Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Una asturiana, sin pasaporte covid a causa de una alergia que le impide vacunarse

"Nadie me da solución; no puedo completar la pauta por salud, y no puedo viajar a ninguna parte", dice Covadonga Sobrecueva

Covadonga Sobrecueva, con su hija Inés Valdés, con un informe de Salud.

No se puede vacunar porque es alérgica y, así las cosas, tampoco le dan el pasaporte covid para poder viajar. En esta situación es en la que se encuentra María Covadonga Esperanza Sobrecueva Dosal, una vecina de Cangas de Onís que, por una reacción alérgica tras la primera dosis de la vacuna y con informes médicos que desaconsejan la segunda dosis, tampoco puede realizar ningún viaje porque no le pueden expedir el pasaporte covid al no estar vacunada.

Según explicó su hija Inés Valdés Sobrecueva, Covadonga, de 75 años, nunca se pudo vacunar “de nada” por las alergias que tiene. Aún así se puso la primera dosis de la vacuna contra el covid. Casi al momento tuvo un síncope alérgico. “A los diez minutos de ponerle la primera dosis se le hinchó la lengua, se llenó de ronchas y al hacerle un test serológico posterior, la inmunidad era cero, había expulsado toda la vacuna en la reacción”, dijo Inés.

En este punto están, con un informe que explicita que la pauta de vacunación no está completa, y donde consta que solo se ha puesto una de las dos dosis hasta ahora, pero sin ninguna precisión más de la situación. “Desde noviembre llevo en contacto telefónico con la con la Consejería de Salud, con la Embajada, y nadie me sabe decir nada. Parece que la única respuesta es que no va a poder viajar nunca más”, comentó su hija Inés Valdés, que entiende que habrá más personas con el mismo problema que su madre que esperan una solución.

María Covadonga Esperanza Sobrecueva iba a viajar al extranjero, a Italia, a principios de mes, pero sigue en Cangas de Onís porque no puede coger ningún avión sin acreditar que está debidamente vacunada.

“Tenemos todos los informes, pero no tenemos respuesta”, afirman las afectadas, que no pierden la esperanza de que una solución a la situación que viven pueda llegar en algún momento, pese a la actual falta de respuestas.

Compartir el artículo

stats