Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armengol y Aragonès, sin frente común para la financiación autonómica

Los dirigentes muestran buena sintonía y coinciden en los «perjuicios» del sistema, pero confiesan que los horizontes políticos de futuro son diferentes

Francina Armengol y Pere Aragonès, al finalizar su reunión en el Palau de la Generalitat. | EFE guillem porcel. palma

Los horizontes políticos empiezan a esclarecerse. La presidenta del Govern, Francina Armengol, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, demostraron ayer una buena sintonía y un gran entendimiento en su reunión en el Palau de la Generalitat. Pero la postura de Aragonès dejó claro que no habrá frente común en financiación.

«Inevitablemente, lo que puede ser el planteamiento de futuro que afecta a la financiación va muy vinculado a los horizontes políticos que nos planteamos. Y en nuestro caso, el horizonte es una resolución del conflicto con el Estado en el que se pueda celebrar un referéndum sobre la independencia de Cataluña», afirmó el presidente catalán. Además, Aragonès asume que «este debe ser en un marco donde podamos alcanzar la plena soberanía» porque es en este tema donde están centrados: «Sí que hay aspectos a corto plazo que se tienen que resolver, como el mantenimiento de los fondos covid».

Por contra, Govern y Generalitat definieron estrategias comunes para la recuperación económica mediante los fondos europeos y coincidieron en la necesidad de fortalecer los ejes de colaboración entre dos territorios que comparten vínculos «históricos, culturales y lingüísticos». A esto hay que añadir los problemas compartidos, como el hecho de ser «comunidades perjudicadas» por el actual sistema de financiación autonómica, ser territorios con una fuerte presión turística o la realidad de la crisis climática.

La presidenta Armengol explicó que los dos ejecutivos han definido varios ámbitos de colaboración como la búsqueda de una economía más diversificada, la protección de la diversidad, la innovación en materia de salud o la circularidad aplicada al sector turístico, el desarrollo de la inteligencia artificial y la investigación, y el impulso de nuevas energías para avanzar en la descarbonización.

En este sentido, Armengol definió las líneas de cooperación como «básicas, esperanzadoras e ilusionantes», y celebró el trabajo conjunto de los dos territorios «que comparten intereses de presente y de futuro y que ahora tienen delante la oportunidad para moldear nuestro modelo económico y avanzar hacia una sociedad más resiliente».

Armengol también habló sobre la aceptación a trámite del REB en el Senado y declaró que «estoy segura de que conseguiremos la parte fiscal»: «Estamos negociando porque los acuerdos llegan de Gobierno a Gobierno en comisiones bilaterales».

En relación al nuevo sistema de financiación autonómico, la presidenta reiteró que «nos jugamos mucho» porque el actual crea «perjuicios» para las islas: «Recibimos menos recursos. Somos los segundos en aportar y los novenos en recibir». Por ello, expresó que es «importante» que los territorios como Cataluña y Balears tengan una voz común porque viven «situaciones parecidas».

«Los horizontes de futuro son diferentes, pero el modelo actual de financiamiento provoca que los recursos sean insuficientes. Queremos ser responsables de los recursos que generan nuestras economías y poder administrarlos», apuntó Aragonés.

Esta nueva etapa de diálogo entre los dos dirigentes confronta con el marcado distanciamiento con Quim Torra. Armengol lo dejó claro: «Ahora hay que aprovechar esta nueva etapa».

Ambos equipos han estado trabajando en diferentes temas en las últimas semanas para llevar a cabo iniciativas como la creación de grupos de trabajo para analizar la situación del sistema de financiación o impulsar conjuntamente políticas y eventos culturales. De esta forma, los dos territorios parecen seguir una línea conjunta en lo que a la recuperación económica se refiere, sobre todo después de la pandemia.

El próximo 24 de noviembre los dos dirigentes se volverán a reunir, esta vez en Palma, con motivo de la conmemoración del 80 aniversario de la muerte del político, escritor y diplomático mallorquín Gabriel Alomar.

Compartir el artículo

stats