Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de Ibiza

Obras e incertidumbre en el Club Náutico Ibiza

La mejora de un pantalán estará lista en seis meses, cuando la autorización temporal vence en julio

15

Cambio de pantalanes en el Club Náutico de Ibiza Vicent Mari

El Club Náutico Ibiza (CNI) inició en octubre una obra para eliminar un viejo pantalán de hormigón, que se encontraba en muy mal estado, y sustituirlo por otro flotante. El coste del proyecto es de un millón de euros y el plazo de ejecución vencerá dos meses antes de que decaiga la autorización temporal que le concedió la Autoridad Portuaria de Balears (APB) para gestionar sus instalaciones antes de que se adjudique su control durante 35 años.

Por lo tanto, es posible que los socios de esta entidad sin ánimo de lucro, que en febrero de 2022 cumple 97 años, paguen de su bolsillo un proyecto que podría disfrutar otro gestor de las instalaciones, además privado. Todo dependerá de quién gane el concurso que elabora la APB y por el que, hasta ahora, sólo se ha interesado el propio club y otro privado, el Doce Millas.

Esta obra, que no es una prioridad aunque sí una necesidad, como reconocen desde el club, está contemplada en la concesión temporal como ‘sugerida’. Desde el CNI explican que intentaron convencer a la APB para retrasar el proyecto hasta que se conozca el nuevo gestor, sin éxito. «Esta obra no es lo que buscamos porque queremos lo mejor, que dure, ya que aspiramos a 35 años más de gestión».

Imagen de los trabajos en el puerto de Ibiza. Vicent Marí

El director de la entidad, Vicent Canals, recuerda que esta obra se financia con el dinero de los socios y matiza que la capacidad de recaudación del club es «muy limitada». «Los socios han dado el do de pecho, como siempre, pero esto no era prioritario; luchamos por tener instalaciones fijas».

Además, la APB ha exigido al CNI un aval del 121% del presupuesto, esto es, el total más el IVA, algo «absolutamente inusual» en los contratos con administraciones públicas, indican fuentes jurídicas. «Normalmente se pide el 5%». «[La APB] no nos lo está poniendo fácil», abundan al respecto desde el CNI.

La reforma del pantalán obligará a mover de sus amarres a prácticamente todos los barcos del club, de manera escalonada.

decoration

En cuanto al carácter flotante de la nueva estructura, al parecer es una exigencia de la APB ante la ausencia del Plan Especial del puerto.

La reforma del pantalán obligará a mover de sus amarres a prácticamente todos los barcos del club, de manera escalonada.

En la actualidad, el CNI dispone de 260 amarres, de los que 20 son para transeúntes, esto es, que no son de base y se pueden alquilar. Es un porcentaje pequeño con respecto a otros clubes.

En el pantalán ahora eliminado había 35 puntos para sendas embarcaciones, que han tenido que ser recolocadas. «Tenemos que agradecer a Marina Ibiza y al Nàutic de Sant Antoni porque nos han ayudado mucho con unos precios muy ventajosos», reconoce Vicent Canals.

Desde el CNI recuerdan la importante labor social que llevan a cabo a través de su escuela de vuela y la necesidad de que exista una marina social en un puerto. «¿Por qué no puede haber una en Vila, sobre todo un club que lleva tantos años activo?», se pregunta Canals.

Compartir el artículo

stats