono sigue propagándose y está ya presente en nueve países de la Unión Europea con 67 casos confirmados (Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Portugal, España, Suecia, Holanda), según la evaluación de riesgos publicada este lunes por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), el cual ha alertado que, de producirse la transmisión de persona a animal y de propagarse entre la población animal, la enfermedad podría convertirse en "endémica en Europa". Para minimizar el riesgo, el organismo europeo recomienda una estrecha colaboración entre las autoridades sanitarias y veterinarias que permita controlar la propagación entre las mascotas y evitar que la enfermedad pudieran saltar también a la fauna salvaje.

Aunque los expertos admiten que hay poca información al respecto y que la probabilidad de transmisión es muy baja, "teóricamente el contagio es posible" y especies como los "roedores" podrían ser huéspedes adecuados para este virus. "Un acontecimiento de este tipo podría llevar a que el virus se estableciera en la fauna europea y la enfermedad se convirtiera en una zoonosis endémica", sostienen. Por ello, recomiendan cuarentenas y pruebas de viruela del mono también a los animales de compañía que hayan estado expuestos o corran el riesgo de estarlo.

"Lo ideal sería aislar a los animales de compañía en instalaciones vigiladas, que cumplan las condiciones de aislamiento respiratorio -como por ejemplo un laboratorio- y de bienestar animal, como perreras, y realizar pruebas (mediante PCR) para detectar la exposición antes de que finalice la cuarentena", señala el informe también también avisa que "aplicar la eutanasia" a una mascota afectada debe ser solo el "último recurso", reservado a las situaciones en las que las pruebas o el aislamiento no sean factibles. En el caso de aislar a las mascotas en casa, habría que garantizar disponibilidad de un espacio cerrado al aire libre para los perros, controles veterinarios regulares para evaluar el estado de salud, impedir el acceso a los visitantes y evitar que salgan de casa.

Contagio a través de relaciones sexuales

En cuanto a la propagación de la enfermedad de persona a persona, el análisis apunta a que no se transmite con facilidad, que la probabilidad de transmisión entre la población general es "baja", aunque entre las personas con múltiples parejas sexuales sería "alta". De hecho, en el brote detectado predominan casos diagnosticados entre hombres que han tenido relaciones sexuales con hombres y que por la naturaleza de las lesiones la transmisión se habría producido durante las relaciones sexuales. Concretamente, según los expertos europeos, la transmisión podría producirse a través del contacto estrecho de la mucosa o la piel con el material infeccioso de las lesiones o a través de grandes gotas respiratorias durante el contacto prolongado cara a cara. De ahí la recomendación de "abstenerse de la actividad sexual y del contacto físico estrecho hasta que se cure la erupción".

Además, aunque la mayoría de los casos en los brotes actuales se han presentado con síntomas leves de la enfermedad, consideran que el virus podría causar una enfermedad grave en ciertos grupos de población (niños pequeños, mujeres embarazadas, personas inmunodeprimidas). Por ello, "las personas infectadas deben permanecer aisladas hasta que se les caigan las costras y deben evitar especialmente el contacto estrecho con personas inmunodeprimidas y animales domésticos", señala el estudio. La mayoría de los afectados pueden permanecer en casa con cuidados de apoyo mientras que los contactos cercanos deben vigilar por sí mismos la aparición de síntomas durante los 21 días siguientes a la última exposición. 

Un niño en la UCI

Inmunólogas como Matilde Cañelles, investigadora en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), muestran su preocupación por la posible afectación de la viruela del mono en niños. "En Reino Unido hay un niño que está en la uci. No sabemos cómo les va a afectar pero es una enfermedad que se puede expandir", explica a este diario. Además, el hecho de que el período de incubación sea de entre una y dos semanas facilita la expansión de la infección.

Cañelles recuerda que, en España, las personas menores de 50 años no están vacunadas contra la viruela. "Es posible que se acabe vacunando a toda la población porque es una vacuna que dura de por vida", afirma esta inmunóloga.

Por su parte, el infectólogo del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona) Pere Domingo afirma que hay "preocupación" por todas esas personas que no están vacunadas contra la viruela. "En los sujetos jóvenes la enfermedad podría ser más grave porque el sistema inmune no está tan maduro", advierte, aunque cree que es "precipitado" comenzar a hacer campaña de vacunación ya. "No es tan transmisible como el SARS-CoV-2 [el virus del covid-19] y, en general, la gente enferma levemente", dice Domingo. Apuesta por esperar y recabar más información sobre una infección aún muy desconocida.

Compartir el artículo

stats